Domingo, 27 de Noviembre 2022

Descubren fósil de jiráfido en China, el antepasado de la jirafa actual

Por mucho tiempo se creyó que las jirafas habían desarrollado su largo cuello para alimentarse de las hojas de los árboles, pero nuevos estudios revelan otro motivo

Por: AFP .

Modelo digital 3D de la reconstrucción del jiráfido Discokeryx xiezhi. AFP/Y. Wang

Modelo digital 3D de la reconstrucción del jiráfido Discokeryx xiezhi. AFP/Y. Wang

Según un estudio publicado esta semana en la revista Science, el antepasado de la jirafa desarrolló un cuello largo a base de cabezazos; empleaba su poderoso cráneo para defender su posición y su dominio sobre las hembras. 

Gracias al descubrimiento de un fósil completo de jiráfido, dotado de un resistente caso craneal, se ha aportado nueva información a la evolución de ese mamífero, el más alto del reino animal terrestre. 

Esta nueva especie descubierta de la familia de los jiráfidos, cuyo nombre es Discokeryx xiezhi, vivió hace 17 millones de años, y no era mucho más alto que las jirafas actuales. 

El fósil fue encontrado en el norte de China. El estudio de esos huesos ha revelado un espeso disco óseo en la parte superior del cráneo y un cuello dotado de formidables vértebras cervicales, que le permitían encajar violentos choques frontales, según el paleontólogo Shi-Qi Wang, de la Academia de Ciencias china, autor del artículo.

Su morfología "estaba probablemente adaptada para comportamientos de combate, mediante cabezazos entre machos", sospechan los investigadores.

Ese comportamiento es equiparable a los actuales combates "de las jirafas macho con su cuello". Las actuales jirafas macho se pelean lanzando con todas sus fuerzas su cabeza, equipada con pequeños cuernos, contra el adversario.

Durante mucho tiempo, los paleontólogos defendieron la idea de que el cuello largo fue una evolución necesaria para alcanzar las hojas de los árboles.

La teoría de un origen relacionado con la necesidad de asentar su predominio sexual es más reciente y discutida.

El estudio de Shi-Qi Wang y de sus colegas aporta una pieza más a esta teoría: primero fueron las luchas las que provocaron ese crecimiento del cuello, y luego eso acabó beneficiando su forma de comer.

"Es un ejemplo perfecto de 'exaptación', es decir, un órgano que concede una ventaja que luego pasar a ser útil para otro objetivo", explica Grégoire Metais, un paleontólogo del Museo de Historia Natural de París.

Los predecesores de las actuales jirafas se lanzaron a una "carrera" evolutiva para lograr un cuello largo y reforzado, explica este experto.

Eso "demuestra una vez más que la competición sexual es uno de los motores de la evolución, que conduce a innovaciones morfológicas que pueden ser utilizadas para otros fines".

Sin embargo, el Discokeryx xiezhi no evolucionó lo suficiente, a diferencia de las dos especies de jiráfidos aún existentes: la jirafa y el okapi.

Los expertos creen simplemente que el Discokeryx xiezhi vivió en una época del Mioceno, en la que el planeta experimentó un cambio climático con temperaturas inusualmente suaves, lo que le permitió seguir rumiando hierbas y hojas de árboles no excesivamente altas. 

SE

Temas

Lee También

Recibe las últimas noticias en tu e-mail

Todo lo que necesitas saber para comenzar tu día

Registrarse implica aceptar los Términos y Condiciones