Domingo, 19 de Enero 2020
Cultura | Todo nada está a la venta en librerías de la ciudad

Historia de una gran despedida

Brenda Lozano presentó en la Feria del Libro y la Cultura de Guadalajara Todo nada, con Jorge Volpi y Martín Solares

Por: EL INFORMADOR

GUADALAJARA, JALISCO.- Como "la mejor novela escrita por mujeres en mucho tiempo" calificó el escritor Martín Solares Todo nada, primer libro de Brenda Lozano (Ciudad de México, 1980), ayer en el marco de la Feria Municipal del Libro y la Cultura "Fernando del Paso", en Guadalajara.
Por su parte, Jorge Volpi consideró que Lozano es una "escritora minuciosísima, con una voluntad estilística extrema" y que además es "un tratado de para qué sirven las novelas, para qué sirve contar".

Todo nada

pertenece a la colección "Andanzas" de Tusquets Editores (2009) y cuenta la relación entre Emilia Nazar, una joven "angustiada e hipermoderna", según la definición de Volpi, y Emilio Nazar, su abuelo, un médico "chapado a la antigua".

Emilio decide dejarse morir y su nieta se enfrenta a una nueva situación: la ausencia de un abuelo al que la unían lazos sensibles. Volpi lo define así: "trata de qué hacer con la ausencia de alguien que se ha ido, de cómo reaccionar ante el silencio de una relación que se ha construido esencialmente en palabras".

A la pregunta expresa de Martín Solares de cómo abordó la escritura de la novela, Brenda Lozano dijo: "creo que vengo de una familia donde el caso de los ancianos así ha sido, que al final han dejado de luchar, por así decirlo (…) y me fascinaba la idea de que no fuera una historia juvenil, de chicos saliendo de la preparatoria o algo así, porque me gustan más las frases que puede expectorar un anciano, porque en esa etapa de la vida es donde se encuentra el jugo concentrado del carácter".

Solares contó algunas anécdotas del libro, que calificó como "anécdotas zen, minimalistas y disfrazadas", como aquella de un niño que se niega a obedecer a su madre si ésta no lo llama Batman.

Y tomando como pretexto el título: Todo nada, el autor de la novela Los minutos negros señaló que la joven autora no nada en la superficie, sino que "se sumerge hasta las profundidades, pero no se queda en el dolor, sino que nos sorprende con una sonrisa o hasta una carcajada en los momentos más tristes".

Volpi mencionó que fue testigo del proceso "no de crecimiento, sino de decrecimiento de la novela", pues Lozano fue depurando en el camino, hasta llegar a contar su historia con una mirada "profundamente sentimental, pero no sentimentalista".

Perteneciente a la generación del crack, Volpi Escalante recordó al público del Palacio Municipal de Guadalajara que es mucho más común que las novelas traten de la relación entre padres e hijos que entre abuelos y nietos y consideró este abordaje de relaciones como "un mérito más" en la novela.

Temas

Lee También