Domingo, 18 de Abril 2021

LO ÚLTIMO DE Ideas

Ideas |

Nos estamos deshumanizando

Por: Daniel Rodríguez

Nos estamos deshumanizando

Nos estamos deshumanizando

El 25 de mayo del año pasado George Floyd falleció asfixiado luego que fuera sometido por la policía de Minneapolis, Minnesota, cuando se le culpaba de utilizar un billete falso. Uno de los oficiales -Derek Chauvin- lo mantuvo en el suelo con su rodilla presionando en la nuca por espacio de nueve minutos y 30 segundos. Y a pesar de los gritos de súplica de Floyd de que no podía respirar —“I can’t breathe”— el policía nunca tuvo compasión por el sujeto que ya estaba sometido, ni los oficiales que estaban alrededor tuvieron piedad para interferir ante su compañero.

Además de disturbios y protestas en 50 ciudades norteamericanas que se esparcieron como polvorín de ira y dolor, en Amsterdam, Toronto, Sídney, París y Berlín —entre otras grandes capitales del mundo— se llevaron a cabo manifestaciones pacíficas, donde básicamente se lamentaba el accidente, se protestaba por la brutalidad policiaca y se hacía referencia a la discriminacion. Nunca en la historia un incidente de esta naturaleza había tenido una reacción de esta naturaleza.

La escena de muerte de aquel 25 de mayo en Minneapolis, fue muy similar a la sucedió el pasado 28 de marzo en Tulum, Quintana Roo donde Victoria Esperanza Salazar, de 36 años de edad, originaria de El Salvador y quien contaba con visa humanitaria en nuestro país, perdió la vida. En el piso, con la rodilla en su cuello por un policía, implorando que la dejaran de someter, vivió sus últimos minutos rodeada por otros tres oficiales que ante el dramatismo de la escena no quisieron intervenir para mitigar el castigo. Tanto en el caso de Floyd como en el de Victoria la policía ejercía la fuerza de manera desproporcionada, inmoderada y con un fatal desenlace.

No se pretende motivar las protestas o el reclamo violento ciudadano, pero sí llama la atención que dos hechos similares provocan diferentes reacciones. El primero con una reacción mundial y el segundo con apenas una reprobación social. Es entendible que en Estados Unidos hay un sentimiento de discrimacion muy marcado y cualquier hecho toma otras dimensiones, pero aquí o en cualquier parte es reprobable e injustificable la actitud de los cuerpos policiacos que ejercen la autoridad de manera desmedida cuando no hay una justificación y más cuando tienen controlada la situación.

En un México, donde el pan de cada día es conocer masacres, encontrar cuerpos en lugares públicos, descubrir fosas clandestinas y donde todos los muertos se cuentan por cientos, la conclusión a la que llegamos es que nos estamos deshumanizando, que vemos estas tragedias con mucha naturalidad. La muerte de Victoria en las calles Tulum la observamos como una más de la alta criminalidad que padece nuestra sociedad y lo vemos hasta cierto punto como algo normal y cotidiano.

Si bien es cierto que hubo protestas en algunas ciudades, estas fueron aisladas y no muy numerosas, debemos exigir que no haya impunidad, que se respeten los derechos humanos, que se mejoren los protocolos policiacos y que hagamos conciencia que no es solo una vida más la que se apagó, sino un crimen que  arbitrariamente cometió la misma sociedad. ¿Usted, qué opina?

daniel.rodriguez@dbhub.net

Temas

Lee También