Lunes, 25 de Enero 2021
null
Jalisco

Conagua ignora denuncias por invasiones en zonas federales

Este año 25 personas han presentado quejas, pero sólo se han realizado tres inspecciones

El Informador

Hace más de dos meses, Raquel Gutiérrez presentó una queja ante el Organismo de la Cuenca Lerma Santiago Pacífico porque una parte de un fraccionamiento ubicado en el polígono de Las Cañadas, en Zapopan, invade la zona federal del río Blanco. A la fecha no hay una respuesta. 

Como éste hay más casos en los que no hay reacción de la Comisión Nacional del Agua (Conagua) por ocupaciones o aprovechamiento de lagos, vasos, cauces y zonas de protección.

Este año, 25 personas han presentado quejas, pero sólo se han realizado tres inspecciones, según información otorgada vía Transparencia.

Siete corresponden a denuncias de ciudadanos de Zapopan. A la fecha no se ha acudido a ninguno de los puntos señalados.

Una de las zonas en las que  se reportan asentamientos ilegales es El Garabato, donde el Ayuntamiento estima que hay unas dos mil 500 viviendas construidas en terrenos federales. Pero ni la Conagua ni el Gobierno zapopano resuelven el tema de fondo: reubicar a las familias, que cada temporal padecen inundaciones por el desbordamiento de cauces.

En los últimos dos años, la Comisión ha realizado 15 visitas de inspección por ocupaciones irregulares en el Estado. En ese periodo recibió 79 denuncias.

A principios de noviembre, este medio reportó que mientras las invaciones ilegales continúan en la ribera de Chapala, incluso durante la pandemia, la última inspección correspondía a 2018.

En los últimos tres años, apenas se han demolido dos construcciones en Jalisco por invadir zonas federales: en Cajititlán y Santa Margarita en Zapopan. EL INFORMADOR/Archivo

Pese a invasiones, sólo ordenan la demolición de dos construcciones

Aunque la Comisión Nacional del Agua (Conagua) no ha emitido sanciones en lo que va de este año por invadir zonas federales, de las 558  aplicadas durante los últimos tres años en todo el país, en 201 se ordenó la remoción o demolición de las construcciones.

Entre éstas se encuentran sólo dos de Jalisco: una invasión correspondiente a la zona de Cajititlán, en Tlajomulco de Zúñiga, y otra por un terreno ubicado en la colonia Santa Margarita Segunda Sección, en Zapopan. El organismo no precisó qué tipo de construcción se localizó en estos puntos.

En 2017, el Instituto Metropolitano de Planeación (Imeplan) realizó una publicación sobre la crisis ambiental en la zona de Cajititlán. En ésta, Luis Gabriel Torres, investigador del Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social (CIESAS), destacaba que además de la regulación y el tratamiento de las descargas, resultaba fundamental controlar los usos de suelo y las invasiones. “Evitar que los propietarios sigan depositando escombro a fin de ganar territorio al agua”.

En 2018, la Conagua resolvió dos sanciones por la ocupación del terreno federal del vaso de la laguna, que está ubicado en la avenida Malecón con el cruce de la calle Galeana. La Comisión aplicó una multa por 120 mil 900 pesos y ordenó la remoción o la demolición de una instalación.

En los últimos tres años, la dependencia ha emitido 305 sanciones económicas por la ocupación de terrenos federales en distintos Estados, por un monto global de 37.6 millones de pesos. En esas revisiones, los propietarios no acreditaron tener alguna concesión.

En ese periodo se ordenaron también 48 clausuras de obras, dos extinciones y dos suspensiones de actividades directas.

En el caso de Jalisco hay otros ejemplos detectados, como es el arroyo El Garabato, ubicado en Zapopan, donde según el Ayuntamiento hay alrededor de dos mil 500 viviendas invadiendo la zona federal. 

El pasado 14 de noviembre, este medio reportó que la autoridad no las puede derribar hasta contar con un dictamen de la Conagua. De lo contrario, argumentó, sería daño patrimonial.

