Martes, 28 de Mayo 2024
null
Cultura

Alondra Bagatella, la niña genio del ajedrez

Con un coeficiente intelectual de 139, la originaria de Guadalajara, ha ganado torneos internacionales de esta disciplina

KikeEsparza

Originaria de Guadalajara, Jalisco, Alondra Bagatella es una niña de ocho años, experta en ajedrez; en diciembre del año pasado recibió el título de Woman Candidate Master (WCM) y mejor mexicana por la Federación Internacional de Ajedrez (FIDE), un reconocimiento internacional.

Además, la pequeña, quien ya tiene varias medallas, acaba de ganar en el Torneo Selectivo Estatal de Ajedrez Jalisco 2024 realizado en el Domo del Polideportivo Alcalde dentro del CODE Jalisco, quedó como campeona de la categoría Sub 12 Femenil. Previamente en Charlotte, Estados Unidos, obtuvo el subcampeonato dentro de su categoría. Alondra es alumna del sistema UAG cursando el tercer año de primaria.

EL INFORMADOR conversó con Alondra y su padre, César Bagatella, quien la apoya en todos y cada uno de los torneos en los que participa su hija, de hecho, recuerda que esta aventura en este deporte mental sucedió cuando su hija estaba en el kínder, pues entró a una clase extracurricular de ajedrez donde permaneció durante un año, “al finalizar ese año, pasa a segundo de kínder, vuelve a entrar a ajedrez, pero las amigas van y la sacan y se la llevan al ballet, tiempo después llega la pandemia y estando en casa, ella nos dijo que quería ver un ajedrez y ver clases en YouTube, esto sucede en el 2021 aproximadamente, y meses después nos dice que quiere una maestra en casa”, comparte que esta petición que les hizo fue muy complicada debido a la pandemia, pero lo lograron.

“En el 2022 su maestra nos dijo que ya estaba lista para ir a torneos locales; durante el 2022 fue a nueve de estos y en diciembre nosotros encontramos un torneo internacional en Mérida; la llevamos, pero su maestra nos dijo que era demasiado para ella, así que lo tomamos como unas vacaciones y jugando con niños y niñas en su categoría, obtuvo un quinto lugar absoluto y primer lugar femenil”.

Para el 2023 ya había participado Alondra en 37 torneos: “Ella tuvo la oportunidad de representar a México en dos torneos panamericanos y en uno norteamericano que fue donde se sube al podio y ahí obtiene el título de candidata a maestra de la FIDE, (organización) que es la máxima autoridad a nivel mundial, para mujeres hay cuatro títulos: candidata maestra, maestra FIDE, maestra internacional y gran maestra, así que ella a los ocho años obtiene su primer título mundial”.

Altas capacidades

Intelectualmente, Alondra está diagnosticada como una niña de altas capacidades con un IQ de 139: “Esto no tiene nada que ver con el ajedrez, pero al final de cuentas esto le ha ayudado mucho para desarrollar sus habilidades en éste, así como en las matemáticas, la robótica y algunas otras áreas”. Este diagnóstico, comparte César, se generó en Guadalajara con una validez internacional. “Es un estudio que se les hace a los niños para valorar si son de altas capacidades”.  

Confiesa César que él jugó ajedrez hace muchos años, pero no se lo había comentado ni a su esposa, ni a Alondra, “yo tenía un ajedrez en casa y la primera vez que Alondra interactuó con él fue a los 13 meses de edad, pero sólo agarraba las piezas y las aventaba; incluso, en el kínder sólo dibujaba las piezas, pero no jugando al ajedrez como tal, ya en la pandemia es donde tiene interés y desde entonces ha logrado muchas cosas en los dos 52 torneos oficiales que tiene ella”.

Alondra, en Charlotte, Estados Unidos, obtuvo el subcampeonato dentro de su categoría. CORTESÍA/César Bagatella

Una tarea ardua

Apoyar a Alondra en cada una de sus metas ha sido una tarea ardua, refiere el señor César, “sí ha sido difícil porque hemos tenido que cambiar nuestra vida y nuestras actividades para poder acompañarla y apoyarla en el desarrollo de su carrera. Trabajamos mucho a la distancia mediante sus torneos y también hay personas que nos ayudan con donativos y patrocinios a través de su sitio web.

También señala que su escuela la tiene reconocida con una beca del 75%: “Eso nos apoya para que ella pueda estar estudiando en el colegio Lomas del Valle que es de la Autónoma. Y ahora sí que con el respaldo de todos ella va a seguir creciendo y nosotros la vamos a estar apoyando hasta donde nos sea posible”. César y su esposa tienen una tienda en línea de telecomunicaciones “y gracias a ella es que podemos estar acompañando a Alondra en todos sus torneos”.

Cabe señalar que después del triunfo en el CODE, Alondra participó en el macro regional que sucedió en marzo, en Morelos; sin embargo, acota que por el tipo de reglas que maneja el CODE no saben si Alondra seguirá participando, “pues una de las reglas que nos piden es que viaje sola y por nuestra parte ella no va a viajar así, siempre ha ido a todos los torneos con nosotros”.

También recordó que para este año, Alondra ya tiene su pase a los Panamericanos en Orlando durante el mes de julio, “y también ya ganó su pase para el norteamericano a finales de este año en Canadá”, finaliza.

APOYA A LONDRA

https://alondra.bagatella.mx/

La ajedrecista tapatía luce en acción. CORTESÍA/César Bagatella

Con grandes sueños en mente

Alondra, por su parte, comparte que desde primero de kínder comenzó a aprender sobre el ajedrez y hasta que estuvo en tercero de preescolar comenzó a interesarse más en él, “me dio más curiosidad, así que empecé viendo videos y después les dije a mis papás que quería una maestra”. Sobre cómo se concentra en cada juego, resalta: “Antes de cada jugada hay que calcular, como qué pasa si movemos un peón, un alfil o cualquier pieza, porque recuerdo que en una partida no calculé bien”.

Sobre los reconocimientos que ha obtenido, señala que se siente muy feliz cuando gana torneos importantes “y aunque no los gane, también me siento contenta si vencí a alguien muy fuerte”. Señala que el ajedrez le ha permitido aprender otras cuestiones que pone en práctica en su vida diaria, “pues para hablar o hacer cosas, primero tienes que pensar y en el ajedrez también pasa lo mismo y también me funcionó para una actividad en robótica”.

Expresa que ahora mismo le gustan muchas cosas, “todavía no estoy segura sobre qué quiero ser, pero lo que sí quiero ser de grande es ser maestra de ajedrez, además, otra cosa que me gusta mucho y que también quiero hacer, es diseñar casas, quiero ser arquitecta”.

Confiesa Alondra que más que ponerse nerviosa por competir con personas mayores que ella, en general se pone nerviosa cuando inicia cada partida, “pero cuando va sucediendo, me voy sintiendo mejor. Con cualquier persona que yo juegue no aplico la misma estrategia, pues cada quien juega distinto. Yo juego una apertura que es como con lo que iniciamos, la cual se llama ‘La italiana’, otros pueden jugar con un gambito de dama”. Actualmente, Alondra tiene cuatro maestros de ajedrez y comparte que otra de las razones por la cual le gusta este deporte mental es porque puede conocer otras ciudades, pues le gusta mucho viajar.