Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Lunes, 22 de Julio 2019
Ideas |

El primer gran soldado de Trump

Por: Pablo Latapí

El primer gran soldado de Trump

El primer gran soldado de Trump

Qué paradoja que sea un Presidente de un partido de izquierda el primer gobernante mexicano que acepte y asuma abiertamente la sumisión de México hacia Estados Unidos.

Durante décadas el discurso en universidades, grupos de discusión, ambientes intelectuales y sobre todo en los gobiernos revolucionarios era de una defensa a ultranza de nuestra soberanía y el rechazo a cualquier tipo de injerencia imperialista de Washington en los asuntos internos de nuestro país.

Aunque siempre sospechamos que era eso, discurso, y que en la realidad siempre se aceptaron en lo oscurito las reglas del vecino del Norte, se llevó la vecindad en paz y nunca hubo conflicto alguno entre ambos países que realmente comprometiera la relación.

Simulación pues; en lo público gritos y brillante retórica invitando a la defensa de los intereses nacionales mientras tras bambalinas se llegaba a acuerdos de sumisión, dando su lugar a una política imperialista y para llevar la fiesta en paz.

Pero tuvieron que llegar simultáneamente a La Casa Blanca un presidente ególatra y caprichoso, y a Palacio Nacional uno amante del “amor y paz” y enemigo de los conflictos para que las cosas quedaran más que claras.

A raíz de la amenaza del presidente Trump de subir los aranceles a los productos mexicanos, argumentando que nuestro país hacía muy poco para frenar la migración de centroamericanos por nuestro territorio rumbo a la frontera Norte, López Obrador  reaccionó asumiendo la debilidad mexicana y se convirtió en el más férreo defensor de nuestras fronteras a costa de enfrentar, reprimir y maltratar a los centroamericanos en su intento de transitar por territorio mexicano.

A costa de sacrificar prioridades mexicanas destinó esfuerzos y recursos para enfrentar a los migrantes. Destacó buena parte de los elementos de la flamante y recién creada Guardia Nacional a sellar y patrullar la frontera Sur sacrificando en parte la prioridad de este cuerpo armado que era combatir la inseguridad y la violencia crecientes en distintos puntos del territorio nacional.

Además, anunció el envío de cantidades millonarias de dinero para tratar de mejorar las condiciones de vida en los países centroamericanos. Y además de que esas cantidades son minúsculas cuando se ve la dimensión de la problemática centroamericana (algo así como pretender combatir un incendio forestal con una jeringa cargada de agua) son recursos de un Gobierno que apostándole a la austeridad ha hecho innumerables recortes, pero sobre todo en renglones tan importantes como la salud o la educación, o tan sensibles como la cultura y el fomento de las artes.

De ser un militante de la izquierda, López Obrador pasó a ser el primer general a las órdenes de Washington para combatir el flujo migrante.

Pero bien visto no deja de ser positivo; más vale asumir pública y abiertamente que México no debe enfrentar a Trump que seguir manejando la simulación de un discurso soberanista.

Y más paradojas: finalmente Trump aplicó un arancel bastante pesado al acero mexicano que se utiliza para la construcción en Estados Unidos.

Temas

Lee También

Comentarios