Lunes, 29 de Noviembre 2021
null
Jalisco

Anuncian más apoyos contra cáncer

Además de reforzar el abasto de medicinas, invertirán 100 MDP en la segunda etapa del Instituto Jalisciense de Cancerología
 

El Informador

/videos/video-flash/2021/10/19/especial_cxncer_de_mama.mp4

Con el fin de combatir el desabasto de medicinas contra el cáncer y mejorar la atención para los pacientes, el Gobierno de Jalisco y el alcalde de Guadalajara, Pablo Lemus, anunciaron el aumento del presupuesto para las asociaciones civiles, así como la segunda etapa del Instituto Jalisciense de Cancerología.

Esto beneficiará a pacientes como Georgina, quien desde hace un año lucha contra el cáncer de mama y es el apoyo para su hija, quien también padece cáncer. A las dos les fue detectado poco tiempo después de que la mamá de Georgina muriera de cáncer de páncreas.

“Es difícil porque no sólo nos afecta como pacientes, sino a nuestro entorno. No podemos trabajar porque la medicina es muy fuerte y, además, tenemos que ser el pilar de la familia. A ello, sumarle la falta de medicamentos. Es importante que nos volteen a ver”, pidió Georgina.

La organización Nariz Roja le dio la primera “vacuna” contra la enfermedad, que cuesta casi 50 mil pesos, pero necesita 17 en total. Por ello, señaló, la entrega de fármacos que ayer realizó el Gobierno estatal a la asociación, además del aumento de los apoyos, es importante para seguir en la lucha.

En este año, el Gobierno de Zapopan inició con la entrega de dos millones de pesos, que beneficiaron a 190 pacientes. Y para el siguiente año, Pablo Lemus, ahora como alcalde de Guadalajara, anunció que enviarán el proyecto del presupuesto 2022 al Congreso de Jalisco, en el que aumentan a tres millones de pesos los apoyos a la asociación civil.

Por otra parte, el Gobierno del Estado adelantó que habrá un incremento de 15 millones a cerca de 23 millones de pesos para las organizaciones que trabajan en la lucha contra el cáncer, como Nariz Roja. Además, se retomará el proyecto de inversión para una segunda etapa del Instituto Jalisciense de Cancerología, con 100 millones de pesos para el próximo año.

Alejandro Barbosa, director de Nariz Roja, destacó que hay una inversión cercana a los 15 millones de pesos para enfermos de cáncer, de los cuales siete millones fueron para Jalisco. En su padrón hay mil 190 beneficiarios de medicamentos oncológicos.

El Gobierno de Jalisco y el alcalde Pablo Lemus anunciaron el aumento del presupuesto para las asociaciones civiles contra el cáncer, así como la segunda etapa del Instituto Jalisciense de Cancerología. ESPECIAL

“Lo dejé pasar un mes, dos meses…”

Cuando Tania Fernández Pantoja despertó de la cirugía, lo primero que hizo fue poner una de sus manos en su seno derecho, pero como lo tenía vendado, no supo qué había pasado. “Se acercaban enfermeras para preguntarme cómo me sentía y yo les decía: ‘¿Sabes qué me hicieron?’. Fue una mastectomía. Y si me cortaron el seno, quiere decir que fue cáncer”.

Después tomó su celular y en el chat de la familia vio que una de sus hijas avisó que el tumor era maligno, que sí era cáncer de mama y que le tuvieron que cortar el seno. “Ahí fue cuando entré a la realidad”.

A mediados de 2017, Tania comenzó a notar cambios en su mama derecha. “Comencé a ver que mi pezón se estaba deformando, pero no me dolía, no sentía molestias y lo dejé pasar un mes, dos meses, como entre agosto y diciembre”.

Debido a que trabaja en un módulo del Nuevo Hospital Civil de Guadalajara “Dr.  Juan I. Menchaca”, en enero de 2018 decidió acudir a la Clínica de Mama. Primero le hicieron una mastografía, después un ultrasonido y finalmente una biopsia en la que detectaron que el tumor estaba localizado en el pezón.

La oncóloga le dijo que no sabían si era benigno o maligno, por ello requería de una cirugía. “Si sale malo, cortamos el seno; de lo contrario,  nada más extraemos el tumor. Fue todo lo que me dijo”.

Fue por eso que el 18 de febrero de 2018, tras despertar de la cirugía, Tania no sabía exactamente lo que había pasado. Posteriormente la doctora le explicó que su tumor estaba encapsulado y eso les permitió extirparlo con éxito. No cortaron todo su seno, “solamente un cuadrante”.

Fue un cáncer triple negativo en estado uno, por lo que no requirió de quimioterapia. Le dieron 23 radiaciones y un tratamiento. “La piel es como si me hubiera expuesto al Sol varias horas y es un ardor que con nada lo podía quitar. Eso fue lo más doloroso después de la cirugía. Y  luego cuando vino el  linfedema, porque es una secuela también de la cirugía”.

Ahora tiene que usar una manga de por  vida, “que es como una media de compresión. Esto ayuda a que el líquido linfático regrese y no se acumule”.

