Lunes, 02 de Agosto 2021

LO ÚLTIMO DE Ideas

Ideas |

Alfaro y la cancha grande

Por: Diego Petersen

Alfaro y la cancha grande

Alfaro y la cancha grande

En varias entrevistas con medios nacionales, el gobernador de Jalisco, Enrique Alfaro, manifestó su deseo de participar políticamente en las elecciones de 2024, sea como candidato, el ideal de todos, o ayudando, dice, a construir una alternativa para contrarrestar al obradorismo.

El mensaje de Alfaro tiene un primer destinatario: su propio equipo. Lo que cohesiona a un grupo político es la posibilidad de crecer, de ampliar el horizonte y por lo mismo las oportunidades. Si Alfaro enviara el mensaje de que ser gobernador es su límite, se le cae el gobierno, el grupo comenzaría en automático a buscar opciones, a ver más por los intereses personales que por los del grupo. El líder tiene que ir siempre más allá. Ahora sí que, aunque no quiera, lo tiene que hacer.

Pero Enrique Alfaro sí quiere. Tiene la edad, la experiencia y la ambición para aventarse a una aventura de ese tamaño. Si algo nunca ha sido es quedado, por el contrario, le gustan esas batallas épicas, con actos heroicos que luego los mismos colaboradores convierten en leyenda, en mitos fundantes en los que creen como si fuera una religión.

¿Son suficientes canicas las de un partido con siete por ciento de votación y un gobierno como el de Jalisco para jugar en la cancha grande? Esa es sin duda la gran pregunta. Ir solo con Movimiento Ciudadano como vehículo para jugar la presidencia suena de entrada insuficiente. El argumento puede ser, sin duda, que en el 2015 Morena era un partido muy pequeño, y tres años después estaba en la presidencia, lo cual es parcialmente cierto. Si bien en todo el mundo hemos visto construirse candidatos en menos de dos años, también lo es que todos los casos son en elecciones polarizadas. En una elección de tres hay muy poco que hacer frente a la fuerza de Morena.

¿Son suficientes canicas las de un partido con siete por ciento de votación y un gobierno como el de Jalisco para jugar en la cancha grande? 

La única posibilidad para brincar a la cancha grande es regresar a MC a la alianza opositora y buscar desde ahí convencer a los otros partidos que Alfaro es mejor candidato y eso pasa por tres frentes: comunicación e imagen, que es sin duda el fuerte de los alfaristas (en la elección de junio volvieron a demostrar que lo suyo son las campañas), los resultados de gobierno que, contrario a lo que ellos piensan no son tan buenos y no se resuelve solo con comunicación, y finalmente el equipo, que es quizá el punto más débil del alfarismo. Sin bien el gobernador ha sido capaz de convocar talento a las filas del gobierno en carteras específicas no lo ha hecho con el grupo político; siguen siendo los mismos, con la misma visión y los mismos puntos ciegos; en Tlajomulco no se notaron, cuando gobernó Guadalajara se hicieron muy evidentes y en el gobierno del estado están haciendo agua.

Brincar a la primera división, a la cancha grande, en política como en el futbol, requiere habilidades que van más allá de la gambeta y el toque de balón, se necesita algo más que capacidad para hacer grilla y acuerdos políticos. Se requiere visión de Estado, ¿la tendrá?

diego.petersen@informador.com.mx

Temas

Lee También