Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Domingo, 18 de Noviembre 2018

Suplementos

El mexicano detrás de "La foto del Mundial"

La lente del michoacano Enrique Castro captó la esencia de toda justa deportiva: la hermandad; en entrevista narra el momento

Por: Ana Rodríguez

Enrique Castro Sánchez. Fotógrafo mexicano, con residencia en Michoacán.

Enrique Castro Sánchez. Fotógrafo mexicano, con residencia en Michoacán.

El mexicano detrás de

El mexicano detrás de "La foto del Mundial"

Bien decía el fotoperiodista alemán-estadounidense, Alfred Eisenstaedt,  que “lo más importante no es la cámara, sino el ojo”, y esa capacidad y talento quedó plasmado en la imagen que captó Enrique Castro Sánchez, fotógrafo mexicano quien desde hace 12 años tomó una cámara y no la volvió a soltar… Y por favor, que nunca lo haga.

Egresado de la Universidad Vasco de Quiroga, en Morelia, Enrique inmortalizó, en lo que el mundo ha calificado como “la foto del Mundial -de Rusia 2018-”, la esencia de toda justa deportiva: la hermandad.

Y no, en la imagen no hay jugadores, ni entrenadores, ni balones, ni goles; hay seres humanos siendo solidarios con otro ser humano: eran las 9:00 de la noche del 15 de junio, cuando un grupo de colombianos con pelucas al estilo de Carlos el “Pibe” Valderrama, venezolanos y un mexicano con la bandera de México pintada en su mejilla levantaron en brazos a un joven egipcio en silla de ruedas, para que éste pudiera apreciar mejor un espectáculo masivo. Todo esto ocurrió durante el Fan Fest de Moscú, un espacio cercano al estadio Luzhniki donde se llevó a cabo el juego de apertura del Mundial, en el que los rusos -los anfitriones- se impusieron al equipo de Arabia Saudita con un marcador de 5-0.

En entrevista con esta casa editorial, Enrique recuerda que cuando vivió este mágico momento se encontraba con el equipo de Revolución 3.0 (colegas con los que trabajó en Rusia): “Estaba realizando fotos en el FIFA Fan Fest de Moscú, que es el lugar donde se concentra la mayor parte de aficionados que no entran a los estadios. El partido inaugural ya había terminado y tocaba el dj Paul van Dyk; ahí, casi al frente de la multitud, escuché gritos y vi cómo subían al egipcio entre cantos de alegría”.

-¿Qué sientes al saber que tu imagen ha sido calificada como “la foto del Mundial”?
-Es muy gratificante que el trabajo de uno sea visto tantas veces, obliga a seguir trabajando cada vez mejor.

Comenta que esta escena ocurrió en cuestión de unos cuantos minutos y cuando el instante terminó, la euforia estalló: “Cuando el egipcio tocó el piso de nuevo, le aplaudieron; una imagen de pura hermandad”, recuerda.

Parte del día a día de Castro como fotoperiodista en Michoacán es retratar la violencia y los conflictos sociales, por lo que a la pregunta: -Parte de tu trabajo ha sido captar momentos violentos en tu natal Michoacán, ¿qué te deja poder retratar el otro lado de la humanidad? Responde: “Captar buenos momentos es lo que uno debe salir a buscar siempre, y si la violencia en México se presenta también hay que retratarla; pero sin duda, venir a cubrir otra cosa te llena mucho, porque esta vez estás documentando la hermandad entre los pueblos”.

-Ante el momento de hermandad que viviste, ¿cómo defines al futbol, más allá de ser un deporte?
-El futbol es una forma de compartir sin importar las barreras, y es que aunque provengas de continentes diferentes, sabes que el lenguaje universal es este deporte; sin duda, es impresionante ver cómo la gente está unida a pesar de tener formas de vida, gobiernos y creencias diferentes.

-Como buen aficionado del llamado deporte más hermoso del mundo, ¿cuál es tu pronóstico para la final de Rusia 2018?
-Con este inicio tan diferente a las probabilidades, es difícil dar un pronóstico; me hubiese gustado que México estuviera ahí, o algún equipo de América.

Estrategia de la lente

Egresado de la Universidad Vasco de Quiroga, en su natal Michoacán, Enrique, también es conocido como “Quique” o “El Hueso”, ha trabajado como fotorreportero para medios, como: “Cambio de Michoacán” y “La Voz de Michoacán”; actualmente, labora en “Revolución 3.0”, y es colaborador de AFP, en Michoacán, y “Proceso”, en Michoacán. Su trabajo refleja desde la crudeza del narcotráfico, las autodefensas, hasta conciertos como el que ofrecieron The Rolling Stones en Cuba y recientemente, el Mundial de Rusia 2018.

-¿Cómo describirías la importancia que tiene el arte que haces?
-Sin duda, el fotoperiodismo es necesario para informar, opinar y hacer valer el derecho que tenemos de estar informados. A diferencia del periodismo escrito, el fotógrafo siempre debe estar en el lugar.

-¿Cómo te iniciaste en la fotografía?
-Durante mis estudios en Ciencias de la Comunicación, en la Universidad Vasco de Quiroga, en Morelia, se me abrió la oportunidad de trabajar en un periódico con alguien que ahora considero mi maestro, de ahí no he parado, hace casi 12 años.

-¿Cuáles son los principales riesgos que actualmente enfrentas en tu profesión y cómo los sorteas?
-El principal reto es que te pueden matar por cualquier asunto y en total impunidad. Eso lo sorteamos cuidando nuestra forma de trabajar, bajo ciertos protocolos rudimentarios.

Temas

Lee También

Comentarios