Sábado, 08 de Mayo 2021

LO ÚLTIMO DE Ideas

Ideas |

Entre la gloria y el infierno

Por: Daniel Rodríguez

Entre la gloria y el infierno

Entre la gloria y el infierno

Apenas han pasado 50 días de su administración y Joe Biden todo parece indicar que en lugar de estar sentado en el escritorio de la Oficina Oval se encuentra en un vagón de la montaña rusa. Ha llegado a lo alto de la cresta con la aprobación del Senado del paquete de  rescate económico, pero en el descenso ha caído estrepitosamente con el flujo de migrantes en la frontera con México.

La aprobación del presupuesto de casi dos mil millones de dólares -la inversión más importante desde La Gran Depresión en 1929 y que se prolongó por diez años- que permitirá estimular la economía (con cheques de estímulo para todas las familias, la extensión de beneficios de desempleo, apoyo para los estados, pequeños negocios, mejoramiento de la infraestructura escolar y los fondos necesarios para el combate de la pandemia) ha colocado a Biden en la cúspide por la trascendencia que representa.

Para su beneficio, la llegada de la nueva administración coincidió con la aprobación de las vacunas, programación de compras e implementación de los protocolos de distribución y aplicación. Además, de acuerdo a lo prometido, en los primeros 100 días del nuevo gobierno dijo se vacunarán a 100 millones de personas, que al paso que se lleva se superará con facilidad. Sobre este asunto el ex presidente Donald Trump el jueves -celosamente- pidió que se le diera crédito porque en los últimos días de su administración fue quien estableció el contacto con las farmacéuticas productoras de las vacunas. Pero fue lo único que hizo,  ya que durante la crisis de salud se dedicó desacreditar e ignoro en varias ocasiones a la ciencia, politizo el uso de cubrebocas, promovió drogas no aprobadas, no hizo caso del distanciamiento social y nunca implementó una coordinación con los estados para poner en marcha un plan nacional. 

Sin embargo para Biden, la reforma migratoria que en su campana fue una bandera, puede retrasarse y hasta truncarse por el problema que tiene con las miles de familias con niños  que  están llegando a la frontera en busca de asilo, que han sido recibidas y autorizadas a quedarse en suelo norteamericano por razones humanitarias. A esto hay que agregar que desde hace dos años alrededor de 25 mil migrantes están en México a la espera de procesar sus casos con el programa ‘Quédate en México’. Esta situación aparentemente no tiene fin, porque aunque la Casa Blanca diga que “la frontera no está abierta”, la percepción es otra y no se vislumbra de qué forma pueda frenar la llegada de más familias y niños. Esto es un  riesgo político para Biden que tiene una bomba en las manos.

A todo esto hay que agregar la campaña de un sector de la prensa -que en el pasado fue incondicional de Trump- que critica a Biden porque en 50 días no ha dado respuesta a cuestionamientos directos con la prensa. Situación que parece injusta ya que la prioridad -más que dar conferencias- es la pandemia, la aprobación de su gabinete en el Senado y ahora el problema migratorio, que en cierta parte fue una herencia.

Así que Biden, en lugar de estar de ‘la luna de miel’ en sus primeros 100 días de gobierno, se encuentra ‘Entre la Gloria y el Infierno’. ¿Usted, qué opina?