Martes, 28 de Mayo 2024

LO ÚLTIMO DE Ideas

Ideas |

En cuanto al ITAM

Por: Cesáreo Escobedo

En cuanto al ITAM

En cuanto al ITAM

Mi breve reflexión parte de los sucesos acontecidos en el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM) en los últimos días. No pretendo descubrir el hilo negro por medio de estas ideas, sino meramente expresar de la manera más respetuosa posible un tema tan relevante como lo es la salud mental y la relación que guarda con las universidades.

Como estudiantes cada día es más común escuchar la palabra “ansiedad” y por ser más común le restamos atención y pensamos que es parte natural de nuestro desarrollo y entorno. No lo es. No lo debemos normalizar.

Vivimos en una época globalizada, donde a través de las redes sociales sentimos, nos influenciamos y nos relacionamos con varias culturas, ideas y prácticas. Citando a Octavio Paz en su libro “El Laberinto de la soledad Postdata de vuelta al laberinto de la soledad” donde asegura que “todo contacto contamina” podríamos entender que nuestra identidad es multicultural. Esto necesariamente nos abre la mente y nos enriquece, pero también nos exige ser competitivos, estar más preparados y buscar estar a “la altura”  de ciudadanos de países tan avanzados nos genera “ansiedad” y una continua zozobra.

Si bien necesitamos trabajar por prepararnos lo mejor posible y acercarnos a la excelencia académica para ser una generación más destacada y así tener una nación más fuerte, no debemos ni podemos descuidar el equilibrio e integridad que debe de haber entre lo académico, emocional, social, económico, físico y espiritual.

Es un buen momento para que las universidades echen un vistazo a sus métodos de evaluación y que refuercen sus departamentos de manejo de estrés. Es buen momento para que las familias estén todavía más al pendiente de sus seres queridos, y para nosotros como estudiantes al sentir esa “ansiedad”, me refiero cuando se vuelve persistente, pidamos ayuda sin dudarlo a un profesional. Es buen momento para ser más empático con el estudiante de al lado que no tenemos idea de quien sea y sonreirle. Cada cabeza es un mundo y desconocemos las situaciones que cada persona vive.

Procuremos ser más empáticos para mejorar la comunidad estudiantil.

En cuanto al ITAM, me enorgullece ser parte de una generación que no tuvo miedo en levantar la voz para ser escuchada. El cambio surge siempre a través de la inconformidad y genuinamente creo que se necesitaba un movimiento estudiantil tan fuerte para despertar la atención de las autoridades académicas. El éxito del movimiento partirá del manejo que le den las autoridades y la continuidad que le demos los estudiantes, procurando no bajar el nivel académico pero que los alumnos sean escuchados y se sientan importantes en su comunidad. La salud mental parte de los actos cotidianos que realizamos a nivel individual.

Temas

Lee También

Recibe las últimas noticias en tu e-mail

Todo lo que necesitas saber para comenzar tu día

Registrarse implica aceptar los Términos y Condiciones