Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Miércoles, 17 de Octubre 2018
null
Jalisco

Abandonan módulos de Policía en el Centro

Aunque fue una solicitud de la Asociación de Empresarios, el Ayuntamiento tapatío argumenta que resultó más conveniente aplicar patrullajes
 

El Informador

00:03:33

Los módulos de seguridad que se comenzaron a instalar entre 2010 y 2011 en algunos puntos del corazón de Guadalajara y zonas aledañas, como Chapultepec, El Santuario y El Expiatorio, se encuentran cerrados desde hace más de un año.

Éstos se instalaron a petición de la Asociación de Empresarios del Centro Histórico para combatir los delitos en sitios considerados como “focos rojos”. Así se pretendía mejorar el tiempo de respuesta por parte de la corporación cuando se cometiera algún delito. Sin embargo, tras un recorrido se constató que están fuera de servicio y abandonados. Por ejemplo, los ubicados en el cruce de la calzada Independencia y Javier Mina, frente a la estación del Macrobús, la plaza de los Mariachis y el Mercado San Juan de Dios.

También permanecen cerrados los que se instalaron sobre el paseo joyero y plaza Tapatía, donde se encuentran los negocios de venta de joyas, el Instituto Cultural Cabañas, así como la venta de artesanías de tianguistas. Otro que está sin operar es el ubicado en el Parque Morelos.

Del último punto, uno de los vecinos comenta que antes servían para detener a personas alcoholizadas, “pero ya tiene más de un año que está cerrado. Está mal, ¿para qué está el módulo ahí?”.

Uno más sin funcionar es el ubicado en plaza Juárez, el cual se encuentra frente al Parque Agua Azul, la Clínica 1 del IMSS y la Biblioteca Pública.

Sobre el que está afuera del Santuario no opera y se quedó dentro del área acordonada por las obras de la Línea 3 del Tren Ligero.

El módulo que fue instalado en 2016 en Santa Tere como parte de la estrategia para combatir la inseguridad en la zona permanece cerrado la mayor parte del tiempo. Hace un año se decidió moverlo a unos metros de distancia, pero los comerciantes señalan que los policías acuden una vez al mes o máximo dos veces por semana.

Vía transparencia, el Ayuntamiento de Guadalajara respondió que se cuenta con 52 módulos de seguridad en toda la ciudad: 36 fijos, 11 móviles y cinco “guardias de seguridad”; sin embargo, sólo 35 se encuentran en operación. Sobre los que están cerrados, se respondió que esto se realiza por las necesidades del servicio. Y la mayoría coinciden en el Centro Histórico.

Cuestionado sobre el tema, el alcalde interino de Guadalajara, Enrique Ibarra Pedroza, responde que resultó ser más conveniente realizar patrullajes, pero revisaría el tema. Se solicitó una entrevista con la corporación, pero no fue autorizada.

La Zona Centro es de las más afectadas por la delincuencia debido a la alta afluencia de personas.

CLAVES

Percepción

En un diagnóstico sobre seguridad elaborado por la autoridad municipal en 2009 se dio cuenta de la percepción ciudadana sobre los módulos en funcionamiento: señalaban la poca presencia de los uniformados.

En el documento se añade que cruzado con la frecuencia de los rondines policiales y la satisfacción con el servicio de vigilancia, la gente percibía al oficial como un elemento que no estaba disponible cuando se le buscaba en el módulo o en el rondín habitual.

Ubicación de módulos cerrados
Plaza Juárez (16 de Septiembre y calzada del Campesino)
Javier Mina, en su cruce con calzada Independencia.
Plaza Tapatía (paseo del Hospicio)
Paseo Degollado (en la zona de los centros joyeros)
Parque Morelos (sobre calzada Independencia)
El Santuario (frente al templo)
Paseo Chapultepec (Chapultepec y Vallarta)
Expiatorio (frente al templo)
Santa Tere (Andrés Terán y Herrera y Cairo).
Santa Tere. El módulo de seguridad se inauguró en 2016 como una estrategia contra la delincuencia, pero comerciantes se quejan porque está prácticamente abandonado.

