Lunes, 28 de Noviembre 2022

Obligados a ayunar, osos polares pierden un kilo por día en pleno verano

Cada año, desde finales de junio, cuando el hielo desaparece, los osos se ven obligados a vivir en la orilla y a ayunar; un ayuno cada vez más peligroso

Por: AFP .

En la bahía canadiense de Hudson, en pleno verano, los osos polares toman el sol frente a las olas, lejos de la banquisa, y de sus presas, las focas. AFP/O. Morin

En la bahía canadiense de Hudson, en pleno verano, los osos polares toman el sol frente a las olas, lejos de la banquisa, y de sus presas, las focas. AFP/O. Morin

En la bahía canadiense de Hudson, en pleno verano, los osos polares toman el sol frente a las olas, lejos de la banquisa, y de sus presas, las focas. AFP/O. Morin

En la bahía canadiense de Hudson, en pleno verano, los osos polares toman el sol frente a las olas, lejos de la banquisa, y de sus presas, las focas. AFP/O. Morin

En la bahía canadiense de Hudson, en pleno verano, los osos polares toman el sol frente a las olas, lejos de la banquisa, y de sus presas, las focas. AFP/O. Morin

En la bahía canadiense de Hudson, en pleno verano, los osos polares toman el sol frente a las olas, lejos de la banquisa, y de sus presas, las focas. AFP/O. Morin

En la bahía canadiense de Hudson, en pleno verano, los osos polares toman el sol frente a las olas, lejos de la banquisa, y de sus presas, las focas. AFP/O. Morin

En la bahía canadiense de Hudson, en pleno verano, los osos polares toman el sol frente a las olas, lejos de la banquisa, y de sus presas, las focas. AFP/O. Morin

En la bahía canadiense de Hudson, en pleno verano, los osos polares toman el sol frente a las olas, lejos de la banquisa, y de sus presas, las focas. AFP/O. Morin

En la bahía canadiense de Hudson, en pleno verano, los osos polares toman el sol frente a las olas, lejos de la banquisa, y de sus presas, las focas. AFP/O. Morin

En la bahía canadiense de Hudson, en pleno verano, los osos polares toman el sol frente a las olas, lejos de la banquisa, y de sus presas, las focas. AFP/O. Morin

En la bahía canadiense de Hudson, en pleno verano, los osos polares toman el sol frente a las olas, lejos de la banquisa, y de sus presas, las focas. AFP/O. Morin

En la bahía canadiense de Hudson, en pleno verano, los osos polares toman el sol frente a las olas, lejos de la banquisa, y de sus presas, las focas. AFP/O. Morin

En la bahía canadiense de Hudson, en pleno verano, los osos polares toman el sol frente a las olas, lejos de la banquisa, y de sus presas, las focas. AFP/O. Morin

En la bahía canadiense de Hudson, en pleno verano, los osos polares toman el sol frente a las olas, lejos de la banquisa, y de sus presas, las focas. AFP/O. Morin

En la bahía canadiense de Hudson, en pleno verano, los osos polares toman el sol frente a las olas, lejos de la banquisa, y de sus presas, las focas. AFP/O. Morin

En la bahía canadiense de Hudson, en pleno verano, los últimos pedazos de hielo son como confetis en el agua azul. Un oso toma el sol frente a las olas, lejos de la banquisa, y de sus presas, las focas.

"Pueden encontrar un cadáver de ballena beluga o una foca imprudente, pero la mayoría de las veces ayunan y pierden alrededor de un kilo por día"

De poco le sirve su pelaje blanco para camuflarse. A su alrededor, la costa es casi plana, con rocas, hierbas altas, sauces con flores violetas, y árboles endebles que luchan contra el viento para crecer.

Los osos de la región viven un periodo crítico.

Cada año, desde finales de junio, cuando el hielo desaparece, se ven obligados a vivir en esta orilla y a ayunar. Un ayuno cada vez más largo y peligroso para ellos.

Una vez en tierra firme, "los osos suelen tener muy pocas opciones para alimentarse", explica Geoff York, biólogo de Polar Bear International (PBI).

Cerca del impresionante macho tumbado al sol hay restos de espinas. Nada a la vista que quite el hambre a este animal de unos 3.5 metros y alrededor de 600 kilos de peso.

"En algunos lugares pueden encontrar un cadáver de ballena beluga o una foca imprudente cerca de la orilla, pero la mayoría de las veces ayunan y pierden alrededor de un kilo por día", afirma el científico.

En el Ártico el calentamiento global es tres veces más rápido que en otras partes del mundo, o incluso cuatro veces, según los estudios más recientes.

Poco a poco la banquisa, es decir las placas de hielo flotantes que constituyen el hábitat del oso polar, va desapareciendo.

Según un informe publicado en Nature Climate Change en 2020, esto podría provocar casi la extinción de este animal: de mil 200 osos polares en la década de 1980 en el oeste de la bahía de Hudson se ha pasado a unos 800 en la actualidad.

JM

Temas

Lee También

Recibe las últimas noticias en tu e-mail

Todo lo que necesitas saber para comenzar tu día

Registrarse implica aceptar los Términos y Condiciones