Martes, 27 de Julio 2021

LO ÚLTIMO DE Ideas

Ideas |

Seguridad, esfuerzo y resultados

Por: Diego Petersen

Seguridad, esfuerzo y resultados

Seguridad, esfuerzo y resultados

Uno de los vicios más repetidos de los políticos es confundir el informe de esfuerzo con el reporte de resultados. Les cuesta trabajo entender que a los ciudadanos nos importa poco, o más bien nada, el esfuerzo que pongan en solucionar un asunto si al final del día no se logra el objetivo. 

Esta confusión es particularmente recurrente en materia de seguridad pública. Estamos trabajando; nos juntamos todos los días por la mañana, muy temprano a analizar, a tomar decisiones, repite el presidente cada vez que hay una crisis. Estamos haciendo reuniones de coordinación, dice el fiscal de Tamaulipas cuando se le pregunta qué van a hacer para darle paz a Reynosa tras el atentado contra la población civil que dejó 19 muertos en sucesivos ataques. La misma respuesta se repite estado por estado, en todos los municipios del país.

Después casi 30 meses de gobierno y más de 600 reuniones de seguridad a las seis de la mañana en Palacio Nacional, ¿cuál es el resultado en seguridad pública?, ¿qué acuerdos se han tomado que hayan transformado la seguridad de los ciudadanos?, ¿qué le decimos a los habitantes de Reynosa sobre la utilidad de las “reuniones de alto nivel” que ha tenido el fiscal de Tamaulipas con los mandos de la Guardia Nacional, el Ejército, la Marina o la Fiscalía si al día de hoy no hay una explicación ni un responsable detenido?

En ningún ámbito de la administración pública el esfuerzo es algo que pueda aplaudirse... Para que una estrategia pueda considerarse como tal debe tener objetivos claros...

Antes de discutir el despropósito de renunciar a una Policía nacional de corte civil y pasar a la Guardia Nacional de manera definitiva al Ejército hay que evaluar los resultados. La tendencia de los homicidios no baja. Seguir igual, “estabilizar el deterioro”, como dice eufemísticamente el Gobierno federal de la seguridad, no es un resultado aceptable a dos años de la existencia de esta fuerza policiaca. La violencia sigue golpeando y cada vez con más fuerza a la población civil. Dicho de otra manera, aquello de que “sólo se matan entre ellos” es falso y no hay resultado alguno que presumir. Tampoco se ha recuperado territorio, por el contrario, lo que vimos durante el proceso electoral fue al crimen organizado haciendo más patente que nunca su control en los municipios a través del ejercicio de la violencia. Finalmente, ni siquiera podemos decir que se acabó la lucha entre carteles, que dejar de detener capos (que ciertamente sirvió de mucho) haya evitado las guerras por el control de plazas.

En ningún ámbito de la administración pública el esfuerzo es algo que pueda aplaudirse, pero mucho menos en seguridad. Para que una estrategia pueda considerarse como tal debe tener objetivos claros y metas en el corto y el largo plazo. Cuando se confunden el método con el objetivo, el sudor con el logro y las reuniones con estrategia, no vamos a ningún lado.

diego.petersen@informador.com.mx

Temas

Lee También