Utilizan módulo de seguridad… como “trampolín” para robar

Aunque el módulo de seguridad instalado en la zona de Santa Tere en 2016 formaba parte de la estrategia de la Policía de Guadalajara para combatir la inseguridad que se vive en la zona comercial, éste permanece cerrado la mayor parte del tiempo.

Comerciantes del lugar señalan que incluso ha sido utilizado como “trampolín”  para delinquir: “La verdad, de ahí se suben para robar en los departamentos”, mencionó José.

Agregan que desde la primera semana en que este módulo fue instalado, en el cruce de Andrés Terán y Herrera y Cairo, intentaron robar en los edificios que se encuentran justo en la esquina. “Fue un borracho el primero que lo intentó. Lo vieron. Pero como no están (los policías), aprovechan para subirse al módulo”, añade el comerciante.

Otra de las comerciantes que prefiere omitir su nombre comenta que sí se denunció y lo iban a quitar; sin embargo, permanece en este punto. Recuerda que anteriormente se encontraba instalado a una cuadra, en el cruce de Andrés Terán y Manuel Acuña.

A mediados de 2016, el entonces titular de la Comisaría de Seguridad, Salvador Caro Cabrera, inauguró este módulo, el cual operaría todos los días desde las 8:00 hasta las 20:00 horas. Además, permitiría que los dos policías que estarían en este sitio realizaran también rondines a pie.

Hace un año fue trasladado al otro punto, pero es más el tiempo que permanece cerrado. Los comerciantes comentaron que los elementos van una vez al mes en promedio, “si acaso, dos veces por semana abren, pero cierran la mayor (parte del tiempo)”.

El día que se puso en marcha, el entonces mando policial subrayó que la intención era atender el “embate de la delincuencia” que ha padecido por años esta zona comercial. Incluso, al momento en que éste era inaugurado, se denunció el asalto a una joven que acudió a un banco, el cual habría ocurrido a dos cuadras, mientras los elementos policiales acompañaban en el acto a Salvador Caro.

Este módulo forma parte de los 11 móviles que se instalaron en algunas zonas de la ciudad. De acuerdo al Ayuntamiento tapatío en el municipio se tienen 52 módulos de seguridad, pero sólo 35 están en operación.

Durante la puesta en marcha de módulo de Santa Tere, el ex comisario comentó que se trabajaba tanto en la reubicación como en la rehabilitación de al menos 42 módulos, con el objetivo de alcanzar un máximo de 80 espacios para tener cubiertos todos los cuadrantes en que se divide la ciudad.

Pero tanto la actual como pasadas administraciones han reconocido que algunos puntos donde anteriormente operaban sitios de vigilancia de la Policía tapatía se quedaron abandonados. En cada una de las gestiones se ha anunciado la rehabilitación de estos espacios, pero al final algunos de éstos dejan de operar.

TELÓN DE FONDO

Solicitud de empresarios

En 2010, al inicio de la administración de Aristóteles Sandoval Díaz como alcalde de Guadalajara, la Asociación de Empresarios del Centro Histórico solicitaron la instalación de módulos de seguridad en las zonas consideradas como puntos rojos para mejorar el tiempo de respuesta en el primer cuadro.

Se informó que estos módulos servirían como unidades de apoyo para atender las denuncias de manera inmediata; es decir, la gente podría acudir a estos puntos a reportar tanto robos como agresiones o cualquier otro servicio en materia de seguridad. Además, los elementos que estuvieran asignados a estos podrían reportar los hechos a las unidades policiales para realizar el operativo de detención.

Se contempló que estos módulos se ubicaran en las zonas estratégicas, por ejemplo, la zona joyera, El Santuario y la plaza de los Mariachis, entre otros.

