Martes, 02 de Junio 2020
Ideas |

David vs Goliat para limpiar la Judicatura

Por: Jaime Barrera

David vs Goliat para limpiar la Judicatura

David vs Goliat para limpiar la Judicatura

Así de dispareja luce la responsabilidad que debe cumplir el Comité de Participación Social (CPS) del Sisitema Estatal Anticorrupción (SEA) de romper con la lógica de cuates y de cuotas, y para que la convocatoria emitida por el Congreso no sea una simulación más para legitimar designaciones acordadas en lo oscurito por la partidocracia para ocupar las tres vacantes en el Consejo de la Judicatura, como ha ocurrido siempre para llenar estos espacios y para las magistraturas del muy cuestionado Poder Judicial.

Expuse aquí el lunes pasado que tenemos un SEA paralizado y mudo que entre sus más recientes desatinos dejó pasar el atropello que hicieron las y los diputados al trabajo de la Auditoría Superior del Estado de Jalisco (ASEJ) al ignorar y perdonar los cargos que había hecho a cuentas públicas por gastos injustificados del erario, y el silencio que ha guardado ante las denuncias de compras a sobreprecio de distintas dependencias públicas aprovechando las contrataciones directas y sin licitación que les permite el decreto de emergencia sanitaria por el coronavirus.

Como el componente ciudadano y articulador del SEA, las y los integrantes del CPS llegan con esa debilidad y falta de autoridad a la muy difícil misión de garantizar piso parejo y reglas claras para la mayoría de las y los 67 aspirantes que decidieron participar sin palancas ni padrinazgos.

A diferencia de lo que ocurrió en noviembre pasado, cuando el CPS se negó a legitimar la elección de quien encabezaría la Unidad de Vigilancia en el Congreso local, al rechazar participar como árbitros de un proceso a todas luces amañado y argumentar que la convocatoria no atendía sus estándares “de máxima publicidad y tiempo suficiente para registro y evaluación de aspirantes”, esta vez hubo una aceptación implícita de los términos de la convocatoria para dos consejeras y un consejero de la judicatura emitida el pasado 24 de abril por el Congreso, y que concluirá el 25 de junio con la votación en el pleno del Legislativo, de lo que en teoría deben ser los mejores perfiles profesionales, con trayectoria y competencias probadas, así como una reputación intachable.

Así, el CPS dio un riesgoso voto de confianza a las y los diputados que junto con sus dirigencias partidistas y otros grupos de interés, siguen desplegando soterradas gestiones y negociaciones para darle vuelta al proceso, salirse del camino legal y tomar atajos tramposos para repartirse como de costumbre estas posiciones de espaldas a la sociedad y perpetuar sus intereses y ganancias en el Poder Judicial, en detrimento de la impartición de la justicia a la población. 

De hecho, han trascendido ya los nombres de las apuestas de cada partido, que de resultar los y las finalmente seleccionadas será la mejor prueba de que todo estaba previamente acordado y burladas nuevamente las reglas. Ojalá el CPS, como el pequeño David que derribó al gigante Goliat, haga la chica y logre una competencia abierta y transparente, y no sufra un descalabro más que podría ser mortal para el SEA.

jbarrera4r@gmail.com
 

Temas

Lee También