Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Domingo, 27 de Mayo 2018

Ideas

Ideas |

María Esther Shoenlenberg

Por: Maya Navarro de Lemus

María Esther Shoenlenberg

María Esther Shoenlenberg

“Y, nos habla de cómo comunicarnos con el lenguaje del corazón, donde una sonrisa es el principal elemento”.

“Si no cambio yo, el mundo no cambiará. Es maravilloso tener claros los propios talentos, y a pesar de que tengamos todos los dones del mundo, si no tenemos la caridad y el amor ¡nada somos!

El amor no es hacer muchas cosas, el amor es saber por qué haces esas cosas, el amor es orientación, amor es también ver que gracias a lo que yo hago el conjunto puede también tener beneficios.

Y debo encontrar el talento que me permita hablar todas las lenguas del mundo, (el corazón) para abrir un corazón árido necesitamos un poco agua a la vez, no podemos inundarlo, eso no lo abrirá, en cambio es necesario una gotita de amor todos los días como una medicina que se toma 3 veces al día para que opere todo el día, no una dosis fuerte, sino constante, no podemos decirle a una persona: Aquí  estoy, estaré contigo y después  desapareces de su radar, no le hacemos un regalo con esto, al contrario le provocamos una herida que será aún más grande en su interior. Hablar con el corazón significa iniciar con una sonrisa desde dentro, sin palabras, entablar una relación con el otro mirándolo a los ojos tratando de transmitir el mensaje, en donde la respuesta siempre será positiva.

Confusión significa no tener claras las prioridades de acuerdo al objetivo.

¿Cuál es la dirección que quiero dar a mi vida? No tengamos miedo. En la vida me han contado todo aquello que no puedo hacer, sin embargo, mi responsabilidad como persona es cambiar eso por aquello que realmente quiero. Decir lo hare mañana significa huir. Escuchando mis preferencias más íntimas y profundas, me muevo a actuar y aunque las decisiones no siempre sean las mejores, pero el hecho de moverme es una comprobación que nos orienta al verdadero sentido que deseamos.

Escoge la vida que quieres, “si esta no es la vida que quieres cámbiala”.

La Guerra inicia cuando vivimos una vida que nosotros no escogemos, generalmente porque somos muy pequeños, pero de adultos seguimos el mismo esquema permitiendo que alguien más lo haga por nosotros. Al permitir esto convertimos al otro en nuestro prisionero, cualquier resultado inesperado la culpa será del otro. No me hago responsable.

El juego de las fuerzas, tuyo, mío, cuantas veces decimos tuyo para reconocer lo mío.

Si ya generamos una batalla en nuestra mente, no debemos ir a ocasionar la guerra. Para esto debemos aprender a desapegarnos de los eventos que nos lleguen, esto equivale a poner distancia, no en el sentido de falta de sensibilidad, sino al contrario, se trata de mejorar nuestro enfoque. El desapego es lo que me permite la sensibilidad, sabiendo que una acción determinada es el producto de solicitaciones externas a las cuales estamos sujetos y que son estas últimas las que me reclaman. La otra persona actúa en relación conmigo, bajo la presión que los demás ejercen sobre él, entonces puedo comprender que el otro me está reclamando, no necesariamente porque me atribuya valor, sino simplemente porque todo se focaliza también en mí. Tomando distancia y comprendiendo aprovecho para utilizar el evento con la finalidad de mejorarme y mejorar al otro entonces interactuó con el evento, manteniendo vivos en mí, puntos de vista, más estrategias, sin identificarme en un único rol posible, explorando lo que sucede.

Esta distancia me permite partir de cualquier punto y llegar siempre al mismo lugar: darme cuenta de la importancia que tiene para mí el desarrollo personal.

No podemos responder a una necesidad con otra necesidad más grande que la anterior, solo se puede responder a la necesidad entrando en el silencio.

El ruido nos mata el silencio nos da la vida. Yo no soy lo que me falta, yo soy todo lo que tengo. La justicia está por encima de la sabiduría, el amor está por encima de la justicia. Promover el respeto para conseguir la paz. No vivas la vida de otro, vivamos la nuestra escuchándonos.

La vida es un espejo de lo que somos, es nuestra imagen. Cuando yo logro ver con los ojos del corazón, genero GRATITUD”.

Enseñanza. Ver la vida con ojos de gratitud

Temas

Lee También

Comentarios