A finales de 2010, las autoridades municipales reportaron la rehabilitación de 32 módulos de seguridad en puntos estratégicos y el inicio de la instalación de 12 módulos móviles para el Centro Histórico, pues se habían detectado más de un centenar de módulos abandonados.

Pese a los operativos, aumentan delitos

Los operativos implementados por la Policía de Guadalajara no obtuvieron los resultados esperados en 2017. A pesar de que en la zona de Chapultepec se implementó un operativo especial en los últimos cuatro meses del año pasado, los delitos se duplicaron en algunas de las colonias aledañas en comparación con el año anterior.

De acuerdo con datos de la aplicación Seguridad Map, por ejemplo, en la colonia Americana se denunciaron 370 delitos frente a los 155 de 2016. En la colonia Moderna se registraron 106 el año antepasado y 215 en  2017. En la colonia Obrera también, ubicada en esta zona, los ilícitos casi se triplicaron: pasaron de 44 en 2016 a 120 durante el año pasado.

Los principales delitos que se cometen en estas colonias son el robo a personas, negocios y vehículos de particulares. Entre los tres superan el 60% de los hechos delictivos cometidos en estos puntos considerados como focos rojos.

Pese a esto, el alcalde interino de Guadalajara, Enrique Ibarra Pedroza, considera que ha sido positivo el operativo que se puso en marcha en la zona de Chapultepec, en conjunto con las autoridades estatales,  tras la manifestación de vecinos y comerciantes.

Recuerda que se cuenta con un total de dos mil 551 elementos y la premisa central es atender a la gente con cercanía y revisar día a día el trabajo.

Los delitos también se han incrementado en la Zona Centro.

Julio, quien es empleado en uno de los negocios, recalca que no sólo los módulos de seguridad están cerrados desde hace alrededor de un año, sino que no se observa una estrategia efectiva en la zona, por lo que considera que la atención policial es regular.

“Por ejemplo, ahorita no hay (policías), a veces andan dos o tres, pero es más el tiempo que no hay (elementos en) bicicletas. Casi siempre está así”.

Delitos registrados
Colonia  2016  2017
Americana 155 370
Moderna  106 215
Obrera 44 120
Centro  14 32

Fuente: Seguridad Map.

Plaza Tapatía. Otro módulo cerrado está en las inmediaciones de los negocios de venta de joyas y el Cultural Cabañas. EL INFORMADOR/A. Camacho

Déficit dificulta Policía de cercanía

El coordinador de la Agencia Metropolitana de Seguridad, Marco Valerio, destaca que es difícil contar con los policías de cercanía en la metrópoli cuando se presenta un déficit de alrededor de seis mil elementos.

“No puede haber cercanía cuando ni siquiera hay los policías suficientes para esta ciudad. El protocolo mundial establece 2.8 policías al menos por mil habitantes, eso te da la oportunidad de que la gente tenga cerca al menos un policía en alguna necesidad… la que sea”.

Sin embargo, recuerda que en el Área Metropolitana de Guadalajara se cuenta con apenas la mitad de los policías que se requieren (según la Organización de las Naciones Unidas), “por eso nosotros estamos apelando para poder mejorar las condiciones económicas y de capacitación para que los jóvenes puedan entrar a capacitarse como policías y buscar el aumento o el número necesario”.

Por ello, la Agencia ha propuesto que los nueve Ayuntamientos que conforman el Área Metropolitana de Guadalajara sumen mil 500 policías por año a sus filas para atender este déficit en un lapso de cuatro años. De esta manera se llegaría a seis mil policías, que sumados a los 600 de la Fuerza Metropolitana de Guadalajara y los de la Policía Estatal, se cumpliría con los seis mil 500 que hacen falta.

Subraya que los Ayuntamientos, principalmente los de Guadalajara, Zapopan y Tlajomulco de Zúñiga, han contratado más policías. Sin embargo, considera que los retrasos en la aplicación de los exámenes de control y confianza son uno de los motivos para que las contrataciones no avancen de forma adecuada. “Hemos visto un retraso importante. Me parece que los exámenes de control y confianza deber revalorarse”.

