Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Viernes, 14 de Diciembre 2018

Ideas

Ideas |

¿Y si mejor se abate la delincuencia?

Por: Laura Castro Golarte

¿Y si mejor se abate la delincuencia?

¿Y si mejor se abate la delincuencia?

Esta semana empezó muy intensa con la información que circuló casi todo el lunes relativa, primero, a los jóvenes que fueron secuestrados en Tlajomulco y dejados luego en Tlaquepaque, desnudos y con visibles muestras de que habían sido “torturados”. Y además, con el asunto del tráiler y los 150 cadáveres.

Sobre el tema del tráiler la información no ha cesado, por supuesto que un hecho así genera polémica, escándalo, indignación social, y, bueno, la primera reacción del Gobierno del Estado, directamente involucrado a través de las dependencias responsables, fue despedir al director del Instituto Jalisciense de Ciencias Forenses; y al día siguiente, en una segunda reacción, al fiscal.

Y el jueves vino el remate con el anuncio de la intervención de la Contraloría que promete una investigación exhaustiva y probablemente la caída de más cabezas (18 burócratas están en la mira); y con la noticia de que se va a construir una cámara frigorífica más grande para que no se vuelva a presentar una situación ni siquiera similar. El Ejecutivo estatal agregó: “Y (también habrá) un espacio para cadáveres en descomposición que tendrá una gran capacidad, por encima de los 300 cuerpos, para que no se vuelva a repetir este lamentable hecho. Se va abatir el rezago para la disposición de las víctimas de sucesos de hechos violentos no identificadas, siguiendo los protocolos con pleno respeto a sus derechos”. Yo lo que quisiera es que se abatieran los hechos violentos y la delincuencia y que no haya tantos muertos.

En cuanto a los muchachos secuestrados y liberados, no se ha vuelto a saber mayor cosa. La primera información que circuló decía que eran 11 jóvenes, entre 14 y 19 años, y que uno de ellos había muerto.

Al día siguiente busqué información y no hallé. Fue hasta el tercer día que encontré una nota en El Universal donde se hablaba de ocho jóvenes entre 17 y 27 años, uno muerto. Esta, en realidad, es la única coincidencia informativa, la del joven que apareció sin vida y que esperaban que fueran a identificarlo.

En ambos casos, el significado profundo es terrible y no habla bien de las autoridades. De entrada, el secuestro de los muchachos, independientemente de las razones; y los 156 cadáveres en un tráiler más otros que no caben y no saben dónde poner, son noticias grave de los niveles de delincuencia organizada y de descomposición social a los que se ha llegado. Ineficiencia, corrupción, negligencia y todo lo demás.

La cuestión es que se nos ha ido la semana siguiendo el derrotero del tráiler y de las decisiones gubernamentales reactivas, y apenas podemos llegar a tener una idea, más o menos, de lo que pasará con tantos cuerpos mientras desde la autoridad se deja de lado que se trata de víctimas de la delincuencia y que por lo menos, con respecto a estos cuerpos, hay más de 300 deudos que lloran a sus familiares desaparecidos. ¿Quiénes eran?

Sin duda, hijos, padres, hermanos, esposos, novios de alguien; no se ha dicho si todos eran hombres, o si también hay cadáveres de mujeres; ni las edades ni nada de eso. El mismo lunes se dijo que tenían años en el Instituto de Ciencias Forenses y que no sólo eran esos 150, sino cientos más, y que algunos tenían más de cuatro años por diversas razones incluso jurídicas.

Son muchos cadáveres, muchos deudos; hechos así abonan al deterioro del tejido social. Y más aún, si todo el foco está en el tráiler y se ha dejado de lado, pero por completo, el caso de los muchachos del que se tendría que informar y también se debería estar reaccionando y tomando medidas.

Sabemos que con frecuencia no se puede informar porque hay investigaciones en curso y todo eso, pero también hay un hecho del que se dio cuenta en un principio;  y si no hay un seguimiento lógico de la autoridad e información creíble de frente a la sociedad, lo que se genera es incertidumbre y desconfianza.

Ojalá se reconsidere en el manejo de esta información y en las soluciones y medidas más allá de simplemente reaccionar para “calmar las aguas” y cortar cabezas; que se actué en consecuencia, sí, pero con respecto a la posición de Jalisco en los primeros lugares de inseguridad en el país; las acciones deberían enfocarse en abatir la delincuencia y no en el rezago para la disposición de víctimas.

(lauracastro05@gmail.com)

Temas

Lee También

Comentarios