Al año y medio que inició su tratamiento comenzó con sangrados abundantes. Le dijeron que estaba llena de quistes y de miomas. La solución de nuevo fue una cirugía. “Me quitaron la  matriz y los ovarios. Por consecuencia tuve como una menopausia quirúrgica de 10 años”.

En junio pasado le cambiaron el medicamento, pero le restan cinco años con éste.

Apunta que revisó mucha información sobre el cáncer y antecedentes familiares, entre otros, pero considera que la enfermedad fue por algo más.

En ese momento de su vida tenía 41 años, sentía que debía poner fin a su matrimonio y la relación con sus hijas era complicada. “Sentía que necesitaba salir corriendo. De repente me sientan y me dicen: tienes cáncer de mama. Hubo momentos en que sentía mucho miedo, sobre todo en el inter de esperar los resultados de las patologías. Tuve noches enteras en que no dormí nada, nada más pensando”.

Subraya que el apoyo de su familia fue fundamental. “Ya no hubo divorcio y puedo decir que hasta nos unió más como familia”.  

Detección temprana

Si la detección de cáncer de mama se da en la etapa uno de la enfermedad, la probabilidad de que las pacientes estén vivas en cinco años es arriba o cercano al 90%. En la etapa dos, están entre 70% y 80 por ciento.

En la etapa tres está cercano al 30% y 40%. “En la etapa cuatro, cuando hay metástasis a otros órganos, esto baja a un 15%”, enfatiza Juan Carlos Vázquez Limón, jefe del Servicio de Oncología del Antiguo Hospital Civil de Guadalajara.

El doctor puntualiza que en esta última etapa se aplica quimioterapia, terapia hormonal y radioterapia. “La inmunoterapia en la actualidad ya se utiliza y algunas otras terapias dirigidas contra ciertas alteraciones que presentan los tumores, con la finalidad de buscar controlar la enfermedad”.

Subraya que mientras se siga detectando tardíamente a las pacientes, la mortalidad va a incrementar. “Si detectamos más en etapa uno y dos, la sobrevida que midamos mejorará”.

Por ejemplo, un tumor de la mama que mide un centímetro se puede operar, retirar la lesión y posiblemente no requiera radiaciones, quimioterapias ni otros tratamientos. “Es menos traumático el tratamiento para las pacientes, con mayor expectativa de vida, menos costo del bolsillo y menos costo institucional o privado”.

La invitación es no tener temor. “Justamente es detectar temprano para que sea un tratamiento más eficaz, menos mórbido, menos molestias y menos costoso”.

Comenta que existen avances desde el punto de vista de las terapias médicas. Las cirugías siguen siendo el tratamiento de elección.

ESTUDIOS

La prevención es vital

Tras la cirugía que recibió por cáncer de mama y digerir lo sucedido, Tania Fernández Pantoja se ha dedicado a generar conciencia entre las personas que conoce y también por las redes sociales, sobre la importancia de la prevención.

“Siempre estoy haciendo hincapié en que la prevención es importante y todo lo detectado a tiempo. Tardé casi seis meses en tomar la decisión de ir al médico, probablemente si lo hubiera hecho desde que comencé a ver mi malformación, a lo mejor no me quitan parte del seno”.

Además de trabajar en un módulo del Nuevo Hospital Civil, realiza algunos trabajos de fotografía y publicidad. Durante octubre vende camisetas, tarros, termos, tazas y cubrebocas, entre otros, para generar conciencia sobre el cáncer de  mama. “De alguna manera llevar un mensaje. Siempre poniendo énfasis en que una detección temprana te salva la vida”.

Parte de las ventas las dona a la Fundación Voluntarias contra el Cáncer, que se dedica a apoyar a las pacientes que requieren una reconstrucción mamaria.

“Se encargan de la prótesis, de la cirugía, de todo. En mi caso siempre he dicho: nosotras no somos un seno, valemos mucho más que eso, pero hay a quienes sí les da mucha inseguridad el no sentirse completas. Esta fundación apoya con eso. En mi caso no me quiero reconstruir, me siento bien así”.

Tania Fernández Pantoja libró el cáncer de mama tras ser intervenida. Ahora impulsa la prevención para evitar muertes (el año pasado, en Jalisco fallecieron 597 personas por esta enfermedad). EL INFORMADOR/A. Camacho

Crecen atenciones en los Hospitales Civiles

Las consultas, mastografías, ultrasonidos y cirugías para pacientes con cáncer de mama presentan una recuperación este año en los Hospitales Civiles de Guadalajara, frente a las registradas en 2020, cuando los servicios se vieron afectados por la pandemia del nuevo coronavirus.

Lo anterior, porque durante el año pasado el Nuevo Hospital Civil “Dr. Juan I. Menchaca” atendió sólo los casos COVID-19, mientras que el “Fray Antonio Alcalde” operó como hospital híbrido; es decir, atendía a los pacientes con coronavirus y también de todas las especialidades y urgencias.

De acuerdo con datos del organismo, en lo que va de este año (con corte a septiembre), ambos hospitales han brindado dos mil 480 consultas por cáncer de mama, mientras que el año previo se otorgaron sólo mil 500.