Si no se avanza en esta materia, dice, se repetirá lo que actualmente sucede con la llegada de policías federales para realizar operativos en algunos municipios, cuando esto se podría evitar si se fortaleciera a las corporaciones municipales.

“Me parece que estamos resolviendo circunstancias de abandono de hace más de 20 años”.

El coordinador de la Agencia subraya que se requiere también destinar recursos para el tema de capacitación, así como la mejora de sueldos de los elementos, lo cual generó debate en días pasados.

“Apelo a que el gobernador pueda abordar en esa ruta”, para que se destine al menos el .2% del presupuesto anual a este rubro y se cumpla con la homologación de salarios en el Área Metropolitana de Guadalajara donde radica el 60% de la población del Estado. 
Reconoce que no puede ser atractivo ser policía cuando se les paga seis mil pesos mensuales, “el reconocimiento social no existe y cuando ser policía también está relacionado a la corrupción”.

Agrega que algunos alcaldes le han comentado que están dispuestos a incrementar el sueldo de los elementos, “tristemente, por las circunstancias presupuestales de algunos municipios, deben esperar a lo mejor hasta el próximo año. Pero sí se está dando el aumento de elementos”.

Recuerda también que el anterior fiscal, Eduardo Almaguer Ramírez, se comprometió a contratar a mil elementos, “pero se quedó en el papel”.

Proyectan consejos ciudadanos
Para tener un mayor contacto entre los policías y la ciudadanía, las autoridades proyectan la creación de consejos en materia de seguridad, “de nada sirve tener elementos suficientes si no hay una vinculación y coparticipación con la ciudadanía”.
Marco Valerio, titular de la Agencia Metropolitana de Seguridad, explica que se hizo un proyecto que ya fue aprobado a nivel estatal, “también la Fiscalía estaba interesado en poderlo desarrollar. La idea es hacer partícipe al ciudadano”.
Aunque no hay una fecha establecida, dice que los primeros consejos ciudadanos podrían ser conformados en alrededor de un mes y medio. 
Foco rojo. Robos, venta de piratería y prostitución son un factor común en la zona de San Juan de Dios, pero el Ayuntamiento decidió abandonar el módulo ubicado en la calzada Independencia y Javier Mina. EL INFORMADOR/A. Camacho

LA VOZ DEL EXPERTO

“Están reprobados en prevención”

Rogelio Barba Álvarez (jefe del Departamento de Derecho Privado del CUCSH)

A pesar de que las corporaciones anuncian estrategias y operativos especiales para recuperar espacios considerados como puntos rojos, el académico de la Universidad de Guadalajara (UdeG) opina que siguen reprobadas en materia de prevención.

“Es muy importante que se puedan establecer estrategias en las cuales se tenga contacto con los ciudadanos, porque yo he visto los que están en Chapultepec, pero los policías tienen que dar rondines con los comerciantes, rondines con los ciudadanos, y establecer un contacto directo con la ciudadanía porque actualmente hay un divorcio”.

Explica que falta “humanizar” más el sistema operativo de la Policía, y que además de operar los módulos de seguridad, “los elementos realicen rondines pie tierra para entrar en un nivel de confianza del policía con el ciudadano, que un ciudadano pueda reportar dónde hay tienditas, dónde se genera la criminalidad, cuáles son las horas (en la que se cometen más delitos), qué tipo de delitos. Ahora eso está desfasado. Vemos que no hay una operación cercana con el ciudadano”.

-Si esto se implementara en la zona de Chapultepec, destaca, seguramente bajarían los robos conejeros y demás delitos que se presentan en esa zona. Sin embargo, indica que hay muchos uniformados asignados a otro tipo de tareas en lugar de brindar seguridad a la ciudadanía en general, “los policías están ocupados en otras tareas, por ejemplo, cuidando a los altos funcionarios”.