INUNDACIONES

Los riesgos

  • En junio del año pasado, la Conagua reportó que las invasiones del cauce y zonas federales en las áreas urbanas o rurales de las poblaciones son un problema que incrementa el riesgo de las pérdidas de vidas y de las pertenencias de los habitantes asentados en dichos terrenos y los ubicados aguas arriba.
  • “Al mismo tiempo, esto complica la implementación de las acciones para rehabilitar y mejorar los cauces, en muchos casos necesarias para el mejor control de las crecientes y para disminuir el riesgo de inundaciones”, puntualizó el organismo.
  • La dependencia subrayó que la solución racional y más efectiva es el ordenamiento del crecimiento urbano y la prevención. “Esta estrategia requiere la delimitación de las corrientes de propiedad nacional que atraviesan las principales ciudades medias del país, dando prioridad a aquellas en las que exista un alto grado de invasión con asentamientos irregulares ubicados sobre el cauce y la zona federal”.
  • Hasta esa fecha, la Comisión informó que a través de la aplicación de la normatividad vigente, en materia de delimitación de cauces y zonas federales, contaba con nueve mil 742 kilómetros de corrientes y cuerpos de propiedad nacional delimitados, colindantes a las zonas urbanas, de un total de 633 mil kilómetros de cauces y cuerpos de agua existentes a nivel nacional, de acuerdo con la red hidrográfica del Inegi.
Afectaciones. Ríos y lagos son los más invadidos por particulares para ampliar sus viviendas. En la imagen, el fraccionamiento El Chante, en Jocotepec. EL INFORMADOR/F. Atilano

TELÓN DE FONDO

Por omisiones, viven en peligro

Debido a que cada año el arroyo El Garabato se desborda y causa afectaciones en las casas y vehículos de la zona, familias que habitan en las colonias El Garabato, Villas Perisur, Santa Ana y Villas del Ixtépete, en Zapopan, viven en constante peligro.

Parte de las afectaciones se deben a que existen casas que invaden la zona federal e impiden el flujo del arroyo. Ante esto, el Ayuntamiento de Zapopan explicó que desde hace dos años solicitó a la Comisión Nacional del Agua (Conagua) la emisión de un dictamen sobre cuántas y cuáles construcciones invaden el espacio del arroyo, pero se mantiene omisa.

Obras Públicas de Zapopan respondió que sin dictamen no puede iniciar las obras en torno a esas casas. En los últimos meses, la dependencia trabajó en la creación de un vaso regulador en el límite de las colonias Villas Perisur y El Garabato para evitar el derrumbe del muro de calle Aztlán, como sucedió el año pasado y que afectó a 100 viviendas.

Como obras complementarias se buscará bajar los recursos para crear un segundo vaso regulador en el andador Malecón, a la altura de la cancha de básquetbol y que pueda ser utilizado por vecinos para uso recreativo en otras temporadas del año.

DENUNCIA

Detectan invasión del río Blanco

Tras detectar que una parte de la construcción de un fraccionamiento ubicado en el polígono de Las Cañadas, en Zapopan, invade zona federal del río Blanco, la académica de la Universidad de Guadalajara (UdeG), Raquel Gutiérrez Nájera, denunció el caso ante el Organismo de Cuenca Lerma Santiago Pacífico.

Aunque la queja fue presentada hace más de dos meses, aún no recibe respuesta. 

“Tenemos acuse de recibo y no hay contestación. Hay que seguir insistiendo... estoy pensando en pedir una entrevista con el jurídico, porque no hay otra manera que lo hagamos”.

Informó que presentó una serie de documentos en donde se observa la problemática. “Les demuestro que este desarrollo inmobiliario, si bien es cierto que tiene licencias del municipio de Zapopan para construir, no es menos cierto que las licencias abarcan la zona federal. Tiene, al menos, unas cuatro casas prácticamente pegadas a las inmediaciones del río Blanco”.

Aclaró que hasta el momento no se ha presentado un problema porque el fraccionamiento se encuentra aún en proceso de construcción. “Esto causa impacto porque implica ponerle barreras. En tiempos de lluvias atípicas que estén corriendo hacia la barranca del Río Santiago, van a obstaculizar y limitar el flujo de las corrientes, con daños al río. Si la Conagua interviniera ahorita, sería muy buen tiempo para poner orden en esa construcción”.

