Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Lunes, 25 de Marzo 2019

Ideas

Ideas |

Nueva York  6, final

Por: Carlos Enrigue

Nueva York  6, final

Nueva York  6, final

A todos los que estaban ahí eran gorrones, principalmente el que salió más borracho -salió capeado en vasca-, aunque sabían que eran gorrones ya que no conocían a nadie en la ciudad y así lo aceptaron porque tenemos que reconocer que las bodas sin invitados son horribles.

Alguien apareció con un mariachi -son tan ruidosos que tan sólo en eventos así los admiten-, el que lo llevó estaba soñando con oír sones abajeños y lo que logró es que los más borrachos de la fiesta secuestraran a los músicos y los hicieran cantar puros boleros de ardidos hasta que minutos después todos cantaban canciones diferentes sin ningún orden ni concierto.

Eso sí, los gorrones eran muy unidos y es seguro que de ese evento se generaron muchas amistades duraderas y hasta algún matrimonio debió haber habido ya que los novios se veían tan felices que se antojaba.

La luna de miel no puedo contarla ya que está narración está siendo elaborada para clasificación A, esto es para niños y adultos pero eligieron para pasarla las taquillas de Central station.  

Tenía la mujer un pequeño departamento en el piso 56 del inmenso edificio 158 de la avenida 55, muy cerca de Broadway, donde fijaron su nidito de amor. Ahí han vivido un matrimonio perfecto, cuarenta años sin un sí ni un no, ella por razones obvias y él porque aunque le hubiera dicho algo ella no entendía ni una palabra de español y él a pesar del tiempo que vivió en la Babel de Hierro nunca  aprendió ni una palabra del idioma de Shakespeare.

No necesitaba saber el idioma, ya que era perfectamente conocido en su entorno, el portero del edificio donde vivía lo distinguía como el gordo de los bigotes. Invariablemente desayunaban en el Big Joe´s, donde desde que llegó pedía coffee and donuts y es que era lo único que sabía decir en inglés; como a los quince años de vivir ahí se enfadó del desayuno y preguntó a un vecino cómo se pedía otra cosa: “¿cómo qué?” le peguntó el vecino; “huevos revueltos” dijo el tío; “ah -le contestó el vecino- si quieres huevos revueltos pide scrambled eggs”. Lo anotó para no equivocarse y al día siguiente que llegó a desayunar muy orondo por su nuevo conocimiento pidió scrambbled eggs y la mesera le contestó “¿ham or bacon?” Y como no entendió lo que la mesera le preguntaba, volvió a pedir coffee and donuts. Fue la última vez que intentó cambiar de desayuno.

Cualquier ciudadano normal en esas condiciones se hubiera devuelto a su tierra, pero hay que decir que por alguna razón que desconozco eso no sucede, por mal que estén allá prefieren quedarse que devolverse, hay quienes culpan a nuestro gobierno, lo que puede ser, el hecho es que se devuelven muy pocos. El tío se quedó allá y ahí fue enterrado. Lo cierto es que nunca aprendió inglés ni tampoco lo necesitó.

@enrigue_zuloaga

Temas

Lee También

Comentarios