Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Jueves, 12 de Diciembre 2019
Ideas |

¿Por qué no irían por el INE?

Por: Salvador Camarena

¿Por qué no irían por el INE?

¿Por qué no irían por el INE?

La semana pasada, en un proceso lleno de tropiezos y denuncias por irregularidades, el Senado de la República consumó la operación gubernamental para imponer a una cercana a Morena al frente de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH).

Es una cuenta más del rosario de posiciones en distintos órganos autónomos que el gobierno del Presidente Andrés Manuel López Obrador logra para sí o los suyos. Una más, sí, aunque sea una muy importante.  

Ahora ya sabemos a qué se refería el tabasqueño cuando hablaba de cambio de régimen. Desapareció el INEE, forzó las salidas de los titulares de la CNH y la CRE, desdeña al INAI, obligó a un cambio en el Coneval, le aplicaron la de copelas o cuello a un ministro de la Corte, le hicieron manita de puerco a la titular del tribunal electoral… y ahora la CNDH.

En menos de un año, los contrapesos han quedado chimuelos. Con esas maniobras, el Presidente ha fortalecido su poder. En contrapartida, la sociedad tiene menos garantías de que las decisiones gubernamentales serán las mejores o de perdida las menos malas.

En menos de un año, los contrapesos han quedado chimuelos. Con esas maniobras, el Presidente ha fortalecido su poder. En contrapartida, la sociedad tiene menos garantías de que las decisiones gubernamentales serán las mejores o de perdida las menos malas.

El diseño de esos órganos contemplaba los vaivenes del poder, y se suponía que sus integrantes estaban blindados (con nombramientos de amplio periodo), para no depender de la voluntad del Presidente.

El nuevo régimen tiene otra opinión sobre cómo deben ser esos entes que solíamos llamar autónomos o la división de poderes.

Con el ímpetu de su triunfo, López Obrador ha desbaratado el edificio institucional construido en tres décadas de PRI-PAN y PRD.

¿Por qué esos partidos no han podido defender a sus criaturas? No es solo por medrosos:  la oposición, que es pequeña, sabe que tiene mucha cola que le pisen, que su mejor opción es que el soberano se olvide de que existen. Lo que parece no saber la oposición es que no van a poder salir del hoyo por la misma rampa por donde se desbarrancaron.

Es frecuente escuchar a gente lamentarse de lo mucho que costará recomponer “lo que había”.

El problema que la oposición no quiere reconocer es que “lo que había” no era lo funcional que PRI-PAN-PRD se afanan en vendernos.

Ante la actual concentración de poder, “lo que había” parece el espejismo de un estado escandinavo.

Sin embargo, “lo que había” no solo era imperfecto, y se prestó a corrupción, sino que muchas veces fue tratado por las autoridades de entonces con el mismo intervencionismo que hoy se le critica a López Obrador. Tan es así que el Instituto Nacional Electoral surgió de una purga que en su momento los partidos que tenían el sartén por el mango decretaron.

Alguien criticará que López Obrador prometió ser diferente. Pero es un político, piensa como político y en este caso tiene la capacidad, y el arrojo, de actuar como político. No como estadista, como político.

Desde esa perspectiva, Andrés Manuel tiene todos los incentivos para continuar el desmontaje institucional, y en esa línea tendría ya solo un par de premios mayores: el instituto de la transparencia y el INE.

La bancada de Morena formalizó ya en San Lázaro una iniciativa para limitar a tres años la presidencia del INE, que hoy dura nueve.

La asonada está en marcha. ¿La clase política no morenista defenderá al INE? Se antoja muy difícil. Esa oposición carece de legitimidad pues nunca hizo un mea culpa por “lo de antes”. Y ahora, su hijo más adelantado, parece dispuesto a despacharse a la mayor de las instituciones autónomas. Nada se lo impide.

Temas

Lee También