El académico, que fue agente de 1988 a 1994 cuando operó la Policía Metropolitana, acentúa que la operación estratégica de los módulos, acompañada de la policía que camina por las calles y tiene presencia en los locales comerciales, permite que los índices delictivos bajen.

“Es importante porque en esos módulos de seguridad está la comunicación, están por ejemplo las evidencias. Sirven para la atención inmediata. Tiene que ver con un nivel de sociabilidad que garantiza al ciudadano que las instituciones públicas de seguridad preventiva están presentes”.

Añade que los operativos especiales anunciados para algunas zonas conflictivas no atienden realmente el problema, como los de la 5 de Febrero y Medrano, entre otros.

“Son programas muy cortos que solamente son de relumbrón en esas zonas de la Central Camionera Vieja donde venden partes (5 de Febrero). El corredor Chapultepec, la calzada Independencia, Álvaro Obregón... son focos rojos que ellos ya saben, pero la presencia policial tarda muchísimo en arribar cuando vemos que hay un robo”.

Otra de las estrategias que considera que no ha funcionado es el proyecto del botón de alarma que se implementó en Tlaquepaque, “sí se hizo el tema, pero no se ve que funciona, los índices de robo a transeúntes están en aumento y vemos que no hay una estrategia inteligente que pueda prevenir”.

Por ello insiste que si la población colabora con la Policía se podrían tener mejores resultados, “somos solidarios, todos podemos provocar que cuando menos el delincuente se lo piense dos veces”.

También abandonan las casas de salud

Desde hace más de un año dejó de operar la casa de la salud ubicada en el parque de la colonia Morelos. Anteriormente era un módulo de seguridad, pero desde la antepasada administración tapatía se decidió aprovechar algunos de estos espacios para brindar otros servicios a los habitantes de algunas zonas. Ahora está abandonado.

“Está ahí para nada. Está desperdiciado totalmente ese lugar”, señala la señora Estela, quien es vecina del lugar. El espacio aún mantiene la pintura de casa de salud y ha comenzado a ser vandalizada.

Indica que el consultorio era funcional y ella acudía con regularidad, “hace muchísima falta porque sí había que hacer hasta fila de tanto paciente que tenía. Ahí estaba para cualquier emergencia, muy buen doctor y además daba hasta las medicinas que tenía. (La atención) era gratis”.

El señor Leonardo comenta que era de gran utilidad porque se atendía a personas mayores, “sí tenía mucha demanda porque el doctor era muy bueno. Como hay mucha gente en esta colonia de la tercera edad, frecuentaban mucho al doctor. Él iba a sus domicilios porque había mucha gente en sillas de ruedas. Lo quitaron sin avisar”.

Este módulo para brindar atención médica forma parte de al menos 30 que dejaron de operar, debido a que en la antepasada administración se pusieron en marcha más de 40. Actualmente están en funcionamiento nueve.

De acuerdo con las autoridades municipales, éstos fueron cerrados durante la pasada y actual administración, “debido a su baja o prácticamente nula productividad y por no encontrarse en zonas estratégicas (de bajos recursos) en beneficio de la comunidad”. Esto, según se respondió vía transparencia; sin embargo, no se aclaró cuántos fueron cerrados en cada una de las gestiones.

Otra de las casas de salud que fue cerrada se encuentra en la colonia vecina del Fresno. El señor Luis explica que también tenía mucha demanda, pero actualmente está abandonada, “de repente se cerró. Las causas no las sé. Sí iba gente, yo era uno de esos que necesitaba el servicio porque estoy enfermo, estoy diabético, pero ahora tengo que ir a uno muy lejos. Al Sauz, para aquel lado, o hasta el Hospital Civil, muy lejos… también por lo de los camiones y eso lo teníamos aquí cerquita”.

Sigue: #DebateInformador

¿Qué opina del cierre de módulos de seguridad ubicados en puntos estratégicos?

Participa en Twitter en el debate del día @informador