Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Domingo, 21 de Julio 2019
Ideas |

La verdad deseada

Por: Jaime García Elías

La verdad deseada

La verdad deseada

El Caso Ayotzinapa es uno de tantos en que la opinión pública -“whatever that means”, diría Don Daniel Cosío Villegas- no se interesa tanto por la verdad, cuanto porque las conclusiones se acomoden a sus gustos… aunque la verdad salga bailada.

Los casos similares, relativamente recientes, más paradigmáticos, han sido, casi seguramente, la masacre del 2 de octubre del ‘68 en Tlatelolco y los asesinatos del cardenal Juan Jesús Posadas Ocampo y Luis Donaldo Colosio. La irritación social producida por tales acontecimientos sólo se habría acallado mediante la conclusión de que todos habían sido “crímenes de Estado”… y el correspondiente sacrificio -simbólico al menos- en la plaza pública de chivos expiatorios más o menos prominentes y del gusto de la gleba sedienta de sangre: como en la antigüedad en el Circo romano; como hoy en la lucha libre.

-II-

Obsesionada en hacer creer que todos los vicios que alguna vez caracterizaron al país -la corrupción, la violencia, la impunidad…- son cosa del pasado, la actual administración dio vuelo, ayer, a la información relacionada con el “acuerdo de asesoría y asistencia técnica” entre la Secretaría de Relaciones Exteriores y la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, al efecto de que esta última coadyuve con la Comisión de la Verdad en el Caso Ayotzinapa recientemente creada.

A cuatro años y medio de distancia de los hechos (septiembre de 2014), el caso sigue vivo. Primero, porque la ineficiencia de las autoridades para aclarar las desapariciones de particulares -hay abiertos 30 mil expedientes- resta credibilidad a la “verdad histórica” difundida por la Procuraduría General de la República; después, porque el Primer Tribunal Colegiado del Decimonoveno Circuito de México resolvió, en julio pasado, que toda la investigación estuvo manchada por vicios procesales, y que lo conducente era reiniciarla, asignándosela -en contravención a las leyes, por cierto- a la mencionada Comisión de la Verdad; finalmente, porque  la versión de que los 43 estudiantes desaparecidos habrían sido conducidos a cuarteles del Ejército, donde aún estarían recluidos o donde habría indicios o testimonios diferentes a los que ponen el punto final de la historia en el basurero de Cocula, es la única que convence a los familiares de las víctimas y a quienes han hecho del asunto una causa.

-III-

Lo único cierto es la fecha en que se sabrá la verdad del caso Ayotzinapa: el Día del Juicio… pero ya en la tarde (si no llueve).

Temas

Comentarios