Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Domingo, 09 de Diciembre 2018

Suplementos

Humor entre el caos urbano

Personajes que pintan la ciudad con su alegría

Por: Alfredo García Andrade

Icono. La nariz roja, junto a los zapatos enormes, distingue en cualquier parte del mundo a los payasos.

Icono. La nariz roja, junto a los zapatos enormes, distingue en cualquier parte del mundo a los payasos.

Sorprenden. Una palabra, un gesto, una mirada, ellos tienen siempre la respuesta para alegrar el día.

Sorprenden. Una palabra, un gesto, una mirada, ellos tienen siempre la respuesta para alegrar el día.

Imagen. Su vestimenta es su tarjeta de presentación, por ello es que es tan importante mantenerse pulcros desde los zapatos hasta la nariz.

Imagen. Su vestimenta es su tarjeta de presentación, por ello es que es tan importante mantenerse pulcros desde los zapatos hasta la nariz.

Malabares. No sólo cuentan chistes, los payasos urbanos buscan ganarse una moneda con trucos de todo tipo.

Malabares. No sólo cuentan chistes, los payasos urbanos buscan ganarse una moneda con trucos de todo tipo.

Humor entre el caos urbano

Humor entre el caos urbano Espera. Cuando el semáforo se pone en rojo, es momento de que los payasos urbanos rompan la rutina y realicen su labor.

rostros. No importa la edad, las ganas de salir adelante empujan a muchos a convertirse en payasos.

rostros. No importa la edad, las ganas de salir adelante empujan a muchos a convertirse en payasos.

Feliz. Lo importante es nunca perder la sonrisa.

Feliz. Lo importante es nunca perder la sonrisa.

Colores. El traje es vital en la labor, no cualquiera lo puede portar con la dignidad de quien está dispuesto a hacer reír a los otros.

Colores. El traje es vital en la labor, no cualquiera lo puede portar con la dignidad de quien está dispuesto a hacer reír a los otros.

La metrópoli siempre olvida sus calles. Poco se desvía la mirada ante las prisas y la urgencia por llegar de un punto a otro. Ahí, suspendidos en el tiempo, habitan los payasos que se ganan la vida entre cruceros: hacen suertes circenses, cuentan historias graciosas o simulan ser mimos para provocar una sonrisa y ganarse la vida.

Rompen la rutina con sus ropas multicolores, lo exagerado de su maquillaje y su andar pausado. Viven con una nariz roja y la sonrisa tatuada en el rostro. Están ahí, justo al lado de la ventanilla del coche, a la espera de un gesto, de una mueca y de una moneda para continuar su labor: hacer más feliz el día a día de todos. 

Lee También

Comentarios