Martes, 02 de Junio 2020
Ideas |

Una deuda, una elección

Por: Allá en la Fuente .

Una deuda, una elección

Una deuda, una elección

Espérense: tengan tantita memoria. En 2013, cuando el actual gobernador de Jalisco perdió la elección, criticó a Aristóteles Sandoval por solicitar dos mil 500 millones de pesos de deuda a largo plazo.

“Estoy muy triste por Jalisco”, dijo entonces. “Lo que pase con Jalisco les importa poco. Solamente cuentan sus intereses. Están hipotecando el futuro de Jalisco”, remató.

Siete años después, como gobernador, busca endeudar a Jalisco por seis mil 200 millones de pesos, con lo que él solito engordará la deuda pública en casi 12 mil millones (cinco veces más que su antecesor) porque a principios de su gestión, recuerden, ya había pedido otro préstamo.

Lo más oneroso es que dos mil 600 millones de pesos, casi mitad de la nueva solicitud de deuda, están sin etiquetar ni justificar y son para destinar a municipios. Hay quien ve que en realidad es un mecanismo de financiamiento naranja para la elección intermedia de 2021.  

Por si fuera poco, el refundado idiolecto naranja maneja muy bien el discurso: no le llaman deuda sino “reactivación económica de Jalisco”; no necesita justificación porque es una necesidad impuesta por la pandemia; no afecta las finanzas del Estado porque no es deuda sino un “mecanismo para tener flujo”.

***

Para aprobar la nueva deuda estatal por seis mil 200 millones de pesos es necesaria la mayoría calificada en el Congreso de Jalisco (26 votos de 38).

Los 16 diputados naranjas más los nueve panistas ya dijeron que se repartirán el botín con su voto a favor. Eso da 25 en total. Sólo necesitan un voto más del algún chalán: cualquiera de los dos diputados del PRD, la del PVEM o el del PT. Con eso logran su mayoría calificada. El PRI (3) y Morena (6) ya dijeron que no darán su voto a favor.

En otra palabras, todo indica que dejarán pasar sin justificación ni transparencia esta nueva deuda estatal copeteada.

Temas

Lee También