Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Lunes, 21 de Octubre 2019
Ideas |

Vivimos en estado de indefensión

Por: Gabriela Aguilar

Vivimos en estado de indefensión

Vivimos en estado de indefensión

Los tanatólogos de la Escuela de Espiritualidad enseñan que por cada muerte violenta 200 personas resultan afectadas debido a la alteración de los ambientes. Así lo expuso la periodista Marcela Turati hace casi diez años, en el libro “Fuego Cruzado”.

La semana pasada, entre el lunes 9 y el viernes 13 de septiembre, se registraron varios hechos violentos en el Área Metropolitana de Guadalajara (AMG) con un factor común: el robo en distintas modalidades, principalmente el de automóvil. Es, hasta el momento, de las peores jornadas de inseguridad y violencia para la ciudadanía con el contexto macabro del hallazgo de 119 bolsas con restos humanos localizadas en el predio La Primavera, en Zapopan.

En esas fechas el Observatorio sobre Seguridad y Justicia de la Universidad de Guadalajara informó sobre el aumento de los homicidios durante el primer semestre del año. Tlajomulco, Zapopan y Tonalá registraron un incremento promedio de 40 por ciento con respecto al mismo periodo del año pasado.

Todo en una semana, la misma en la que los presidentes municipales presentaron sus informes de actividades, construidos con su realidad alterna.

En esos cinco días, en el AMG, el dueño de una camioneta de reciente modelo disparó contra supuestos ladrones que intentaron despojarlo de ella; al día siguiente una mujer sufrió una fractura expuesta de nariz por la golpiza que le propinó un asaltante durante el intento del robo de su vehículo; al percatarse de este hecho, un guardia de seguridad privada disparó y lesionó a dos de tres involucrados. Posteriormente, a dos pequeñitas les marcaron la vida para siempre después de ser privadas de la libertad por cinco sujetos que se llevaron el automotor en el que viajaban. Al resistirse, su padre fue lesionado de muerte en la cabeza, en el mismo lugar quedó sin vida un vecino que inútilmente quiso ayudar a evitar la tragedia. Las niñas fueron encontradas minutos más tarde. Ese mismo día por la noche, en San Agustín, en Tlajomulco, sujetos armados intentaron despojar de su camioneta a un hombre de 35 años a quien le dispararon al intentar evadirlos. Su esposa lo llevó aún con vida a un hospital, al ingresar al quirófano falleció. Del otro lado de la ciudad, en la Cruz Verde Planetario, otro hombre moría por herida de bala al ser robado en la Colonia Jalisco.

La madrugada del viernes una joven pareja llegó a una gasolinera en la colonia Belisario Domínguez con el fin de robar la venta del día, asesinaron de un disparo al guardia de seguridad e hirieron al despachador.

Si hacemos una multiplicación de las víctimas y número de personas afectadas después de un hecho violento, el resultado seguirá siendo motivo para rechazar esa frase común de las autoridades: es la lucha contra los grupos delictivos y el combate entre ellos. No, la suma nos deja, sin lugar a dudas, en un estado latente de indefensión.

Temas

Lee También

Comentarios