Miércoles, 19 de Febrero 2020
Ideas |

Vivan los héroes que nos dieron puentes

Por: Diego Petersen

Vivan los héroes que nos dieron puentes

Vivan los héroes que nos dieron puentes

Se quejó el presidente, no sabemos si como una forma más de distraer la atención de los temas importantes o porque realmente lo cree, de que la política de recorrer el día feriado al lunes inmediato anterior hace que los niños ni se enteren de qué es lo que se festeja y quién es el héroe al que debemos la gracia de no ir a clase o a trabajar. Y es en serio que no sabemos cuál es la intención del presidente al sacar este tema porque por un lado ha demostrado ser un excelente creador de distractores cuando se le viene el apagón al gobierno federal, desde el combate al huachicol para ocultar una escasez de gasolina hasta la absurda rifa del avión presidencial para que no hablemos del desabasto de medicinas y, por el otro, es realmente un fan de la historia nacional, pero de la historia de cartitas, la de los libros de textos, una historia llena de buenos y malos, de juicios y prejuicios, de blancos y negros, consensada en fechas y memoriales.

Tiene razón el presidente de que al mover la fecha del día feriado se hace aún más complicado de lo que ya era recordar qué festejamos, pero también es cierto que antes tampoco había demasiada claridad. De acuerdo con el calendario oficial solo son cinco las fechas en las que nuestros héroes nos dieron puentes: el 5 de febrero, día de la Constitución, que tristemente son los políticos los primeros en ignorarla; el 21 de marzo, natalicio de Benito Juárez, pero que como coincide con la entrada de la primavera y ahora en tiempos del new age con el equinoccio, terminamos por no saber bien a bien qué festejamos; el 5 de mayo, la batalla de Puebla, cuando las armas de México se cubrieron de gloria… por unas horas, pues a la postre perdimos la guerra; el 16 de septiembre, día del inicio, que no de la terminación, de la independencia pero que en realidad celebramos el 15 por así haber convenido a los intereses del dictador Porfirio Díaz y que es la única fecha que no se mueve; y, finalmente, el 20 de noviembre día del comienzo de la revolución maderista. La selección de fechas y celebraciones es pues tan arbitraria como la historia misma.

Los fines de semana largos o puentes son hoy por hoy una institución económica que tiene como objetivo promover el turismo interno que, está comprobado, termina generando una importante transferencia económica de las grandes ciudades a las poblaciones rurales, de las ciudades ricas a las comunidades más pobres, por lo que tiene todo el sentido mantenerlo como está. Para eso se adecuaron las fechas. No toquemos lo que sí funciona, podemos enseñar más y mejor historia y seguir celebrando a los héroes que nos dieron puentes.

(diego.petersen@informador.com.mx)
 

Temas

Lee También