Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Sábado, 18 de Agosto 2018
- - (FILES) This file photo taken on November 30, 2015 shows a conference attendee looking at a projection of the Earth  on the opening day of the COP 21 United Nations conference on climate change, on November 30, 2015 in Le Bourget, on the outskirts of the French capital Paris.  Two years after the adoption of a historic global warming pact ahead of the One Planet Summit, sponsored by France, the United Nations and the World Bank, brings together some 4,000 participants and 800 organizations to explore ways to finance climate projects on December 12, 2017. / AFP / ALAIN JOCARD FILES-FRANCE-CLIMATE-WARMING - TO GO WITH AFP STORY BY CATHERINE HOURS
Tecnología

Cumbre en París busca recursos contra el calentamiento global

Medio centenar de jefes de Estado y de Gobierno asistirán al encuentro, también son esperados los grandes financiadores públicos y privados y varias ONG’s

El Informador

Dos años después de la histórica firma del Acuerdo de París, la capital francesa será mañana la sede una cumbre para acelerar el financiamiento contra el cambio climático, todavía muy insuficiente, pero indispensable para hacerle frente.

El “One Planet Summit” se celebra menos de un mes después de la COP23, la conferencia anual de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) sobre el clima.

¿Qué se puede esperar de más? “Una COP es el consenso multilateral, esta cumbre es la movilización de aquellos que quieren ir más rápido”, explicó Laurence Tubiana, ex negociadora francesa.

“Debemos mostrar que es útil y posible hacer más de lo que nos comprometimos en 2015”, agregó.

Medio centenar de jefes de Estado y de Gobierno asistirán a la cumbre, entre ellos el Presidente Enrique Peña Nieto, el español Mariano Rajoy, el boliviano Evo Morales, la británica Theresa May y varios presidentes africanos.

En cambio, grandes países emisores de gases de efecto invernadero estarán representados a un nivel inferior, ministerial por ejemplo en el caso de China e India.

Estados Unidos enviará sólo a un encargado de la embajada.

También son esperados grandes financiadores públicos y privados, ONG’s y el actor Leonardo DiCaprio, uno de los rostros más mediáticos de la lucha contra el cambio climático.

En 2015, la comunidad internacional acordó actuar para contener el mercurio por debajo del techo de +2ºC respecto a la era preindustrial, pero los compromisos nacionales tomados hasta ahora supondrán un aumento de más de 3ºC. 

Además muchos están condicionados a la obtención previa de la financiación necesaria.

Paralelamente, los países ricos prometieron elevar a 100 mil millones de dólares anuales de aquí a 2020 la financiación destinada a los países en desarrollo, que reclaman garantías de que cumplirán su promesa, para poder adaptarse a los impactos del calentamiento, con la construcción de diques, sistemas de alerta, elevación de las viviendas, etcétera.”Esta cumbre llega en un momento crucial”, subrayó Nick Nuttall, portavoz de la secretaría climática de la ONU.

Al término de una jornada de reuniones, podrían anunciarse donaciones de fundaciones, coaliciones contra el uso del carbón...

“¿Se saldrá con una hoja de ruta de la comunidad financiera? No está claro”, dijo Ronan Dantec, presidente de Climate Chance, una coalición de ONG’s.

Podrían anunciarse donaciones al final del encuentro multilateral. AFP/R. Feferberg

Las señales

Un estudio publicado en noviembre en Nature asegura que “los recientes avances científicos hacen posible atribuir eventos” meteorológicos extremos al cambio climático, permitiendo determinar responsabilidades “a nivel de los Estados”.

En Estados Unidos, en 2015, una veintena de niños y adolescentes introdujeron junto a la asociación Our Children’s Trust un recurso ante un tribunal de Oregón reclamando al Gobierno bajar de forma significativa las emisiones de CO2.

Según una evaluación de noviembre del Grantham Research Institute on Climate Change de Londres, existen actualmente mil 400 leyes en el mundo referentes al cambio climático, es decir, 20 veces más que en 1997.

