Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Sábado, 15 de Diciembre 2018

Ideas

Ideas |

Patrimonio mundial

Por: Armando González Escoto

Patrimonio mundial

Patrimonio mundial

El pasado jueves 29 de noviembre la UNESCO declaró la romería de la Virgen de Zapopan como patrimonio cultural intangible de la humanidad.
La UNESCO es el organismo de las Naciones Unidas para la ciencia, la educación y la cultura, con sede en París, que desde 1973 se interesó por la salvaguarda de las grandes obras materiales que ha hecho la humanidad y que exigen ser reconocidas, protegidas y conservadas. A partir de 2003 este mismo organismo amplió su concepto de patrimonio cultural a las expresiones intangibles o inmateriales como serían, entre otras, las tradiciones y rituales de las comunidades. La propia UNESCO define el patrimonio cultural inmaterial como “el conjunto de creaciones basadas en la tradición de una comunidad cultural expresada por un grupo”.

Sin embargo para que una determinada tradición obtenga este reconocimiento mundial debe reunir un conjunto de condiciones: que el elemento es patrimonio cultural inmaterial, tal y como lo ha definido la UNESCO, es decir: que tenga una relevancia lo suficientemente significativa como para poder ser inscrita en la lista del patrimonio de la humanidad; que la inscripción del elemento contribuirá a dar a conocer el patrimonio cultural inmaterial, a lograr que se tome conciencia de su importancia y a propiciar el diálogo, poniendo así de manifiesto la diversidad cultural a escala mundial y dando testimonio de la creatividad humana; que se elaboran medidas de salvaguardia que podrían proteger y promover el elemento; que la propuesta de inscripción del elemento se ha presentado con la participación más amplia posible de la comunidad, el grupo o, si procede, los individuos interesados y con su consentimiento libre, previo e informado; y que el elemento figura en un inventario del patrimonio cultural inmaterial presente en los territorios de los Estados Parte solicitantes.

Considerando estos aspectos es evidente que la declaración de una tradición como patrimonio mundial es fundamentalmente un reconocimiento a la comunidad que ha producido y sostenido dicha tradición, una valoración del más alto nivel al conjunto de expresiones que constituyen esa tradición, una distinción a quienes en el pasado y en el presente la han sostenido. En nuestro caso un galardón para los habitantes de la Zona Metropolitana de Guadalajara que desde el siglo XVIII originaron y fueron enriqueciendo esta singular manifestación, y la mantienen viva hasta el presente.

Es también importante señalar que en este tipo de declaraciones la UNESCO procede al margen de cualquier tipo de prejuicios ideológicos o sectarios, atenida exclusivamente al valor cultural de los elementos que analiza, a su origen, trayectoria y significación.

La declaratoria tuvo lugar en la 13 convención de la UNESCO, que se desarrolló en Port Louis, capital de la isla Mauricio, y vino a coronar los esfuerzos liderados brillantemente por el Ayuntamiento de Zapopan a través de su Dirección de Cultura.

Pero no hay logro sin compromiso. Si hasta ahora han sido la sociedad y los medios de comunicación quienes han mantenido y divulgado la tradición, deberán igualmente involucrarse las instituciones, tantas veces omisas o lejanas frente a una celebración cuya riqueza cultural es ahora reconocida mundialmente.

armando.gon@univa.mx

Temas

Lee También

Comentarios