Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Jueves, 23 de Noviembre 2017

Ideas

Ideas |

Relevancia

Relevancia

Relevancia

La Fórmula Uno tiene un problema que tiene que solucionar en los próximos meses si quiere mantener su dominio como la cima del automovilismo. No es un secreto que varios equipos están nerviosos por los cambios propuestos por Liberty Media respecto a los motores que serán utilizados cuando termine el acuerdo actual en 2020. El serial tiene la responsabilidad de continuar siendo el estandarte del deporte motor sin ignorar las repercusiones diarias de las armadoras que compiten, por lo que creo que tienen que llegar a un compromiso que invite a nuevas inversiones en investigación y desarrollo sin proponer gastos exorbitantes.

El motor contemporáneo introducido en 2014 es demasiado complejo, poco fiable y silencioso, pero la cabeza deportiva en esta nueva administración propone cambios bajo las premisas de simplicidad, estandarización y costos. Aunque las propuestas pueden parecer sencillas en papel, una vez traducidas a producción presentan un problema para las compañías que actualmente compiten dentro del serial, ya que representa desarrollar una nueva planta motor desde cero y los costos inherentes significan para muchos empezar como novatos dentro de la categoría.

Otro de los problemas con la Fórmula Uno actual es que los pilotos no necesariamente están exprimiendo al máximo el potencial de sus motores durante las competencias, es por eso que vemos diferencias tan extremas en tiempos entre la calificación y la bandera verde. El piloto tiene que manejar conforme su estrategia le dicte y no necesariamente al límite, por lo que creo que el espectáculo sufre y es evidente para el espectador la falta de competencia.

Debo de admitir que comparto la preocupación de Ross Brawn al proponer los cambios mencionados; sin embargo, siendo el serial más prestigioso y observado en el planeta, las armadoras que toman el riesgo de ser parte del circo necesitan retorno sobre su inversión y beneficios económicos para sus accionistas.

Infinity es la última marca que se atrevió a integrarse a la Fórmula Uno con su primo hermano Renault. La marca de lujo japonesa estuvo participando con Red Bull desde 2013, pero sólo como patrocinador, ahora con el equipo oficial de Renault pretende involucrarse en el desarrollo del motor y sus componentes. Infinity argumenta que la exposición que genera a nivel global la Fórmula Uno es la plataforma perfecta para presumir los avances tecnológicos, potencia y exclusividad que podríamos gozar aquellos que decidamos consumir sus productos.

La estrategia de Infinity no es una novedad y ha funcionado en el pasado, a principios de la década de los noventa Mclaren-Honda aprovechó la plataforma y lanzó al mercado su inolvidable NSX, auto que les permitió entrar al mercado de los superautos.

Espero que los cambios beneficien la competencia y espectáculo sin olvidar la relevancia y responsabilidad para las armadoras.

Preguntas y comentarios @desdepista

Temas

Lee También

Comentarios