Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Miércoles, 18 de Septiembre 2019

La competencia a muerte de Jorge Zepeda Patterson

El escritor y periodista mexicano incursiona en la literatura de suspenso con su más reciente libro “Muerte contrarreloj”

Por: Ruth Romero

Zepeda Patterson presenta su primera novela de suspenso.

Zepeda Patterson presenta su primera novela de suspenso.

Un asesinato y algunos incidentes más ocurridos durante el Tour de Francia, alertaron a la policía y llevarán a dos amigos a enfrentar una disyuntiva: ¿la traición, el triunfo o la muerte? Si la intriga ya surge con tan sólo estas líneas, el lector no podrá soltar el más reciente libro de Jorge Zepeda Patterson, “Muerte contrarreloj” (publicado por Planeta), hasta llegar al punto final y desentramar el misterio pulsante en cada página.

“Yo quería esto, una trama atrapadora, de suspenso y con personajes entrañables que estuvieran en una situación límite como es el Tour de Francia, una competencia de alto rendimiento y sacrificada”, comentó el autor en entrevista con este medio. Agregó que su intención previa a comenzar a escribir esta novela, fue acercarse a las tramas de la escritora británica Agatha Christie:

“Inicié con la idea de hacer una novela de suspenso, con una trama que atrapase en un ambiente tipo Agatha Christie, de ‘hay un asesino entre nosotros y hay que encontrarlo antes de que mate a alguien más’ y esto en un círculo cerrado, como el de los ciclistas; por la manera en que han sido cometido los crímenes se entiende que tuvo que haber sido cometido por uno de ellos”.

Los personajes centrales son dos amigos, uno de ellos es el narrador y el otro, su mejor amigo, Patterson detalla: “Son como hermanos del mismo equipo, que han trabajado juntos, y las circunstancias hacen que compitan entre sí, de tal manera que es una novela que los confronta con la lealtad y la traición, ser campeón o ser leal. También incluye una historia de amor porque hay una mujer, Fiona, de quien los dos están enamorados y pone a prueba la amistad que han tenido a lo largo de tantos años de entrenar y competir juntos”.

Mientras que el contexto donde se sitúan ambos personajes es en el Tour de Francia, un escenario “límite” para el autor, “es un sacrificio a lo largo de 21 etapas que recorre tres mil kilómetros que en efecto pone al individuo al límite, y esto exacerba las pasiones y permite ver el alma humana en toda su desnudez. En esta competencia comienzan 200 ciclistas y sólo uno llega a París para coronarse, entonces, es una lucha por la sobrevivencia donde todo se vale de cara a esa ambición, y eso es lo que permitía manejar un grupo de hombres en una situación extrema”.


Tensión creciente

Dicho escenario es comparado por Patterson con “El Expreso de Oriente” de Agatha Christie, “donde es un grupo cerrado de personas y hay un asesino entre ellos, y ellos lo saben y se ven a las caras y se preguntan quién de ellos será; así sucede en el Tour cuando se corre la voz de que hay un asesino entre ellos, y el lector mismo asume quién será, y eso va haciendo una novela de muchísimo suspenso”.

Junto con la tensión del lector, crece la de los dos protagonistas y otros elementos colaboran para no apartar la mira de las páginas: “la zozobra que tiene el protagonista para escoger entre el amor por una mujer o la lealtad de un amigo, entre su ambición de triunfo, ser campeón del Tour de Francia o traicionar a su hermano, y las vicisitudes mismas de la propia competencia que hace tan atractiva esta trama. Y encima de esto, la incursión de un criminal que los está atacando y que es uno de ellos, entonces, todo el tiempo el lector está en suspenso preguntándose quién será el asesino, ¿será el italiano?, ¿la novia del protagonista?, ¿el mejor amigo de éste?”.


Desintoxicación política

Las primeras tres novelas de Zepeda Patterson (entre éstas, “Milena o el fémur más bello del mundo”, ganadora del Premio Planeta 2014) fueron thriller político que derivaron, en su mayoría, de su experiencia como periodista y por ende, de su relación con políticos y el adentramiento a las operaciones del poder; por lo que decidió a hacer un trabajo de ficción diferente:

“Sí me documenté, pero quería imaginarme algo distinto y ponerme ese desafío como novelista. Esto me llevó a Francia, donde pasé gran parte del año haciendo investigación, yendo a pruebas ciclistas, me acredité como reportero para cubrir  las competencias del Tour de Francia, estuve semanas allá en auto recorriendo las cumbres, tanto en Los Alpes como en Los Pirineos. Esto fue una parte muy linda de la experiencia de investigar y escribir”, comenta.

Así como el Zepeda escritor, y no el periodista, se alejó del ajetreo político que sufre México actualmente, el resultado es también distanciamiento para el lector del panorama electoral: “ Lo escribí, y espero que para el lector sea así, con el afán de desintoxicarse, por lo menos un ratito, de todo este bombardeo tan intenso de propaganda y de vorágine electoral que no sólo inunda los medios, también las redes sociales; y yo creo que, para mí escribirlo, sin dejar a un lado lo periodístico, fue una especie de remanso, oasis y descanso al meterme en la vida de estos personajes, en un tema lúdico y de suspenso. Leerlo el sábado o domingo puede ayudar a sobrellevar mejor todo lo que estamos viviendo con tanta pasión electoral”.


Detectives y periodistas

Zepeda Patterson encuentra bastante relación entre sus dos oficios: periodismo y ficción, “en particular en la novela de detectives, ésta tiene muchos vasos comunicantes con el periodismo porque al final son oficios similares porque ambos intentan descubrir lo que está oculto, lo que se quiere disfrazar y esconder, en este sentido el periodista y el detective tienen actividades similares y no es complicado trasladar el oficio en otra variante y componer historias de este tipo. Por lo menos a mí me ha resultado muy gratificante”.

También compara la escritura de novelas de detectives con trivias mentales o el juego de ajedrez. “El reto de uno como autor es que los lectores lean la primera página y no resistan continuar y se vean obligados a darle vuelta hasta llegar a la última, por el suspenso, la trama, porque los personajes son entrañables… Lograr hacerlo es un desafío del autor y el suspenso tiene sus propias exigencias y sus propios códigos. Y yo creo que el éxito que está teniendo este libro revela que, espero haber logrado, este desafío de ser un libro de que si lo tomas no lo puedas dejar”.

Temas

Lee También

Comentarios