Lunes, 15 de Agosto 2022

Entre cantos y globos blancos, sepultan a jesuitas asesinados en Chihuahua

Cientos de personas se dieron cita en el templo de Cerocahui para acompañar los actos fúnebres de los dos sacerdotes

Por: AP .

Los restos de los jesuitas reposan en una área cercana a la iglesia donde la semana pasada fueron asesinados a balazos junto a un guía turístico. SUN

Los restos de los jesuitas reposan en una área cercana a la iglesia donde la semana pasada fueron asesinados a balazos junto a un guía turístico. SUN

Los restos de los jesuitas reposan en una área cercana a la iglesia donde la semana pasada fueron asesinados a balazos junto a un guía turístico. SUN

Los restos de los jesuitas reposan en una área cercana a la iglesia donde la semana pasada fueron asesinados a balazos junto a un guía turístico. SUN

Los restos de los jesuitas reposan en una área cercana a la iglesia donde la semana pasada fueron asesinados a balazos junto a un guía turístico. SUN

Los restos de los jesuitas reposan en una área cercana a la iglesia donde la semana pasada fueron asesinados a balazos junto a un guía turístico. SUN

Los restos de los jesuitas reposan en una área cercana a la iglesia donde la semana pasada fueron asesinados a balazos junto a un guía turístico. SUN

Los restos de los jesuitas reposan en una área cercana a la iglesia donde la semana pasada fueron asesinados a balazos junto a un guía turístico. SUN

Los restos de los jesuitas reposan en una área cercana a la iglesia donde la semana pasada fueron asesinados a balazos junto a un guía turístico. SUN

Los restos de los jesuitas reposan en una área cercana a la iglesia donde la semana pasada fueron asesinados a balazos junto a un guía turístico. SUN

Los restos de los jesuitas reposan en una área cercana a la iglesia donde la semana pasada fueron asesinados a balazos junto a un guía turístico. SUN

Los restos de los jesuitas reposan en una área cercana a la iglesia donde la semana pasada fueron asesinados a balazos junto a un guía turístico. SUN

Entre cantos religiosos y ritos de los indígenas rarámuris, a los que entregaron sus vidas por décadas, fueron enterrados la tarde de este lunes en Cerocahui los jesuitas Javier Campos y Joaquín Mora.

Más de 600 habitantes de la sierra de Tarahumara, familiares, religiosos y autoridades de Chihuahua se dieron cita en el templo de Cerocahui para acompañar los actos fúnebres de los dos sacerdotes, de 79 y 80 años, que desde ahora reposan en una área cercana a la iglesia donde la semana pasada fueron asesinados a balazos junto a un guía turístico local al que intentaron ayudar cuando huía de un líder criminal de la zona.

Durante una misa, que se extendió por más de una hora, fueron recordadas las labores que cumplieron por décadas los dos jesuitas en las humildes comunidades de la sierra de Tarahumara y algunas anécdotas, como la que se dio durante la celebración de los 50 años de Mora en la que le llenaron el rostro de pastel y él se negó a que se lo retiraran para hacer reír a los niños.

En el último adiós a los religiosos, que comenzó el sábado con una misa en la ciudad de Chihuahua y culminó este lunes en Cerocahui, resonó una frase que resume la crítica no sólo de los jesuitas sino de toda la Iglesia católica y gran parte de la sociedad a la estrategia de seguridad del gobierno del Presidente Andrés Manuel López Obrador, que no ha logrado en más de tres años reducir la violencia: "Los abrazos ya no nos alcanzan para cubrir los balazos".

La pronunció el jesuita Javier Avila en alusión al lema presidencial que apuesta por luchar contra la inseguridad con "abrazos, no balazos", durante una misa de cuerpo presente el sábado en la ciudad de Chihuahua, frase que desató los aplausos de los asistentes y dejó sin voz por la emoción al compañero de los asesinados.

Desde ahí los féretros iniciaron la subida a la sierra, con paradas en varias localidades, por unas montañas de carreteras sinuosas, de gran pobreza y marginación y donde la violencia del crimen organizado no ha hecho más que crecer en los últimos años, según denunciaron las víctimas.

La primera parada del recorrido del cortejo fúnebre fue Creel, la entrada de la sierra. Luego, las carrozas fueron subiendo poco a poco por las barrancas, parando en otras localidades en medio de un fuerte despliegue de las fuerzas de seguridad hasta llegar al interior de la iglesia donde habían sido asesinados a balazos.

En cada parada se repitieron rituales indígenas que, según sus creencias, sirven para restablecer el orden de la vida y elevar sus almas al cielo.

Al llegar a Cerocahui, hombres, mujeres y niños flanqueaban la carretera para recibirlos con globos y banderas blancas, símbolo de una paz que es esquiva en esta sierra.

JM

Temas

Lee También

Recibe las últimas noticias en tu e-mail

Todo lo que necesitas saber para comenzar tu día

Registrarse implica aceptar los Términos y Condiciones