Martes, 04 de Agosto 2020
Ideas |

¿Trump y AMLO, almas gemelas o patrón y siervo?

Por: El Informador

¿Trump y AMLO, almas gemelas o patrón y siervo?

¿Trump y AMLO, almas gemelas o patrón y siervo?

La reciente visita que hizo AMLO a Trump bajo el pretexto poco creíble de celebrar el aniversario de la firma del tratado que sustituyó al TLC, celebrado entre Canadá, México y EU, misma reunión a la que inteligentemente el primer ministro canadiense, Justin Trudeau, se excusó de asistir aduciendo la terrible pandemia que está sufriendo EU, en gran medida debido a la indolencia con la que ha sido atendida la misma por el presidente de ese país, quien sigue insistiendo que no ha sido nada, sino un ligero contratiempo que ya ha pasado, no obstante que ha causado ya la muerte de 130 mil americanos y contagiado a más de tres millones.

El caso es que los aduladores elogios que le ha dedicado Trump a nuestro Presidente, no deben hacernos caer en la trampa de creer que son ciertos y sinceros, sobre todo después de habernos calificado a todos los mexicanos de criminales y violadores. Por una parte, el dicho muy sabio dice que el desmedido elogio no es sino vituperio y, por la otra, Trump lo que quiere es congraciarse con los residentes de origen mexicano que votarán en las próximas elecciones de noviembre, de manera que no se debe caer en el garlito, pero tenemos la confianza que dicha acción totalmente politizada y politiquera, no le rendirá fruto alguno al cuasi dictador Trump.

  •  ATALAYA

Urge un nuevo modelo económico

Tras la muerte del modelo comunista y la estrepitosa desaparición del paraíso del proletariado quedó solo el capitalismo, ahora denominado neoliberalismo, pero este modelo hegemónico a partir de la inhibición total de la Unión Soviética también está mostrando su fracaso total y su carencia de respuestas para los nuevos retos de la humanidad, como lo son el cambio climático, la globalización y la insultante desigualdad y sobre concentración de la riqueza mundial en unas cuantas manos, dejando en estado de pobreza a la gran mayoría de los seres humanos. Es por ello que la mayoría de los economistas expertos a nivel mundial está pidiendo que se analice al actual capitalismo y que se le reforme o que se implementen medidas eficaces para poder resolver los lacerantes problemas de la desigualdad económica entre países e individuos en todo el orbe.

La realidad es que el mundo actual ha vivido días orgiásticos comparables con los años finales del Imperio Romano, que pueden derivar ya sea a un nuevo Renacimiento o a un neofeudalismo y la consiguiente Edad Obscura como la que caracterizó a los siglos inmediatos a la caída de aquel Imperio. Hace falta modificar el modelo económico actual e implementar un nuevo modelo con rostro humano, como algunos lo han definido.

Para ello se requiere gran voluntad política y liderazgo con credibilidad a prueba de bombas, para lograr una mayor equidad en la distribución de la riqueza, tanto entre los países como entre los individuos, que necesariamente se deberá traducir en mayor justicia y participación en los beneficios de la modernidad para la mayor parte de los habitantes del planeta. Los signos alarmantes de inconformidad y descontento ya están emergiendo a la luz pública, pero lamentablemente sólo han servido para que los populistas y demagogos aprovechen el río revuelto para sus perversas intenciones.

por Sergio López Rivera

  • FILOSOFÍA COTIDIANA

Nada es nuestro

Un buen arquitecto, preocupado por la naturaleza y su inteligente conservación, precisamente para heredar a nuestras futuras generaciones un placentero entorno en el cual sobrevivir, es, sin duda alguna, Alfonso Montejano… egresado de la Univa, pero antes compañero en las aulas del Costa Rica, en la atesorable formación Marista del bachillerato.

De su creatividad generosa quisiera compartir con ustedes una muy oportuna reflexión poética, sustentable y filosófica sobre nuestra irresponsabilidad humana –que en la soberbia de sentirnos dueños y señores de ésta, nuestra casa colectiva– la hemos devastado, olvidándonos de que en realidad sólo la tenemos “en comodato”, pero finalmente, “nada es nuestro” y lo primero que le sobra o estorba, por insano comportamiento, “semos” nosotros.

“Nada es nuestro y la ambición nos transformó en cautivos / La naturaleza es un paraíso regalado en administración / Y aunque el hombre intente mejorar las condiciones (ya, por cierto) inmejorables... / Qué mejor poema que el esbozo de una flor / Qué mejor música que las olas del mar rompiendo en la arena / Qué mejor melodía que el canto de un gorrión / Qué mejor sonido que el murmullo de un arroyo, esquivando a las piedras / Qué mejor pintura que el aire, delineado en la nieve / Qué mejor color que el bosque atardecido del otoño / Qué mejor vida que sembrar para el invierno / Qué mejor muerte que ayudar a la supervivencia / Qué mejor salvación que vivir como se piensa…”.

De esa colorida tarde otoñal, con sus ocres señoriales, de ese invierno gélido, que ya nos aguarda casi a la vuelta de la esquina, permítanme parafrasear el comentario genial del actor inglés Michael Caine, en una entrevista para el programa televisivo de Stephen Colbert –dedicado expresamente para los mayores (+) de 60– y atendiendo a la pregunta: “¿Cómo se siente envejecer?”… – “Bueno, considerando la otra alternativa, ¡Fantástico!”… “La edad es una idea” y aunque en realidad “nada sea nuestro”, somos los responsables de su óptima administración.

por Uriel Eduardo Santana Soltero

  • MERCADOTECNIA

Precaución con mayor cuidado

El comportamiento dejó de ser personal. La tecnología absorbe todo cuanto hacemos y deseamos.

Se acabaron los secretos y no hay misterios personales. Sin exagerar, puede afirmarse que cualquiera puede penetrar.

Cuánto debemos o tenemos en un banco o en custodia a través de instituciones o personas en quien depositamos confianza. Por lo mismo ocurre en cuestiones personales propias de intimidad con planes de comportamiento íntimo.

De manera fácil se puede acceder a cuanto hacemos y deseamos como si fuera un chip en el cerebro. Por todo ello cualquier precaución es poca o insuficiente para albergar aquello propio guardado en la computadora o el teléfono. Cada quien debe crear su fórmula secreta y evitar su divulgación. Usted tiene la palabra y disposición.

Dios nos guarde de la discordia.

sicpm@informador.com.mx

por Carlos Cortés Vázquez

Temas

Lee También