Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Miércoles, 14 de Noviembre 2018
Ideas |

Las herencias de la LXI Legislatura

Por: Jaime Barrera

Las herencias de la LXI Legislatura

Las herencias de la LXI Legislatura

Un gran punto de partida pueden tener los nuevos y reelectos diputados y diputadas en la radiografía que presenta hoy EL INFORMADOR de lo hecho por la Legislatura LXI que concluye su gestión el miércoles próximo.

Lo primero que queda claro es que deberán corregir su programación presupuestal que de arranque es mayor que la de sus antecesores al aumentar a mil 97 las plazas laborales, lo que significa crecer el gasto salarial de 730.9 a casi 743 millones de pesos. Esto volvería a poner al Congreso local como uno de los más caros del país, muy por arriba de la tasa media de empleados legislativos que es de 441.

En el mismo tema del gasto, también deberán mejorar la rendición de cuentas y transparencia de la bolsa de casi tres millones de pesos anuales que destinan a los gastos de las comisiones y los comités, que hoy están en total opacidad porque se dice cuánto gastan, pero no en qué.

Otra coordenada que pueden tomar es evaluar la utilidad de las tres mil 046 iniciativas de ley, de decreto o de acuerdo legislativo que presentaron sus antecesores, mil 220 de las cuales les quedarán de herencia. El informe legislativo del Instituto Mexicano para la Competitividad (Imco) registra al Congreso de Jalisco como el que más iniciativas genera, pero seguimos sin tener indicadores que midan su impacto e incidencia en la mejora en la convivencia social y en la calidad de vida de sus representados. Un buen reto para la Legislatura que llega y para los observadores que miden su desempeño sería diseñar un esquema que pueda medir la influencia del quehacer legislativo.

Porque, por ejemplo, es claro que de entre las iniciativas que dejan sin aprobar los diputados y diputadas que se van, era de una obligada prioridad la que tenía que ver con la creación de la Fiscalía Autónoma, cuyo debate siempre evadieron.

La nueva Legislatura LXII hereda también vicios como el de los festines de impunidad en los que se “lavan” cuentas públicas, con evidentes signos de corrupción, de presidencias municipales y dependencias de todas las fuerzas políticas con toda impunidad y en detrimento del erario.

Otro reto será procesar de mejor forma los nombramientos de magistrados y magistradas, en los que no se ha podido romper con la lógica de los cuates y las cuotas partidistas, dejando de lado el mérito y las trayectorias de los aspirantes.

Sin duda, estos dos temas, que estuvieron en el centro de las sesiones de cierre de la Legislatura saliente opacaron los buenos momentos que tuvieron como cuando aprobaron la eliminación del fuero constitucional y la reducción del financiamiento público a los partidos políticos, antes que en ninguna otra Entidad y que en el país. Está también el logro de los nombramientos del Sistema Estatal Anticorrupción que, excepto en la magistratura, vinieron de propuestas hechas desde la sociedad organizada.

La Legislatura LXI pudo haber tenido una mucho mejor evaluación final si no hubiera caído en el cierre en las tentaciones autoritarias en que incurrió por cuidar los intereses de la clase política por encima de los de los ciudadanos que decían representar. Ojalá tomen nota los que llegan.

Temas

Lee También

Comentarios