Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Lunes, 15 de Octubre 2018

Ideas

Ideas |

Diario de un snob

Por: El Duque De Tlaquepaque

Diario de un snob

Diario de un snob

* Fiestas de Carnaval en la Guadalajara de antaño.
* Ejercicios espirituales para desagravio de los mal portados tapatíos.
* Décimo aniversario luctuoso de Don Xavier Palomar y Fernández del Valle.
* Reciente fallecimiento de Luz (Mimí) Fernández del Valle y Cuesta de Sahagún.

Y las fiestas de CARNAVAL, aunque parezca hoy inverosímil en nuestra ciudad, llegaron a tener cierto brillo y lucimiento. Si no como en las poblaciones costeras, sí al menos alcanzaron el rango de memorables en diversas épocas, (no siempre de forma continua) a lo largo de los casi 500 años que llevamos en esta hoy caótica metrópoli. Durante la época colonial se celebraron más o menos cotidianamente según lo marcara el santoral, antecediendo a los días Santos y de la cuaresma donde los tapatíos (entonces como ahora) se les veía dándose “golpes de pecho” a manera de desagravio por su proverbial (pero nunca auto-aceptado) mal comportamiento más en las Carnestolandas, donde al amparo de una máscara o disfraz cometían toda clase de excesos; dando pie a la tan bien ganada fama de doble moral que nos hemos ganado a pulso los nativos de la antigua Nueva Galicia. Por los 1840’s circularon unos originales versos que decían: “Santa Anna quiere Corona y se la haremos de hojalta; pos pa’que la tenga de Oro... le ha de costar la otra pata”... Demostrando con esto también el agudo ingenio y sentido crítico de los tapatíos que siempre han tenido. Muy lucidos también fueron los Carnavales de la época de la Intervención, donde según una crónica de la época, muchas doncellas casaderas y algunas ya sazonas “que no quebraban un plato “a la llegada de los rubios se les movió el cascabel”, como se decía vulgarmente y no perdieron oportunidad para ver y dejarse ver. Por los 1900/1905 también volvió a descollar esta antiquísima celebración con concurso de carruajes decorados y suntuosos bailes en ellos deslumbrando la “flor y nata” de las chicas más bellas de las familias principales. Con las revoluciones la fiesta por excelencia del mes de Febrero decayó y ya medio apaciguadas “las aguas” en 1930 tuvo lugar tal vez el último gran Carnaval tapatío; teniendo como soberana a S.G.M.MARIA I, que no es otra que la más bella y célebre mexicana que dio este país para deleite visual al Mundo, la gran MARÍA FÉLIX. Dudo que alguien recuerde a su “Corte de Honor” pero aquí va para nuestros lectores: MARIO BOZZANO de chambelán principal y como sus princesas ELENA GARCÍA RULFO, HELEN SMALL, GUILLERMINA DE FONT REAULX, CARMEN BRISEÑO Y CATALINA DE LA PEÑA... Con una belleza de semejante calibre ya sería imposible competir. No tenemos muchas más referencias sobre Carnavales posteriores, si los llegó a haber no volvieron a ser jamás de lucidos como aquel donde MARÍA deslumbró por vez primera al “gran mundo” social dela época.

Y pasando a temas menos mundanos, muy sentido el fallecimiento de esa gran señora que fue LUZ FERNÁNDEZ DEL VALLE y CUESTA MORENO esposa que fue de JAIME SAHAGÚN ACUÑA, los que por azares del destino los ancestros de ambos (como muchas importantes familias) procedían o tenían negocios y haciendas en la región de LA BARCA zona limítrofe entre Jalisco y Michoacán. MIMÍ, como le llamaron siempre de cariño, descendía por una rama de Don DIEGO MORENO SÁNCHEZ LEÑERO, el tapatío más rico de su tiempo, dueño de inmensas haciendas como GUARACHA y por otra rama de los también riquísimos CUESTA GALLARDO, cuya hacienda ATEQUIZA llegó a ser una de las más importantes del país. Más el auténtico gran linaje de la dama referida le viene al ser nieta de Doña JOAQUINA CARO ÁLVAREZ DE TOLEDO Y SZECHENYI (de la más antigua y noble casa real de Hungría), casada que fue con Don FRANCISCO DE PAULA FERNÁNDEZ DEL VALLE Y MARTÍNEZ NEGRETE. A su vez hija de PEDRO FERNÁNDEZ DEL VALLE y CARO y LUZ CUESTA MORENO... JAIME SAHAGÚN y MIMI tuvieron dos hijos: JAIME, casado con LETICIA ACEDO PÉREZ RULFO y JORGE casado con ALEJANDRA ARELLANO PRECIADO a los que les enviamos nuestro sincero pésame. Como dato interesante las ACUÑA HERNÁNDEZ fueron las últimas habitantes de esa regia mansión conocida como LA MOREÑA en LA BARCA, Jalisco. Al ser despojada la familia del célebre Don FRANCISCO VELARDE Y DE LA MORA (el Burro de Oro) de sus propiedades don INOCENCIO ACUÑA la adquiere en subasta y la ocupan sus dos hijas MATILDE, casada con IGNACIO SAHAGÚN y EMILITA viuda de VICENTE G. ARCE, tuvieron la visión de preservar una de las joyas pictóricas del S. XIX y en su momento la venden al Gobierno de Jalisco, hoy gracias a la asociación ADOPTE UNA OBRA DE ARTE, sus murales originales de GERARDO SUÁREZ como la finca en si lucen impecables.

Y como punto final a nuestra nota de hoy y dentro del mismo grupo de estas selectas familias, hace ya 10 años que falleció Don XAVIER PALOMAR y FERNÁNDEZ DEL VALLE, por años el decano de la descendencia de la muy noble ya referida Doña JOAQUINA CARO Y ZSECHENYI y de Don FCO DE PAULA FERNÁNDEZ DEL VALLE. Casado con BERTA LEVER BAUMANN (la que aun goza felizmente de cabal salud) le sobrevive al igual que sus hijos XAVIER, el muy culto EDUARDO, JOSÉ, ANDRÉS, notabilísimo médico, BERTA y JOAQUINA. Los que a su vez algunos ya tomaron Estado. Un fuerte abrazo a tan notable familia.

Temas

Lee También

Comentarios