Martes, 09 de Marzo 2021

LO ÚLTIMO DE Ideas

Ideas |

Guadalajara es Los Otates

Por: Diego Petersen

Guadalajara es Los Otates

Guadalajara es Los Otates

A principios de los noventa, cuando estaba en Avenida Américas, entre Morelos e Hidalgo, el gran poeta José Emilio Pacheco calificó a los tacos de Los Otates como extraordinarios. Y sabía de lo que hablaba, pues no sólo era un gran tragón, sino que, como buen catador, el corpulento escritor pidió uno de cada uno de los 14 o 15 diferentes tacos de la carta y luego repitió los cinco que más le gustaron para confirmar su veredicto. Casi 20 años después, durante la FIL de 2009, Pacheco recibió la noticia de que había ganado el Premio Cervantes de Literatura: al día siguiente fue a celebrarlo a Los Otates. En los mismos años noventa, ya a finales y en el nuevo domicilio de Avenida México, Carlos Monsiváis, sorprendido por tanta gente que lo reconocía y que él mismo conocía en el restaurante, dijo, con su característica ironía: “Guadalajara es Los Otates”, en referencia a lo familiar y tradicional del lugar.

El tiroteo del lunes nos dejó fríos, por lo violento de las escenas, por lo brutal del enfrentamiento a plena luz del día, pero sobre todo por el lugar: que haya sido en Los Otates nos hizo sentir doblemente vulnerables. Esta vez no fue en un bar, en una discoteca o en un antro de moda, esta vez entraron a nuestra casa, al lugar donde vamos a comer tacos, tostadas y pozole con los amigos, con nuestros hijos o nuestros padres.

Recuperar la seguridad no es asunto de cifras, estas son un indicador, sin duda importante, de la evolución de los delitos denunciados, pero no retratan el miedo 

En la Guadalajara de los últimos cincuenta años hemos visto todo tipo de eventos violentos, desde balaceras entre estudiantes en la universidad en los años setenta hasta el asesinato de un cardenal en el aeropuerto, pasando por una bomba en una fiesta de 15 años, una niña asesinada por policías que dispararon al auto donde iba secuestrada en plena avenida Chapultepec o narcobloqueos en toda la ciudad. La zona metropolitana ha sido escenario víctima de diversos grupos criminales. Más aún, en lo que va de esta administración llevamos siete tiroteos en lugares públicos, pero ninguno generó un pánico social tan fuerte como el del lunes pasado.

Recuperar la seguridad no es asunto de cifras, estas son un indicador, sin duda importante, de la evolución de los delitos denunciados, pero no retratan el miedo y la impotencia de una sociedad. El silencio de las autoridades tampoco ayuda. La ausencia del gobernador y del presidente municipal de Zapopan en el espacio público, no para explicar, porque esto no tiene explicación, pero al menos dar la cara por la seguridad, ha dejado un vacío que, como suele suceder en estos casos, lo llena el temor y el rumor. 

Que no nos venza el miedo. Hoy más que nunca Guadalajara es Los Otates.

diego.petersen@informador.com.mx

Temas

Lee También