Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Miércoles, 14 de Noviembre 2018

Ideas

Ideas |

Los colores del tiempo

Por: Armando González Escoto

Los colores del tiempo

Los colores del tiempo

Con la evolución de la democracia el gobierno de la mayoría solamente se ha mantenido en lo que mira a los procesos electorales que efectivamente se siguen definiendo por la mayoría alcanzada en las urnas por un determinado candidato o partido.

La vida social en cambio no se determina hoy por el imperio del grupo o sector más numeroso, pues la democracia se concibe como un espacio de pluralidad donde todas las personas tienen derecho a elegir su estilo de vida y de organización siempre y cuando no dañe o lesione los derechos de los demás.

Eso explica que puedan o debieran poder coexistir diversas posturas sociales, opciones, creencias o conductas. Los llamados “darketos” gozan de los mismos derechos que los “niños exploradores”, de la misma forma que la sociedad omnívora puede vivir junto a los vegetarianos o a los veganos.

También es correcto y aún valioso que personas procedentes de cualquier sector cultural puedan contribuir con su esfuerzo y trabajo en la administración pública, siempre y cuando no usen su puesto para querer imponer a la entera ciudadanía su particular punto de vista, es decir, no por el hecho de que un vegetariano alcance el cargo de regidor, secretario o gobernador va a usar esa posición para clausurar los rastros, carnicerías y cuanto restaurante se dedique a la venta de carne.

Tampoco sería democrático ni razonable que si de pronto el o la presidente de una sociedad protectora de animales logra un puesto público, lo use para decretar la liberación universal de todas las aves en cautiverio, la supresión de los zoológicos o la prohibición del trabajo doméstico de cualquier animal, como sería el caso de los perros guardianes o salvavidas; peor aún si sus amores animales exacerbados alcanzan el medio ganadero o agrícola, espacio donde los animales han sido tan constantes colaboradores del trabajo humano, con lo cual además, se han ganado su cuidado y preservación.  

Imaginemos a estas respetables personas empeñadas en acabar con rancheros y charros que todavía en nuestros tiempos se atreven a montar caballos, a usarlos como medio de transporte y también como partícipes de fiestas llamadas “charras”, o irrumpiendo en un jaripeo en defensa de los inocentes novillos, y ya empoderados lanzarse entusiastas a bajar a la reina de Inglaterra de su suntuosa carroza porque es tirada por caballos ¿pues qué no han sabido estos pretensiosos ingleses que puede usar carruajes eléctricos? De igual modo afirmarían que tanto la escolta montada de la reina inglesa como la policía canadiense, puede hacer lo mismo sobre llantas motorizadas.

Qué bueno que los partidos políticos y los llamados movimientos ciudadanos anaranjados incluyen en sus gobiernos a personas de todos los sectores, pero la autoridad no debe olvidar que su función es la de ser árbitro, no la de tomar partido, y que usar el cargo para imponer los personales puntos de vista constituye una de las más típicas formas de la corrupción y del abuso de autoridad, justamente lo que se buscaba superar optando por nuevas opciones políticas, que al final han resultado ser iguales que las demás, pero todavía más “creativas”.

YR

Temas

Lee También

Comentarios