Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Lunes, 09 de Diciembre 2019
Ideas |

Homenaje a González Hermosillo (1774-1818)

Por: José M. Murià

Homenaje a González Hermosillo (1774-1818)

Homenaje a González Hermosillo (1774-1818)

No niego que el tocayazgo incremente la simpatía que siento por don José María González Hermosillo y Chávez, uno de los más perseverantes y hasta exitosos insurgentes nacidos en el actual Estado de Jalisco y, quizá, quien se llegó a desenvolver en un territorio de mayores dimensiones. Bien podríamos decir que se trata de uno de los independentistas más íntegros.

Confieso que alimentó mi entusiasmo el libro sobre este prócer del Cronista de la ciudad de Hermosillo, don Ignacio Lagarda, que hace un verdadero alarde de erudición sobre el dicho personaje. ¡Ojalá que se reeditara en Jalisco porque está ya agotado!

Es curioso y triste que no le hagamos mucho caso y lamentable que se les haya pasado por alto a los perseguidores de hombres ilustres para la Rotonda. Tan solo en fecha relativamente reciente, después de confirmar que fue Zapotlán el Grande donde González Hermosillo vio la primera luz, el H. Ayuntamiento de dicho municipio decidió encumbrarlo a su panteón cívico, a pesar de que lo más exitoso de su campaña tuvo lugar en Los Altos y el Bajío. Por eso fue incluso declarado hijo de varios pueblos de esos lares, Jalos, Teocaltiche e incluso hasta León, en cuyo archivo se encontró la información concreta de su muerte.

Como murió, asesinado a traición por un falso correligionario, precisamente en 1818 (hace doscientos años) me he apurado a preparar esta nota para tributarle respeto a su memoria, antes de que pasemos al 2019.

Curiosamente el mayor homenaje a su memoria es que la población sonorense de Pitic, se llama Hermosillo desde 1828, mucho antes de que se convirtiera en la capital de la “tierra consentida” de Sonora, misma que nunca llegó a pisar...

Fue el caso de que, desde fines de 1810, Miguel Hidalgo le encargó a González Hermosillo que llevara la insurgencia a las llamadas Provincias Internas y el hombre se lanzó a cumplir el encargo.

Todo marchó bien hasta llegar a Piaxtla, a medio camino entre Mazatlán y Culiacán, donde fue sorprendido por un ejército organizado por el propio comandante de las dichas provincias, Alejo García Conde quien le causó un descalabro mayúsculo y lo obligó a regresar escondido a Los Altos, donde residía y cobró nuevos bríos para seguir en la lucha. Nochistlan, Yahualica, Mexticacán, Teocaltiche, Jalostotitlan y demás fueron los escenarios en los que les hizo ver su suerte a los soldados del Rey enviados por José de la Cruz.

Naturalmente que se coordinó con Pedro Moreno y salió bien librado de la desastrosa campaña de éste junto al navarro Javier Mina y el catalán Joan Aragó, y luego campeó con éxito hasta Tepalcatepec, en Michoacán, ya con el nombramiento de general brigadier de los ejércitos insurgentes.

Para colmo, su esposa murió diez o doce años después, arrumbada en el pueblo de Mezcala, junto a la laguna…

Temas

Lee También