Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Lunes, 23 de Septiembre 2019
Ideas |

¡Llegó el Maestro, llegó Bielsa!

Por: Víctor Flores Cosío

¡Llegó el Maestro, llegó Bielsa!

¡Llegó el Maestro, llegó Bielsa!

Después de decidir junto con la dirigencia que este último no tomaría las riendas del primer equipo ese torneo y que sería mejor asumir la responsabilidad como Director General de Futbol de la institución, había que ponerse a trabajar y con él si no se tenía el gusto y pasión por el esfuerzo no tendrías lugar en su equipo.

Dos tareas serían sus principales encomiendas, la primera: definir al director técnico del primer equipo y la segunda: desarrollar la estructura, operación y puesta en marcha del proyecto de Fuerzas Básicas.

En cuanto la primera encomienda, se traería a un joven muy talentoso, y con mucha proyección que Bielsa conocía desde tiempo atrás y de toda su confianza, dicha responsabilidad recaería en un ícono de Newell’s, Mario Zanabria, de gratísimos recuerdos para la Fiel hasta el día de hoy,  entre ambos estructurarían el armado del primer equipo, también se responsabilizarían de incorporar entre otros algunos jugadores que al poco tiempo se convertirían en ídolos de la afición, ellos eran: Cristian el “Pájaro” Domizi, Martin Félix Ubaldi y Joao Vanderlei, este último apuesta de la directiva pero no muy del agrado futbolístico del “Maestro”, pero de ese Atlas platicaremos con más amplitud en otra entrega.

Y la otra, la tarea principal de Bielsa, en la que se habían sembrado todas las esperanzas, la misma estaba ahí abajo, en los cimientos, en los juveniles, ya había mucho talento en casa, pero habría que pulirlos y a un cortísimo plazo a una altísima  precisión y velocidad, había que ponerse el overol y en eso él era un especialista.

Pero que sucedió durante sus primeros días a su llegada a Guadalajara…

Es aquí donde surge esa amalgama, entre lo que ya se venía trabajando años atrás y la aportación de Marcelo y su metodología. El click fue inevitable.

Y es aquí donde aparece la figura, del que para mí fue su  mejor aprendiz y discípulo, hoy ya convertido en un gran maestro en la formación de talentos y en la dirección técnica, este joven era Efraín Flores.

Éste cuenta alguno de los primeros trabajos que en conjunto con la estructura que ya se tenía se empezaron a realizar, los mismos se repartiría entre varios, con dos prioridades, formar y trabajar con el equipo piloto y comenzar el desarrollo del “Método Atlas”.

Mingo, sí, el mismo de la bandera, sería quien realizaría el trabajo de camarógrafo, ya que todos los ejercicios tenían que ser videograbados con aquellas gigantescas y pesadas cámaras de ese entonces.

El profe Maciel siendo arquitecto llevaría aquello al papel de una forma muy innovadora.

El “Güero”, así como Héctor Real y Bielsa, llevarían todo lo relacionado con lo técnico-táctico, así como participar en la edición de videos, todos tenían que ser “plurifuncionales” para llevar todo ese método a la cancha con las futuras camadas de jugadores, esa “Quinta” desde mi punto de vista serían pues los principales constructores de aquella demandante tarea “siempre impulsados y dirigidos por el maestro Bielsa”. 

El trabajo era muy exigente tanto en horas como en desgaste mental, las jornadas eran de Sol a Sol y más allá, inclusive había tarea para llevar a casa para todos, cual bachilleres en pubertad.

Aquí el apoyo de sus familias sería fundamental para el éxito de este proyecto.

A la par y no menos importante la labor que desarrollaría de una forma notoria, Antonio de la Torre, un actor tras bambalinas, poco reconocido y quien comandaría otra área vital para el proyecto, el estructurar una red de visores a nivel nacional, de una forma nunca antes vista en México.

Las redes abarcarían toda la República Mexicana, como aquella famosa batería “De Mérida a Ensenada”.

Eran cientos de ojos, recorriendo todos los campos y en algunos casos potreros y unidades deportivas del país buscando el mejor talento para llevar a la institución y miles de jóvenes con ansias de ser visoreados.

Nunca se lo pude decir como dirigente, así que aprovecharé este espacio para hacerle todo mi reconocimiento a su titánica labor.

Continuará…

Temas

Lee También

Comentarios