Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Lunes, 23 de Julio 2018

Ideas

Ideas |

Retos y reclamos en próxima asamblea de la Liga del Pacífico

Por: Salvador Cosío Gaona

Retos y reclamos en próxima asamblea de la Liga del Pacífico

Retos y reclamos en próxima asamblea de la Liga del Pacífico

A partir del próximo lunes 26 de febrero, y por al menos tres días, se habrá de efectuar en la ciudad de Hermosillo, Sonora, una importante reunión de la asamblea de directivos de equipos de la Liga Mexicana del Pacífico (LMP), nuestro máximo circuito de práctica profesional del Rey de los Deportes jugándose en época invernal. La reunión de jerarcas de las organizaciones beisboleras que conforman la LMP y su presidente, Omar Canizales, deberá ser el marco para que inicie el análisis sobre medidas a adoptarse ante los inconvenientes que resultaran derivados del inicio del nuevo esquema de competencia de la Liga Mexicana de Beisbol (LMB) —el máximo circuito mexicano del Rey de los Deportes jugándose profesionalmente en época de verano-, ya que justo en este año 2018 se inaugurará el formato novedoso de contar con doble temporada en un solo ciclo anual, por lo que el primero estará iniciando en aproximadamente un mes, por la tercera semana de marzo, y el segundo calendario y su respectiva Postemporada estará finalizando en el mes de septiembre, a muy pocas semanas del inicio de las actividades ordinarias de la LMP en lo que será la temporada 2018-2019 del circuito invernal, siendo fundamental el que empiecen a bosquejar cómo habrán de afrontar la severa problemática que aquejará en razón de la fatiga de muchos o quizá la mayoría de los peloteros, que jugando en ambas Ligas, tendrán mucho muy escaso tiempo de descanso y para perseverar en buena forma física con el objetivo de tener condición física y metal adecuadas a fin de presentarse oportunamente en su respectivo campamento de pretemporada y estar en plena disponibilidad para afrontar el reto del inicio del calendario ordinario de la temporada invernal, que es por ahí entre los días 9 al 11 de octubre de este que será beisboleramente  intenso 2018.

Se escucha como algo a iniciar en la discusión el que deja darse el paso que ya se ejecutó en la LMB en cuanto a la habilitación de la plena calidad de peloteros mexicanos a todos los que, por no haber nacido en suelo patrio, están estamentados como extranjeros al no ser oriundos y a pesar de contar los atributos legales que la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos les señala para ser considerados nacionales, como el haber nacido de uno o ambos padres con nacionalidad mexicana o haber obtenido esa calidad de connacionales al haber logrado recibir legalmente la naturalización correspondiente según alguna de las diversas hipótesis jurídicas que al efecto están normadas por la Constitución de la República y sus normas reglamentarias, con lo que los equipos podrían abrir su abanico de posibilidades en cuanto a coptar peloteros incorporándolos en su roster en calidad de paisanos, liberando espacio que ahora ocupan al estar en sus equipos como extranjeros muchos de los llamados “pochos” y podrían así contratar a otros beisbolistas de otra nacionalidad diversa a la nuestra para fortalecer su recurso humano enfrentando así con menos dificultad el handicap que reviste la menor oferta de buenos jugadores por culminar muy agotados muchos de los que están en el mercado ordinario, tras desahogarse la pesada agenda bi-campaña de la LMB.

A ese esquema de eliminación del candado que impide jueguen como mexicanos todos los peloteros que lo son legalmente, pero que por el sectarismo y conveniencia de la LMP no tienen reconocido su derecho al respecto, podría anexarse el que pudiese consolidarse el acuerdo de jerarcas de la LMP en cuanto a incrementar el número de peloteros permitidos a tener en el roster con etiqueta de importados, pasando de los ocho que hasta ahora se permiten a un número que podría quizá llegar a 10 o incluso más, adicionándose también el monto de beisbolistas que cada equipo pueda tener en su roster activo para pasar de los 29 que actualmente se permite hasta llegar a un número que podría ser de 32 elementos, con lo cual podrían incorporarse a la actividad de los escuadrones varios peloteros jóvenes que estarían así recibiendo la oportunidad de participar con mayor asiduidad y tener la opción de foguearse para obtener la experiencia idónea que los catalogue como útiles. Estás medidas podrían ir ligadas de la reducción general a sólo cinco los días que en general deban esperar los equipos para poder reactivar jugadores que hayan sido temporalmente inhabilitados por diversas causas, modificándose el esquema que es ahora de cinco días de espera para reactivación de peloteros de campo y 10 en relación a los serpentineros.

Seguramente no ultimarán la discusión o sólo se harán los albores para seguir analizando y pensar en fraguar los acuerdos en posteriores asambleas de la LMP, pero además se habrá de analizar el resultado de la temporada 2017-2018 que culminó a fines del mes de enero pasado y como un punto estelar habrá discusión sobre el fracaso deportivo de México en la sexagésima edición de la Serie del Caribe que se efectuó del 2 al 8 de febrero pasado en el estadio de beisbol casa de los Charros de Jalisco, que habiendo sido muy exitosa en cuanto a organización, promoción, logística y comercialización, se sigue lamentando la vergonzosa actuación del seleccionado mexicano y seguramente habrá intenso y hasta ríspido diálogo al respecto. Ojalá resulten cosas positivas de la asamblea surgiendo acciones que tiendan a favorecer al beisbol mexicano y no quede sólo en reclamos estériles.

@salvadorcosio1

Temas

Lee También

Comentarios