Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Viernes, 27 de Abril 2018

Ideas

Ideas |

No

Durante cuatro décadas, en el extranjero me he tenido que enfrentar centenares de veces a los mismos tópicos sobre la sociedad española

Por: Rosa Montero

No

No

Tengo una amiga catalana no independentista que el otro día me contaba sus cuitas. Por un lado, la crispación social y la creciente agresividad: por ejemplo, hace poco viajaba en un taxi en Barcelona e iba comentando por el móvil con un amigo su tristeza por la situación política, y el taxista comenzó a bufar, pegó un frenazo y la echó con cajas destempladas de su vehículo. Y, por el otro lado, el sapo que se tuvo que tragar cuando formó parte de la última manifestación por la unidad y recorrió las calles acompañada por el chunda chunda del ¡Que viiiiiva Españaaaaa! de Manolo Escobar: “Porque desde luego hay que salir y manifestarse, pero tener que aguantar eso…”, se dolía la criatura. Qué bien la entiendo.

Llevo casi cuarenta años participando como periodista y novelista en actos públicos en el extranjero y en todo este tiempo me he tenido que enfrentar centenares de veces a los mismos tópicos sobre la sociedad española, unos estereotipos rancios y ridículos que poseen una fabulosa tenacidad, porque las décadas transcurren, pero los lugares comunes continúan firmemente hincados en la mentalidad de franceses, ingleses, italianos, alemanes, norteamericanos y demás individuos de allende fronteras. Y es que los tópicos persisten por encima de lo real siempre y cuando nos devuelvan una imagen confortable de nosotros mismos. Al anclar a España en lo primitivo, lo violento y lo racial, los ciudadanos precisamente más primitivos de esos países (es decir, los más incultos) se sienten superiores. Denigrar al vecino, ya se sabe, es la manera más fácil que tienen los necios para creerse listos.

De modo que llevo casi cuarenta años teniendo que explicar una y otra vez, y a medida que transcurre el tiempo más irritada, que la España de hoy no se define de manera esencial por la Guerra Civil o por el franquismo. Sin duda forman una parte muy importante de nuestra historia, pero exactamente igual que la Segunda Guerra Mundial forma parte de la historia de los vecinos. Quiero decir que, por el hecho de ser una escritora española, no tengo que ser preguntada una y otra vez por la maldita Guerra Civil, de la misma manera que a nadie se le ocurre preguntarle a un escritor francés por el colaboracionismo de Pétain, con el agravante de que esto último tendría incluso más sentido cronológico, porque la guerra mundial terminó seis años más tarde que la nuestra. Hace 42 años que murió Franco, 78 que acabó la Guerra Civil: la España de hoy no se reduce a eso, por favor.

Pero ahí sigue aleteando el tópico. España es sinónimo de Guerra Civil, machismo, toreros, Iglesia y flamencas con bata de lunares. Y yo me aburro de repetir que, según el Eurobarómetro, el machismo español está en la zona media-baja (aunque siga existiendo, por supuesto: hay sexismo en todas partes); que apenas un 35% de la población apoya los toros (y entre menores de 24 años, sólo un 16%); que somos uno de los países menos religiosos del planeta (sólo un 26% se declaran católicos practicantes, sólo un 35% marcan la casilla de la Iglesia en la renta), y que las flamencas forman parte de nuestra rica y complejísima cultura, pero son tan sólo un ingrediente más de ese mosaico y, aunque nos guste verlas, muchos no nos sentimos representados por ellas.
Pero hete aquí que ahora, con este salto para atrás que siempre fomentan las ebulliciones nacionalistas, sean del signo que sean, se diría que los tópicos más viejos y casposos están levantando la cabeza. Verán, a mí me parece de perlas que haya gente a la que le encante Manolo Escobar con su carro, sus no me gusta que a los toros te pongas la minifarda y sus vivas patrióticos, y seguro que el cantante fue un buen hombre, pero considero lamentable intentar reducir la moderna y poliédrica España de hoy a ese mensaje elemental y arcaico, que para bailar achispado en una boda puede funcionar, pero como eslogan político da pavor. Esta queja puede parecer una frivolidad con la que está cayendo, pero es que los símbolos son importantes porque las ideologías se amparan y engordan bajo ellos. ¿Que viva España? Pues mira, suplantada, empequeñecida y secuestrada por la simpleza del hit escobariano, como que no.

© ROSA MONTERO / EDICIONES EL PAÍS, S.L. 2017.
Todos los derechos reservados.

DR

Temas

Lee También

Comentarios