Viernes, 07 de Agosto 2020
Ideas |

Si y sólo si

Por: Laura Castro Golarte

Si y sólo si

Si y sólo si

Por supuesto que no es obligatorio pero la verdad es que seguir las conferencias vespertinas en las que se actualiza la información sobre la evolución de la COVID-19 en la República mexicana es, por decir lo menos, formativo. He aprendido nuevos conceptos, a veces hasta me animo a interpretar datos y curvas, porque todos los días se explica puntualmente cada cosa y con mucha frecuencia, se repiten y se repiten las mismas explicaciones sin que, hasta el momento, dado el seguimiento que le he dado claro, haya descubierto alguna inconsistencia o sorprendido al Dr. Hugo López-Gatell en alguna contradicción.

He tenido dudas, como todos o casi todos, pero día con día algo aprendo y algo se aclara. Las preguntas que a veces juzgamos tontas, de los colegas presentes en la conferencia, muchas veces sirven para abundar sobre cuestiones que se creían comprendidas totalmente y resulta que no. Aparte de lo que se expone cotidianamente, compartí en comentarios pasados que tomé un curso para la cobertura de COVID-19 ahora y en el futuro, auspiciado por el Centro Knight de Periodismo. Estoy convencida de que la formación de los periodistas debe ser una actividad permanente. 

Bueno, pues ahí aprendí que la pandemia trae loco al mundo porque es nueva y no había antecedentes para atajarla, que todos los días surge en el mundo información nueva, sobre pruebas, tratamientos, vacunas, manejo de datos, sistemas de vigilancia epidemiológica, intereses, errores y rectificaciones locales y globales.

Que la OMS y las entidades responsables de la salud en cada país se hacen pedazos tratando de tomar las mejores decisiones con base en las experiencias de los países donde pegó primero y en las variables de cada lugar: niveles económicos, educativos, recursos e infraestructura sanitaria; situación económica y realidad política.

Y que, entre otras muchas cosas, es impredecible porque de pronto surgen rebrotes donde se creía que ya no habría; porque se pensaba que el clima influía y luego que no; porque no se sabe si los asintomáticos son foco de contagio; porque tampoco se sabe a ciencia cierta qué pasará cuando empiece la temporada de enfermedades respiratorias y porque no se dispone aún de un tratamiento o vacuna que nos proteja. Complejo, muy complejo.

Con toda esta información y el conocimiento de las estrategias en otros países, me percaté de que el manejo de la pandemia en México ha sido adecuado, no es perfecto, ninguno lo es, pero estoy convencida de que ha sido correcto y atinado, si es que los objetivos eran y sé que son, no saturar los servicios de salud y tratar de reducir el número de fallecimientos lo más posible, con la búsqueda del equilibrio constante entre las acciones para atajar a la pandemia y las acciones para no colapsar la economía en un país como el nuestro, con más de 50 millones de mexicanos viviendo en la pobreza. Más complejo aún.

En este orden de ideas, me resulta muchas veces incomprensible cómo es que el foco de las críticas se concentra en el subsecretario de Salud, quien además es la parte que da la cara de una estrategia, delineada desde enero, que ha sido construida por especialistas de todas las áreas pertinentes. Construida, revisada, diseñada y rediseñada conforme la pandemia evoluciona. Y me resulta difícil entender también, que se le busquen tres pies al gato, sin necesidad.

Desde el principio, el Dr. López-Gatell ha explicado las tendencias, los cálculos y las estimaciones sin dejar de acotar que tales predicciones se cumplirían si y sólo si se mantenían la disciplina y las acciones contra la propagación del virus como el confinamiento, la sana distancia y la higiene de manos, fundamentalmente. 

Si y sólo si se respetan las medidas del semáforo, tomando en cuenta las circunstancias vigentes; si y sólo si se avanzaba (y se avanzó) en la reconversión hospitalaria, entre las medidas y acciones principales de una estrategia, reitero, que se delineó para todo el país, desde mediados del mes de enero de este año, en cuanto se tuvo noticia de la enfermedad nueva, incluso antes de que se llamara COVID-19 y antes de que se declarara pandemia. 

Las explicaciones y acotaciones sobre las curvas, el aplanamiento y las estimaciones de cuándo serían los picos, por ciudades y zonas metropolitanas, no todas, pero las principales, han sido constantes. Cuando no se ha cumplido con las predicciones es porque se ha roto la disciplina y ha aumentado la movilidad. No hay inconsistencias en la estrategia en la medida en que se han hecho las advertencias pertinentes de manera constante y con todas sus letras. Nadie ha prometido erradicar la pandemia de México, ni evitar los contagios ni las muertes al cien por ciento; el objetivo siempre estuvo en no saturar los hospitales y hasta ahora se ha conseguido, con altibajos, en todo el país.

Continuar con esta circunstancia será posible si y sólo sí entendemos que no hay de otra y que va para largo. Me cuido, te cuido, nos cuidamos todos. No aflojar las medidas de protección, quedarnos en casa si podemos y, si no, extremar precauciones. #YoMeQuedoEnCasa.

(lauracastro05@gmail.com)

Coronavirus

Temas

Lee También