El problema es que nadie ha acudido a inspeccionar. “¿Qué es lo que pasa? Hasta que vienen ya los incidentes, los daños, los problemas, es cuando la autoridad actúa… y pues eso tenemos que cambiarlo”.

ACCIONES

¿Cuáles son las principales obligaciones?

  • Vía Transparencia, la Conagua respondió que entre las principales acciones que realiza para detectar la ocupación ilegal de las zonas federales está practicar visitas de inspección, con el fin de verificar que los usuarios de aguas nacionales no ocupen o aprovechen este tipo de terrenos sin el permiso respectivo. 
  • Además, identifican que estas conductas no pongan en riesgo al usuario y  la población en general.
  • Cuando se detectan irregularidades, “se emiten órdenes de demolición o remoción de las instalaciones en este supuesto”, la clausura de obras y la imposición de sanciones económicas. 
  • “El propósito principal es custodiar, conservar y mantener las zonas federales para evitar invasiones por asentamientos humanos irregulares, así como la construcción de cualquier tipo de obras no autorizadas por la institución, que modifiquen las características hidráulicas de los cauces, entre otras afectaciones”.
Zapopan. Las lluvias provocan el desbordamiento del arroyo El Garabato afectando las viviendas que invaden la zona federal. EL INFORMADOR/Archivo

PERIODO 2018-2020

Reportan 273 ocupaciones ilegales

Entre 2018 y 2020, la Conagua detectó  273 infractores por ocupar o aprovechar vasos, cauces, canales, zonas de protección y demás bienes de la Ley de Aguas Nacionales y su Reglamento, sin contar con título de concesión por parte del organismo, según informó vía Transparencia.  

De éstos, sólo dos corresponden a Jalisco, uno ubicado en Zapopan y otro en Tlajomulco de Zúñiga.

En ese periodo, la dependencia realizó sólo 184 visitas de inspección, atendiendo las denuncias ciudadanas.  

Raquel Gutiérrez Nájera, investigadora del Centro Universitario de Ciencias Sociales y Humanidades (CUCSH), recordó que la Conagua está obligada a inspeccionar, pues de acuerdo con los permisos que otorga, en esos espacios no puede construirse infraestructura permanente.

“La Conagua lleva años sin tener un presupuesto más robusto para las labores de inspección que tiene encomendadas en la Ley de Aguas Nacionales. Por ejemplo, en la Conagua, que tiene a su cargo todo el organismo de la Cuenca Lerma Santiago Pacífico para inspeccionar las concesiones que otorga y su cumplimiento, cuentan nada más con tres inspectores. Está muy complicado que realicen las inspecciones”.

Por ello, dijo, la dependencia federal debe apostar por fortalecer su cuerpo de inspectores o aplicar convenios de coordinación con los Estados y Ayuntamientos.

El problema, reconoció la académica, es que los municipios son los que otorgan las autorizaciones de los cambios de uso de suelo y de construcción a los desarrollos inmobiliarios. 

“Si pensamos en el Lago de Chapala, el Ayuntamiento da los permisos para los desarrollos y, en muchas ocasiones, no se fijan si hay conflicto con las zonas federales”.

Insistió en que el organismo debe aumentar sus inspecciones porque con el tiempo, “con los escenarios del cambio climático, con las lluvias atípicas, llegamos a tener verdaderos problemas de desastres, inundaciones, deslaves. En Chapala hay muchos deslaves para el lado de San Juan Cosalá y Jocotepec”.

Gutiérrez Nájera recordó que, recientemente, la Conagua realizó el cambio de subdirectores. 

“Espero que de verdad tomen cartas en el asunto, porque el problema de la invasión de las zonas federales, la calidad de aguas, la explotación y el sobreconcesionamiento, pues están ahorcando al país”.

Sigue #DebateInformador

¿En su colonia hay invasión de zonas federales?

Participa en Twitter en el debate del día @informador