Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Domingo, 17 de Febrero 2019
Cultura | Por David Negro Guerrero

Contemplaciones contra el tedio

Ermilo Abreu Gómez (Mérida, 1894-Ciudad de México, 1971) escribió Canek

Por: EL INFORMADOR

I

Ermilo Abreu Gómez (Mérida, 1894-Ciudad de México, 1971) escribió Canek: historia y leyenda de un héroe maya en 1940. Él mismo indicó que era "el libro que mejor refleja mi dolor por el dolor de los humildes, de los indios de mi tierra". Está dividido en cinco partes: "Los personajes", "La intimidad", "La doctrina", "La injusticia" y "La guerra", y son las dos primeras en donde se cuenta la hermosa historia entre el personaje principal, Canek, y el niño Guy, "mi contrafigura; soy yo, convertido en gentil esqueleto a causa del paludismo", refiere Abreu en su Así se escribió Canek. El título alude a Jacinto Canek, héroe maya que encabezó una rebelión indígena en Cisteil en 1761, aunque la obra de Abreu Gómez trasciende el tiempo histórico y es posible situarla en cualquier momento, por lo que es plenamente vigente en este siglo XXI. Relato de poco más de 100 páginas, Canek es hoy, por desgracia, un libro poco leído o recordado. Sin embargo, gracias al talento del Taller Experimental de Títeres Luna Morena, y la inteligente visión de su director, Miguel Ángel Gutiérrez, el pasado fin de semana volvimos a tener presente toda la poesía y enseñanza de este texto fundamental de las letras mexicanas.

II

Fue durante la cuarta edición del Festín de los Muñecos, el año pasado, cuando se estrenó este "montaje interdisciplinario de teatro de títeres de gran formato". De hecho, el Festín de los Muñecos es un estupendo proyecto impulsado precisamente por el grupo Luna Morena que tiene como principal fin revalorizar el infinito universo creativo que tienen los títeres, en donde tienen cabida prácticamente todas las disciplinas artísticas: la danza, la música, el teatro, la literatura, la animación y el video, entre otras. Este proyecto va ya por su quinto año y ha permitido que en Tapatilandia se puedan disfrutar propuestas titiriteras (y todo lo que cabe en este término) de Italia, Perú, Chile, Canadá, Hungría o Argentina, así como de grupos nacionales, además de dar oportunidad a los colegas locales. Canek se presentó en junio y ante la buena respuesta del público se decidió volver a montar esta ambiciosa producción.

III

Los días de contingencia sanitaria movieron al menos dos veces las fechas de presentación en el Teatro Diana. Fue hasta este domingo pasado cuando adultos, jóvenes, niños, familias, grupos de amigos y hasta solititos tuvimos la oportunidad de disfrutar la esperada función. ¿Qué puede lograrse cuando se conjuntan talentos tan diversos como el maestro Ernesto Cano (en música prehispánica), Saúl Ledesma "El Muerto" (en la música original), Rita Basulto (con el diseño de espacio escénico), Claude Rodrigue (para el diseño y elaboración de títeres), así como Ana Elisa Fernández, Andrés David, Karina Hurtado o Meztli Robles (como actores-titiriteros)? Este recuento es injusto porque deja fuera a varios artistas más que intervinieron en la producción y preparación de Canek. Lo cierto es que la realización logra transmitir la belleza poética del texto original de Ermilo Abreu Gómez. No se trata de un relato lineal, cronológico, sino elaborado a partir de escenas, cuadros, fragmentos que pueden disfrutarse individualmente y que, en su tejido final, logran una unidad narrativa que toca las fibras emotivas del espectador. Y eso cumple fielmente con las palabras que le dice Canek al niño Guy: "Hemos cambiado el ‘conocimiento’ por la ‘emoción’: que es también una manera de penetrar en la verdad de las cosas".

IV

De manera muy rápida, el montaje de Canek aborda algunos momentos de "La injusticia" y "La guerra", las dos partes finales del texto de Abreu Gómez, sobre todo para cerrar el viaje propuesto a partir de la adaptación realizada por Miguel Ángel Gutiérrez. Intencionalmente, y éste considero que es el principal mérito del trabajo, el montaje es ante todo un homenaje al niño Guy, que simboliza a todos los niños, a cualquiera, al que hemos sido o al que, si se desea, volveremos a ser. Los pequeños asistentes, al salir del foro, no dejaron de comentar con sus padres o familiares las incidencias de la producción, la espectacularidad de las luces, lo envolvente de la música y los sonidos incidentales, la maravilla de esa vida propia que son capaces de tener los títeres. Con este trabajo, la compañía que dirige Miguel Ángel Gutiérrez se confirma como una de las agrupaciones escénicas locales más firmes, a las que se les debe seguir la pista en cualquier cosa que hagan: ya sea en la planeación de un nuevo proyecto, o como organizadores del Festín de los Muñecos, o con esa espléndida explosión de ritmo y color que es el Zaicocirco, entre otras apuestas y propuestas que cocinan permanentemente todos sus integrantes. Felicidades amplias, por el trabajo realizado y, sobre todo, por traer de nueva cuenta la presencia de una obra que no debemos dejar de leer y releer, como lo hicimos ese mismo domingo, por la noche, en mi familia: Canek.

V

- "Entonces, Jacinto, ¿dime qué les pasa a los niños que se mueren?".
- "Los niños que se mueren, niño Guy, despiertan".

VI
La emoción me cortó el espacio para mencionar tres cosas que deseaba comentar: el estupendo trabajo que está realizando Rodrigo Medina en París; lo bien que le fue a otro pintor, Víctor Hugo Pérez, en Alemania; y los 35 años de vida de Radio Universidad de Guadalajara.

Comentarios, quejas y diseño de títeres que retraten el alma a:

davidguerrero.lemus@gmail.com

Temas

Lee También

Comentarios