Martes, 21 de Mayo 2024

Advierten de una sequía grave en México para 2050

El consumo desmedido de agua en el país pondrá en riesgo a la población en pocos años

Por: El Informador

La falta de acceso al agua potable deteriora la calidad de vida de las personas. AFP

La falta de acceso al agua potable deteriora la calidad de vida de las personas. AFP

México se encuentra en la posición 26 de 164  países que presentarán el mayor estrés hídrico en 2050, reveló el portal de estadística alemán Statista con información del Instituto de Recursos Mundiales (WRI por sus siglas en inglés). Chile, México y Perú son los únicos países de América con probabilidades altas de sufrir este fenómeno.

Statista informó que la Organización de las Naciones Unidas (ONU) establece que el estrés hídrico se alcanza cuando un territorio extrae 25% o más de sus recursos renovables de agua dulce.

Cifras del organismo señalaron que el estrés hídrico mundial fue de 18.2% en 2020. En 2022, explicó Statista, dos mil 400 millones de personas vivían en zonas expuestas, en algunos casos, a estrés hídrico extremo.

Si bien el portal de estadística aclaró que no es posible determinar con exactitud cuál será esta cifra en 2050 debido a numerosos factores, apuntaron que científicos trabajan actualmente con escenarios en lugar de estimaciones más precisas.

Dicho esto, proyecciones del WRI, con sede en Estados Unidos, prevén que 51 de los 164 países y regiones analizados sufrirán estrés hídrico de alto a extremadamente alto en 2050, lo que corresponde a 31% de la población global. Entre los países en la categoría de extremadamente alto con un puntaje de cinco (tomando de referencia su calificación en el sector agrícola, doméstico e industrial), se incluyen Chipre, Omán, Qatar, Bahréin, Líbano y Emiratos Árabes Unidos.

A estos países, se suman otros 23, los cuales tienen más de 80% de riesgo de sufrir estrés hídrico en 2050, de acuerdo con la relación proyectada entre la demanda y la disponibilidad de agua.

Naciones como Arabia Saudita, Israel, Egipto, Libia, Yemen, Botsuana, Irán, Jordania, Chile, San Marino, Bélgica, Grecia, Túnez, Namibia, Sudáfrica, Irak y Siria se encuentran en este nivel con una puntuación entre 4.97 y 4.01.

México, país con 80% de probabilidad de sufrir estrés hídrico, se encuentra en el lugar 26 y es el primer país de la lista que encabeza la categoría de alto con 3.92 puntos. Es decir, tiene 80% de probabilidad de sufrir estrés hídrico para 2050. En este nivel también están países como Marruecos con 3.99, Eritrea y España con 3.94, Argelia con 3.87, Pakistán con 3.79, Perú con 3.74 y Turkmenistán con 3.74.

En todo el mundo 22 naciones se hallan en el nivel alto. Naciones Unidas alertó en 2021 que 36% de la población mundial (2 mil 500 millones de personas) vive en zonas bajo estrés hídrico y más de 20% del PIB global se genera en zonas de riesgo de escasez de agua.

En el continente americano, Chile, México y Perú son los países con mayor probabilidad de sufrir estrés hídrico; mientras que Estados Unidos y Guyana se mantienen en un nivel medio-alto.

Tanto Statista como el WRI advierten que en países con mayor estrés hídrico habrá un aumento de la temperatura de entre 2.8 y 4.6 grados de 2024 a 2100.

También prevén un mundo que seguirá siendo desigual, con un crecimiento económico lento, una gobernanza y unas instituciones débiles, escasas inversiones en medio ambiente y tecnología, y un crecimiento demográfico elevado, sobre todo en los países en desarrollo.

El Universal 

Clima enferma a niños migrantes 

Las temperaturas extremas de frío y calor de la zona desértica de Ciudad Juárez, en la frontera Norte de México, y la insalubridad del río Bravo  han provocado que enfermen unos 30 niños migrantes que están acampando desde hace una semana mientras buscan cruzar a Estados Unidos.

El punto 36 del muro entre Ciudad Juárez y El Paso (Texas) se ha reforzado con más cercas y alambre de púas, por lo que un grupo de migrantes instaló un campamento cerca, en donde todavía ven oportunidad de romper la alambrada de navajas para cruzar, pero casi un centenar no lo han conseguido.

“Los niños están ahí con el agua esa sucia que está ahí empozada, están teniendo enfermedades. Yo tengo dos niños que son asmáticos, uno de un año y 8 meses y otro de 7 años, el medicamento ya se les acabó y no podemos ir a comprarlo porque nos agarran (los agentes)”, dijo Miguel Velazco, de Venezuela.

Señaló que lo más duro es escuchar el llanto de los niños en la noche porque las temperaturas bajan de los 10 grados y no tienen cobijas ni tiendas de campaña.

“Es mucho frío, muchos niños lloran porque no tienen cómo refugiarse, cómo abrigarse, no tienen carpa y pasan frío. Es casi imposible entrar, pero por lo menos que tengan consideración con los niños y las mujeres”, pidió. En cambio, durante el día la temperatura supera los 25 grados, y el agua estancada del río Bravo contaminada con drenaje aumenta la posibilidad de enfermedades estomacales. 

EFE

¿Qué es el estrés hídrico?

El estrés hídrico es una situación en la que la demanda de agua excede la disponibilidad de recursos hídricos, lo que resulta en la escasez o la disminución de la calidad del agua. Este fenómeno afecta a comunidades y ecosistemas, poniendo en peligro la seguridad alimentaria, la salud pública y el desarrollo económico. Se manifiesta cuando la extracción de agua supera la capacidad de recarga de los acuíferos y la reposición de los cuerpos de agua. El estrés hídrico es un desafío global que requiere medidas de gestión del agua eficaces y sostenibles para garantizar su uso equitativo y sostenible.

Voz del experto
Arina Caballero Güendulain, maestra en economía de la UNAM

El estrés hídrico 

Karina Caballero Güendulain, maestra en economía de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), alerta sobre los riesgos del estrés hídrico a nivel global. Según la experta, el estrés hídrico se manifiesta cuando hay una disminución significativa en la cantidad y calidad de agua dulce disponible para satisfacer las necesidades de una región.

En la actualidad, el estrés hídrico afecta a una cuarta parte de la población mundial, advierte Caballero Güendulain. Este fenómeno no sólo incide en los países en desarrollo, sino que también tiene impactos directos en la vida humana, la seguridad alimentaria, la salud pública y las actividades económicas.

El informe destaca que si no se abordan las causas subyacentes del estrés hídrico, este problema continuará aumentando en todo el mundo. Además, la experta señala que esto contribuirá a mantener un panorama global desigual, con un crecimiento económico lento, instituciones débiles y escasas inversiones en medio ambiente y tecnología.

Caballero Güendulain insta a tomar medidas urgentes para abordar este desafío global. Aconseja que los gobiernos y las instituciones internacionales trabajen en conjunto para implementar políticas y proyectos que promuevan la gestión sostenible del agua y la preservación de los recursos hídricos. De lo contrario, las consecuencias del estrés hídrico podrían agravarse aún más en el futuro.

CT

Temas

Lee También

Recibe las últimas noticias en tu e-mail

Todo lo que necesitas saber para comenzar tu día

Registrarse implica aceptar los Términos y Condiciones