Miércoles, 14 de Abril 2021

LO ÚLTIMO DE Ideas

Ideas |

El riesgo del artista ni el gobierno lo desea

Por: Argelia García F.

El riesgo del artista ni el gobierno lo desea

El riesgo del artista ni el gobierno lo desea

Es percibido por una buena parte de la sociedad que no es momento para abrir los espacios escénicos al público. Esto en torno por supuesto a la salud, tiene sentido en un país en el que la campaña de vacunación ha sido principalmente, un acto político electoral y en el que todavía la mayoría de la sociedad sigue sin estar protegida por las instituciones a cargo. Es obvio que si tomamos como referencia la cifra de contagios y muertes contra la de vacunación, la decisión de no abrir, de no hacer espectáculos masivos, de no producir más que puestas en escena y conciertos de manera digital es más que pertinente. Sin embargo, cuando vemos que los aforos no son respetados por otras industrias aún teniendo a las mesas (cualesquiera que sean) encima, nos vemos en la necesidad de reclamar las mismas condiciones de trabajo.

Hace algunas semanas, Cultura Jalisco dio el banderazo para que todos los recintos pudieran abrir al público con un aforo de no más del 30 por ciento. Esta decisión, que por meses se venía esperando dio luz al sector aun sin contemplar lo que en términos lógicos sucedería más adelante. Todo en pandemia es más complicado de producir, todo en pandemia es más complicado de presentar. La renta de los espacios no se redujo en 70 por ciento como hubiese sido lógico y ahora se cobra una cuota altísima por sanitizar durante el uso del recinto. El recurso humano que trabaja en el teatro no tendría por qué cobrar menos. Los artistas no tendrían por qué ganar menos durante el proceso creativo. El público tapatío no está acostumbrado a pagar -por ciertos eventos- más de una cantidad y no veo que además el público sea quien tenga que asumir esta diferencia. Por ahí es donde creo que la autoridad es quien debería de arriesgarse y contribuir de manera financiera a que se pueda producir, si bien no como antes de la pandemia, como una nueva forma de generación de producciones donde nadie pierda (tanto).

Resulta complejo restablecer el orden de un sector que ha sido golpeado históricamente a causa de la ceguera de parte de las autoridades al sentirse apuntada aun cuando ella misma echa mano de sus artistas, y no ver la necesidad de tener una sociedad culturalmente activa. Por algún lugar debería de empezar este gobierno a cumplir esas promesas que hizo hace algunas semanas en las que aseguraba que no dejaría a los artistas desprotegidos.

Son los artistas los que generalmente, han vivido desprotegidos, saben de resistencia. Lo que medianamente piden son condiciones de trabajo favorables o menos duras, tal como sucede con tantos otros muchos sectores y negocios que por el contrario, son beneficiados. Se podría empezar por nombrar las dos cabezas a las instituciones de cultura tanto de Guadalajara como del Estado. Luego, hacer un ejercicio de introspección de si verdaderamente no se están abriendo los espacios por un tema de salud o de política. De si era en serio cuando dieron tercera llamada o fue un guiño político nada más.

argeliagf@informador.com.mx • @argelinapanyvina

Temas

Lee También