Un encuentro sin Trump

Cerca de cuatro mil participantes y 800 organizaciones y actores públicos y privados son esperados en la “One Planet Summit”, que se realiza dos años después del Acuerdo de París sobre el clima y seis meses después de que el presidente estadounidense Donald Trump retirara a su país del histórico Acuerdo de París.

La cumbre, organizada en conjunto por Francia, la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y el Banco Mundial, se celebrará en la isla Seguin, y de enfocará en el financiamiento de las políticas climáticas.

El encuentro se realizará sin la presencia de un representante del gobierno estadounidense, pero acudirán varios funcionarios estatales y locales, así como grupos privados y personalidades que siguen comprometidas con el cambio climático. Entre ellos, estará el exalcalde Nueva York Michael Bloomberg, que tiene una fundación que ayuda a financiar el encuentro.

El presidente de Francia, Emmanuel Macron, anunció la convocatoria a esta cumbre para revitalizar la lucha contra el cambio climático, luego de que Estados Unidos decidió retirarse del Acuerdo de París.

Medio centenar de jefes de Estado y de Gobierno asistirán a la cumbre, entre ellos el Presidente Enrique Peña Nieto, el español Mariano Rajoy, el boliviano Evo Morales. AFP/F. Guillot

La clave está en el financiamiento

La Cumbre sobre el clima es una oportunidad para concretar avances en la lucha contra el cambio climático, incluso sin el apoyo del presidente Donald Trump.

“Lo que hace diferente a esta Cumbre es que no es simplemente otra reunión de alto nivel, permitirá reunir a grupos de personas que normalmente no están juntas, especialmente para hablar sobre las oportunidades sobre el clima”, dijo el presidente del Banco Mundial (BM), Jim Yong Kim.

“Uno de los grandes temas en París (...) es la necesidad de ampliar el financiamiento, que todavía no es suficiente para cumplir los compromisos del acuerdo de París”, indicó el jerarca del BM.

Sin recursos “solo tienes un acuerdo... y nada cambiará de hecho”.

Una parte importante es proveer financiamiento para que los países en desarrollo aborden el cambio climático.

El BM ha pedido aumentar esos los fondos.

Dos celebraciones mirando hacia el futuro

La comunidad internacional celebra esta semana el aniversario de los dos grandes tratados del clima, los 20 años del Protocolo de Kioto, y los dos del Acuerdo de París, con un llamado a acelerar el cambio de modelo económico para luchar contra el cambio climático.

Una vez pactado el marco de cooperación internacional de lucha contra el calentamiento mediante estos dos tratados -el Acuerdo de París sustituirá a Kioto en 2020 con obligaciones por primera vez para todos los países- la clave está, según los expertos, en que el dinero vaya a las inversiones necesarias para evitar que la temperatura del planeta aumente más de dos grados.

Frente al Acuerdo de París, Kioto sólo incluía obligaciones de reducción de emisiones para los países industrializados y ponerlo en marcha costó una década, en tanto que en 1997 los países no sabían ni medir sus emisiones ni disponían de marcos regulatorios ni tecnologías para hacerlo.

Continuidad

Las cifras rebaten a quienes dicen que no sirvió para nada: las naciones ricas se comprometieron a bajar sus emisiones 5% respecto a 1990 entre 2008-2012, y la reducción final fue de más de 20  por ciento.

Ante la imposibilidad de lograr un nuevo tratado que le diera continuidad en la fallida cumbre de Copenhague, Kioto se prorrogó hasta 2020 mediante la llamada Enmienda de Doha, adoptada en la capital de Qatar en 2012.

Con los impactos del cambio climático más visibles, la evidencia científica sobre el fenómeno consolidada y las tecnologías más baratas y accesibles (la solar ha reducido su coste en 90% en una década), cerca de 200 países se comprometieron a cooperar para transitar hacia un mundo libre de emisiones en la segunda mitad de siglo mediante el Acuerdo de París.

Su objetivo es que la temperatura no suba más de 2 grados a finales de siglo, y si es posible no más de 1,5, y para ello los países presentan objetivos nacionales de lucha contra el cambio climático que se renovarán al alza cada cinco años.

Poner en marcha el Acuerdo de París costará menos de cinco años gracias al aprendizaje de Kioto.