Lunes, 28 de Noviembre 2022

LO ÚLTIMO DE Ideas

Ideas |

Yo, la víctima

Por: José Ignacio Rasso Ibarra

Yo, la víctima

Yo, la víctima

Andrés Manuel López Obrador sabe que ubicarse en una posición de víctima le da buenos resultados, le otorga mayor margen de acción, baja el nivel de exigencia por parte de sus seguidores y gana tiempo. 
Ahí se siente cómodo.

Durante su carrera política ha utilizado este recurso constantemente. A veces con razón, otras sin tenerla. Construye enemigos innombrables, opositores despiadados y conspiraciones en su contra. 
“Soy el mandatario más atacado por adversarios en los últimos 100 años”.

A eso dedica gran parte del discurso cada día, a generar la percepción de ser víctima de ataques inmerecidos y así, construir su identidad. Un blindaje frente a quien opina distinto, frente a la incompetencia de sus decisiones y los malos resultados.

Escribe Daniele Giglioli en su libro -Crítica de la víctima- que “La víctima es el héroe de nuestro tiempo”. Y es ahí donde el presidente quiere estar, en ese rincón del imaginario de la sociedad, junto a Morelos, Hidalgo y Benito Juárez. 

Desde ahí quiere edificar su legado, aquel que a pesar de la adversidad se sobrepuso a todo para ser el salvador esperado o el luchador incomprendido.

Continúa Giglioli, la víctima se “inmuniza contra cualquier crítica, garantiza la inocencia más allá de toda duda razonable. ¿Cómo podría la víctima ser culpable o responsable de algo? La víctima no ha hecho, le han hecho; no actúa, padece” 

Desde ahí, desde el palco de víctima y moralista, el presidente lanza mensajes para esquivar la realidad. “No es corrupción, son aportaciones. La prensa fifí. Yo tengo otros datos. Ya chole”.

Esta forma de infantilizar la presidencia evita que en su gestión exista autocrítica y corresponsabilidad de sus actos. Con la inmadurez de un niño que miente se atreve a declarar que está satisfecho con el manejo de la pandemia por parte de Hugo López Gatell y con el desempeño del Secretario de Salud Jorge Alcocer. 

Al final solo son víctimas del estado en que recibieron el sistema de salud de parte de los gobiernos anteriores, nada tienen que ver las declaraciones irresponsables del sub secretario de salud, la cancelación del Seguro Popular, las más de 497mil muertes en exceso de enero 2020 a marzo 2021 o el desabasto de medicinas y vacunas. “La narrativa de desabasto de medicamentos para niños con cáncer, es, casi golpista” según lo dicho por López Gatell, nuevamente las víctimas son ellos.

Si la posible Revocación de Mandato es un fracaso, ellos serán las víctimas, nada tendrá que ver el recorte de casi 5mil millones de pesos al INE por parte de los diputados de Morena, el Partido del Trabajo y el Partido Verde Ecologista. 

Y así, mientras el presidente busca ser la víctima elegida cada mañana, les roba espacio a las verdaderas víctimas. Le aumenta 76% al presupuesto de la Guardia Nacional y apenas entre el 1% y 13% a las instituciones dedicadas a la protección de derechos humanos, de mujeres, menores de edad y víctimas de delitos.

Ahí están las víctimas, los desaparecidos, los feminicidios, los más de 100 mil homicidios en lo que va de este sexenio, los niños y niñas sin medicamentos, la pobreza extrema, las empresas que cierran, los migrantes, las miles de personas privadas de la libertad sin sentencia, las consecuencias de la impunidad, las víctimas. 

@JoseiRasso 

Temas

Lee También

Recibe las últimas noticias en tu e-mail

Todo lo que necesitas saber para comenzar tu día

Registrarse implica aceptar los Términos y Condiciones