Martes, 20 de Abril 2021

LO ÚLTIMO DE Ideas

Ideas |

Un año

Por: Laura Castro Golarte

Un año

Un año

Hay cosas que no me gustan: el pleito con los medios de comunicación, por ejemplo; o la insistencia en dividir a los mexicanos entre los que están con él (me refiero al Presidente de México) y los que no (una actitud que contribuye a radicalizar a chairos y a fifís, un discurso desafortunado y exaltado, de un lado y de otro, ¡pa’aburrir!). No me gustan algunas declaraciones ni reacciones de miembros de su gabinete, ni que muchas decisiones que se han tomado no se hayan explicado bien. No me gustan los escasos resultados en materia de seguridad pública.

Aparte esta lo que me gustaría: que las mañaneras no fueran todos los días, que el discurso del Presidente siempre fuera incluyente (de y para todos los mexicanos, todos, todos, sin excepción alguna); que en esas conferencias de prensa algunos colegas de plano no se presentaran, los que hacen preguntas largas y lambisconas o preguntas fuera de contexto o cuestionamientos imprudentes e innecesarios; me gustaría que hablara más rápido y que explicara mejor todo lo que expone, pero si no, me gustaría que tuviera un equipo de comunicación que reaccionara de inmediato, que estuviera muy bien preparado y que distribuyera la información con toda la amplitud para no dejar espacios para las dudas o para las tergiversaciones y la manipulación.

Me gustaría mucho que no se satanizara a quien critica o señala sin intenciones ocultas; y que no se cortara con la misma tijera a los periodistas. Que el Presidente de México (su equipo más cercano, sus asesores) discriminara y valorara la crítica constructiva y responsable, que la hay; y que tomara en cuenta a expertos en diferentes áreas que aportan su conocimiento con las mejores intenciones de contribuir a la definición de políticas públicas de urgente implementación y más efectivas.

Me gustaría que tuviera un poco de humildad real y reconociera que no lo sabe todo, ni lo puede todo; y que cuando llegó a la silla presidencial encontró las cosas peor de lo que le habían informado, de lo que las esperaba; y que no es fácil y la responsabilidad sobre sus hombros, descomunal. Y que no va a alcanzar a hacer tanto como quisiera, como prometió.

Me gustaría que dejara ya a un lado el discurso de los gobiernos del pasado (los mexicanos nos acordamos muy bien de todo eso) y se pusiera a trabajar, en el poco tiempo que tiene, para cambiar las cosas de fondo en lugar de repetir el discurso que se enfoca en adversarios y enemigos políticos. Así, paulatinamente, Andrés Manuel López Obrador ha ido tirando capital político. Me encantaría que trascendiera ya esa postura que lo limita y mostrara que es capaz de gobernar de otra manera, diferente y mejor, por supuesto, para todos los gobernados; y que pese al poco tiempo logrará hacer lo que nadie antes porque romperá patrones... Eso me gustaría.

También hay cosas que me gustan: la decisión de mantener la disciplina en el manejo de las finanzas públicas (el índice inflacionario ha bajado y, aparte, en un caso inédito, las repercusiones favorables en la microeconomía); el enfoque profundamente social del presupuesto de egresos de la Federación para el año que entra que privilegia la atención a los adultos mayores y a los jóvenes; el estilo diferente de gobernar en comparación con todos los anteriores respecto a las decisiones que toma y, en general, la transparencia que practica; la determinación, con acciones precisas y evidentes, de combatir la corrupción sin tregua ni cuartel; el autocontrol para no caer en ciertos juegos como los de la CNTE y Antorcha Campesina; la contrarreforma educativa; la supresión de lujos en la burocracia antes dorada y la austeridad en general; el aumento al salario mínimo y la pretensión de mejorar los ingresos de los mexicanos de manera significativa a lo largo del sexenio (medidas contra la desigualdad); y, entre otras cuestiones, la reforma en materia sindical que rompe con décadas de corrupción y de corporativismo, de traiciones a las clases trabajadoras (a todos los mexicanos en realidad).

Ha pasado un año, faltan cinco; se puede hablar de altibajos y claroscuros, pero creo que hay más altos y claros que lo contrario. Vamos a ver qué sigue y cómo sigue.

(lauracastro05@gmail.com)

Temas

Lee También