Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Jueves, 24 de Mayo 2018

Ideas

Ideas | Punto ciego

El año del acoso

Por: Gabriela Aguilar

El año del acoso

El año del acoso

Sin lugar a dudas cada año deja a su paso un sinfín de aprendizajes.  Algunos son personales, laborales, mediáticos, sociales. En todos los casos vale la pena hacer un balance para reconocer los avances y, por supuesto, los pendientes.

Probablemente el 2017 sea un ciclo que pasará a la historia como el año de la visibilización del acoso. La ola de declaraciones provocadas por el caso de Harvey Weinstein demostraron de forma muy clara que el abuso de poder y las agresiones sexuales hacia las mujeres son la regla, más que la excepción. Quienes levantaron la voz para denunciar lo que las había mantenido en silencio durante muchos años ha inspirado a otras mujeres de todo el mundo. La noticia, en lugar de apagarse con el tiempo, continúa más viva que nunca. Por primera vez se discuten seriamente las repercusiones de una sociedad que minimiza los diversos tipos de hostigamiento al que se encuentran expuestas miles de mujeres. En la calle, en las escuelas, en las oficinas, en Hollywood, en su propia cama: no hay un solo espacio en el que las mujeres se encuentren libres de violencia. La diferencia es que cada vez tenemos menos miedo de decirle a las cosas por su nombre.

 Según el Sistema Nacional de Seguridad, el número de acosos sexuales denunciados este año es 50% superior al de 2015. El Estado de México es la entidad con mayor número de denuncias. Le sigue la Ciudad de México y Jalisco es el tercer lugar. Por supuesto no es algo que por sí mismo pueda darnos gusto, lo ideal sería que nadie tuviera que ser víctima de acoso. Pero esto puede indicar que las mujeres reconocen cada vez con mayor facilidad este tipo de conductas nocivas y toman cartas en el asunto. Eso es un avance importante.

 El informe señala que este año se reportaron en promedio 408 casos de violencia familiar diariamente en nuestro país. El debate que se ha dado respecto a la forma en la que vivimos o nos relacionamos ha servido para dejar de pensar que es normal lo que no es normal.

 No basta con saber que el acoso sexual está a la vuelta de la esquina ni que las cifras son alarmantes, ahora sigue comprometernos para que esto deje de ocurrir. Proteger a nuestras niñas, hablar con los hombres a nuestro alrededor, exigir que la autoridad no se quede con los brazos cruzados. Tenemos muchos pendientes para el año que comenzaremos en unos días, pero uno de los más urgentes es ponerle un alto a la violencia contra la mujer. Cuando llegue a su fin la temporada de festejos navideños y reuniones familiares sería importante continuar dialogando para saber cómo podríamos construir una sociedad más justa y equitativa.
 

Temas

Lee También

Comentarios