Lunes, 27 de Mayo 2024

LO ÚLTIMO DE Ideas

Ideas |

La carambola masiva de Alfaro

Por: Jonathan Lomelí

La carambola masiva de Alfaro

La carambola masiva de Alfaro

El mensaje de Enrique Alfaro permite cuatro lecturas políticas en donde su declinación a contender por la Presidencia es un envoltorio irrelevante (nunca figuró en las encuestas).

1. La ruptura pública con Dante Delgado, dirigente de Movimiento Ciudadano, es una declaración de independencia: “En Jalisco mando yo”. En otro nivel, Alfaro reclama la propiedad intelectual y usufructo del movimiento naranja.

El dilema de fondo que enfrenta a ambos líderes se puede formular a manera de pregunta: ¿Movimiento Ciudadano existe gracias al alfarismo? ¿O el alfarismo existe gracias a la plataforma partidista de Movimiento Ciudadano? Este dilema irresoluble abre la puerta a la disputa por el control del partido y su papel en 2024.  

La traición disfrazada de “congruencia” distingue la carrera política de Alfaro: jura lealtad a sus aliados por cien años, pero siempre deja abierta una cláusula para rescindir el contrato cada mes. Llegó el momento de activar esa cláusula.

2. Sin Dante en la ecuación, Alfaro decidirá directamente a su sucesor: un descalabro a las aspiraciones de Pablo Lemus, que se entiende mejor con el veracruzano. Cualquier ventana a una decisión equilibrada y de partido quedó clausurada. La elección será de un solo hombre.   

Nunca como en este momento Lemus ha estado tan lejos de la candidatura porque Alfaro se inclina por el senador Clemente Castañeda, cofundador del movimiento y su amigo desde la prepa.

Lemus es un huésped del alfarismo mientras que Clemente es su impulsor. Uno garantiza, en el mejor de los casos, perdón y olvido; y el otro la reproducción del mito de su legado y poder transexenal.

El desfile de 14 liderazgos emecistas para visitar al senador en su convalecencia (comenzando por Alfaro) es una declaración pública de respaldo a sus aspiraciones.

3. Todavía hace una semana, Alfaro se expresó así de la alianza opositora: “Eso no es un bloque opositor, esa es una alianza de partidos y de una clase dirigente que ya no sirve”. Pero en su mensaje del viernes defendió una alianza con el Frente Amplio Opositor. La explicación es sencilla: no cambió de opinión, sólo mintió durante casi cinco años.

Alfaro usará la negociación de la alianza nacional para afianzar su poder local frente a cualquier amenaza de Morena.

Pocos lo recuerdan, pero Clemente y Verónica Delgadillo obtuvieron menos votos para el Senado que Pedro Kumamoto y Juanita Delgado. Solos hubieran perdido la elección. Sin embargo, los votos del PAN sumados a los de MC les dieron el triunfo.

La alianza a nivel nacional le servirá al gobernador sólo para apalancar y negociar mejores condiciones de la alianza a nivel local.  

4. Todo este recorrido culmina con un solo objetivo: una sucesión que prolongue el relato del buen gobernante, afiance el alfarismo y le permita consolidar un cacicazgo político. El gobernador apostó por una carambola masiva en donde la bola blanca salta, golpea varias bandas y lo deja en una posición estratégica para los próximos años. Después de todo esta es la tierra de Pedro Páramo.

Temas

Lee También

Recibe las últimas noticias en tu e-mail

Todo lo que necesitas saber para comenzar tu día

Registrarse implica aceptar los Términos y Condiciones