Domingo, 26 de Mayo 2024

LO ÚLTIMO DE Ideas

Ideas |

Las nuevas amistades

Por: Argelia García F.

Las nuevas amistades

Las nuevas amistades

Hay pequeños vínculos que nos salvan la vida de manera cotidiana. Las amigas y los amigos son estas relaciones que, de ser sanas, nos hacen que en las fiestas aparezcan fuegos artificiales, que las tristezas se vuelvan más ligeras o digeribles y que la vida, la simple y compleja vida, sea mucho más llevadera. Tenemos los amigos de antaño, los que conocen de pe a pa nuestros orígenes, los que nos han visto formarnos y transformarnos, con los que tenemos historias de cuna y miradas particulares, familias en común y vivencias de infancia que con el tiempo no sólo no se olvidan sino que cobran aún más sentido al recordarnos quiénes éramos para saber quiénes somos. Estas, con todo y la vida que pasa y quizá nos alejen por un tiempo, siguen siendo parte fundamental de nuestra vida, les tenemos una confianza a estos nuestros amigos/hermanos de niños atribuible casi enteramente al tiempo transcurrido juntos.

Las siguientes amistades, las de la secundaria, son tremendas, como bien a bien no sabemos quiénes somos (ojalá para estas alturas ya lo sepamos) vamos enlazándonos con pequeñas coincidencias con quien se nos ponga en frente. Tememos, como hasta ahora, no ser vistos, no ser queridos y hacemos esfuerzos sobrehumanos y algunas veces casi animales por pertenecer a cierta manada. Luego llega, por suerte, la juventud temprana en la que ya un poco más enganchados en la vida, de alguna manera nuestros ideales empiezan a florecer, aquellos ideales con los que nos criaron o los que vamos eligiendo, y nos divertimos, cómo nos divertimos, cómo queremos construir la paz y oponernos a cualquier guerra. Cómo nos enfrentamos al poder y cómo todos, por lo menos los que me rodeaban, querían, queríamos hacer juntos una revolución, un nuevo sistema en el que cupiéramos todos.

Es tan extraño como bello hacerse viejo con gente que fue criada distinto y que ahora en la adultez les vemos tener o dejar parejas, hacerse de un vicio y luego dejarlo, e incluso queremos a sus hijos tanto como si fueran parte de nuestra familia. Los amigos son el acervo a elección más importante de nuestras vidas, me atrevería a decir. Son nuestra banda sonora y nuestra biblioteca, nuestras referencias y nuestra memoria colectiva, son las pequeñas historias y las canas, las arrugas compartidas.

Pero poco se habla de estas nuevas amistades de las que bastan dos gestos, dos conversaciones profundas, abiertas y honestas para entablar una nueva relación de mucha confianza, para sanar juntos o juntas historias que se entrelazan por momentos y que habiendo vivido alguna parte algo de ellas, es muy fácil, es muy obvio esta nueva sensación de casa. Estas nuevas amistades no conocen nuestros hábitos, no conocen de nuestros ideales políticos, no conocen nuestra forma de criar hijos ni se preguntan demasiado por quién vamos a votar o quiénes son nuestros parientes lejanos. Poco importa en realidad lo que pase dentro de una verdadera amistad. Sin necesidad de frecuencias como el amor, la amistad, todo lo tolera, todo lo respeta, todo lo acepta, todo lo ve con los ojos del otro y todo lo vive con el otro. También confía, si de algún lugar aprendemos a confiar, es justo en este espacio. De la amistad nos podemos llevar tantos valores a otras relaciones que deberíamos explorar mucho más este vínculo.

Dicen que los grandes amigos se cuentan con una mano, yo no lo creo. Yo creo que uno va formando nuevas y muy bellas relaciones que nos enaltecen en distintos momentos. Creo que la vida es mucho más que un puño de nombres, es un cuerpo entero lleno de experiencias y momentos con los cuales compartir sencillamente lo que somos, sin máscaras, sin explicaciones y sin justificaciones. De lealtades, ni hablemos, la amistad es la enorme maestra de esta y cuando alguien se preocupa por mostrarla, seguramente el vínculo ya habrá caducado. Las amistades más valientes son las que no necesitan asegurarse nada, quizá insisto, ahí está la gran educación del amor. Quizá…

A Daniela y Alina.

argeliagf@informador.com.mx • @argelinapanyvina

Temas

Lee También

Recibe las últimas noticias en tu e-mail

Todo lo que necesitas saber para comenzar tu día

Registrarse implica aceptar los Términos y Condiciones