Con relación a los estudios de mamografías y ultrasonidos, en este año se han realizado dos mil 444, frente a las mil 250 del 2020. Y las cirugías aumentaron de 77 a 110.

Juan Carlos Vázquez Limón, jefe del Servicio de Oncología del Antiguo Hospital Civil, recuerda que las mujeres deben realizarse una mamografía y un ultrasonido a partir de los 40 años para descartar o detectar un cáncer de mama. Destaca que hay casos especiales, como son la menstruación en edad temprana, la menopausia en edad tardía y los factores hereditarios, en los cuales aplican edades distintas para iniciar la detección. Subraya que es importante que acudan. “No se ha cerrado el hospital, vengan, no tengan miedo”.

Muertes 

El año pasado, en Jalisco fallecieron 597 personas por cáncer de mama.

Hospital “Fray Antonio Alcalde”
Cirugías
Año Cantidad
2020 70 
2021* 77
Consultas
Año Cantidad  
2020  1,500
2021* 1,872
Estudios de  mastografía y ultrasonido
Año Cantidad
2020 1,250
2021* 1,868

Dato:  En el Antiguo Hospital Civil se tiene un registro de 397 pacientes con cáncer de mama bajo tratamiento o en vigilancia  del servicio de Oncología.

Hospital  “Dr. Juan I. Menchaca”
Año Cantidad
Cirugías
2021* 40
Mastografía
2021* 576
Consultas
2021** 608

* Enero-septiembre.

**  Corte al 15 de octubre.

Nota:  Sólo se presentan datos correspondientes al  2021, ya que en 2020, a raíz de la pandemia, el Nuevo Hospital Civil fue reconvertido para brindar atención a los pacientes con el nuevo coronavirus.

Fuente: Hospital Civil de Guadalajara.

Inicia campaña gratuita

Durante este mes, los Hospitales Civiles de Guadalajara desarrollan la campaña gratuita de detección oportuna de cáncer de mama.

“Estamos abiertos de 7:00 a las 13:00 horas. Llegarán las pacientes, pasarán por consulta de primera vez, se le hará su valoración, se les dará una ficha clínica y la pasarán con los especialistas para que las revisemos”, puntualizó la doctora Aída Araceli Silva García, encargada del Servicio de Oncología del Nuevo Hospital Civil “Dr. Juan I. Menchaca”.

Una vez que sean valoradas, si llegan con una lesión grave, en ese momento se les hará un estudio, “de lo contrario, se le hará una cita para que se realice los estudios rayos X… posteriormente regresarán de nuevo con el especialista”.

La doctora subrayó que es importante que acudan. “Este mes es para que sepan que deben hacerse los estudios. Esta campaña debe ser de todo el año, que no se esperen hasta octubre. Aquí estamos abiertos”.

Si no pueden acudir durante este mes, hace un llamado para que vayan a realizarse sus chequeos en noviembre y cualquier otro mes del año. “Todos serán recibidos. Lo que queremos es que acudan a revisión”.

Las consultas, mastografías, ultrasonidos y cirugías para pacientes con cáncer de mama presentan una recuperación en este año. EL INFORMADOR/A. Camacho

CLAVES

Casos especiales

Estudios. Las mujeres deben realizarse una mamografía y un ultraso nido a partir de los 40 años para descartar o detectar  cáncer de mama.

Hereditario. “Hay casos especiales. Por ejemplo, si las mujeres que tienen un familiar de primer grado, llámese su mamá o sus hermanas, incluso un hermano que tenga cáncer de mama, la detección se debe hacer 10 años antes que cuando lo tuvo su familiar. Eso aplicaría antes de los 50 años”, puntualiza el doctor Juan Carlos Vázquez Limón, jefe del Servicio de Oncología del Antiguo Hospital Civil de Guadalajara “Fray Antonio Alcalde”.

Detección. Por ejemplo, si una paciente tiene una hermana que tuvo cáncer de mama a los 48 años, tiene que iniciar su detección a los 38 años, no a los 40 años. Aclara que los cánceres de mama asociados a algún cáncer genético son pocos. “Les llamamos esporádicos”.

Mutaciones. Cuando se tiene la mutación en los oncogenes BRCA, ese riesgo se va a más del 90% de las posibilidades de tener cáncer de mama a lo largo de la vida. “De tal manera que estos pacientes que tienen familiares conocidos con la mutación BRCA, hay que determinarla. Y si tienen esa mutación: el tamizaje, el escrutinio y la detección no inicia a los 40 años, inicia a los 25 años de edad con resonancia magnética”.

Menarca. Otro factor de riesgo es si la primera menstruación de una mujer inicia en una edad temprana (menarca), sobre todo antes de los 12 años de edad, cuando hay más riesgo de cáncer de mama. O si tiene una menopausia tardía. La obesidad y la nuliparidad también son un factor de riesgo.

Sigue #DebateInformador

¿Se realiza estudios médicos frecuentemente?

Participa en Twitter en el debate del día @informador