Domingo, 16 de Febrero 2020

Más de 300 especies de flora y fauna, en riesgo por incendios

El fuego arrasa con 80% de su hábitat, 31 de las especies afectadas están catalogadas en “peligro crítico” de extinción

Por: EFE

Los incendios han consumido más de 80 mil kilómetros cuadrados  en Australia. AFP/M. Macmillan

Los incendios han consumido más de 80 mil kilómetros cuadrados en Australia. AFP/M. Macmillan

Los devastadores incendios forestales que arden en Australia desde septiembre ponen en peligro el futuro de al menos 327 especies protegidas de animales y plantas, al arrasar hasta 80% de sus hábitats, informó el Gobierno australiano.

El fuego en ese país,con una flora y fauna única en el mundo, ha puesto en peligro a 272 especies de plantas, 16 mamíferos, 14 ranas, nueve aves, siete reptiles, cuatro insectos, cuatro peces y una araña, de acuerdo a un documento emitido por el Ministerio australiano del Medio Ambiente.

El organismo australiano también indicó que 31 especies, de las 327, han sido clasificadas bajo las leyes como “en peligro crítico”, otras 110 como “en peligro” y 186 como “vulnerable”.

“El estatus de algunas de estas especies tendrán que ser revisado por el Comité Científico de Especies Amenazadas una vez que se entienda mejor el impacto”, señaló el Ministerio de Medio Ambiente.

Australia acoge a una gran variedad de animales únicos en su territorio continental, con unas 300 especies nativas, incluidos marsupiales como los canguros y los koalas, monotremas como los ornitorrincos y los equidnas, y los placentarios como los dingos. De esas, unas 244 especies se encuentran sólo en ese país.

Los incendios, que han arrasado con una superficie de más de 80 mil kilómetros cuadrados (que es más grande a la que ocupa Irlanda), han dejado un saldo de 29 personas muertas.

La temporada de incendios forestales, una de las más graves y largas en Australia, pueden extenderse hasta marzo, cuando acabe el verano austral.

Lluvias dan un respiro... y causan destrozos

En Camberra, la caída de granizos del tamaño de pelotas de tenis causó daños en vehículos y árboles. EFE/M. Tsikas

Las fuertes lluvias que cayeron ayer proporcionaron un leve respiro en algunas de las zonas devastadas por los incendios forestales en Australia, en una jornada en la que el granizo causó severos daños en Camberra.

Las autoridades de los estados de Nueva Gales del Sur y Victoria, en el Sureste de ese país, alertaron por severas tormentas eléctricas, granizos, potenciales riadas y vientos.

Las fuertes lluvias cayeron en la región de East Gippsland, una de las zonas más golpeadas por los fuegos en Victoria, mientras que la tormenta también llegó a la costa meridional y la cordillera Snowy Mountains, que han sido devastadas por las llamas.

En Camberra, la caída de granizos del tamaño de pelotas de tenis causó daños en vehículos y árboles, mientras que en Sídney las esferas eran más pequeñas, del tamaño de pelotas de golf.

La caída de las lluvias ha dado cierto alivio a los bomberos que intentan mitigar los incendios que arden desde septiembre pasado, así como a los agricultores que sufren una de las peores sequías que afecta al país.

Pero las condiciones son temporales dado que mañana y el jueves se espera un incremento de las temperaturas, por lo que se ha activado para esos días la alerta de peligro de incendios, antes de que vuelva a llover.

Temas

Lee También