Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Lunes, 10 de Diciembre 2018

Ideas

Ideas |

Cuidado con lo que deseas

Por: Sergio Aguirre

Cuidado con lo que deseas

Cuidado con lo que deseas

Recién vi un mensaje en redes sociales bastante sugerente. Quizá sería buena idea que ganara López Obrador la elección presidencial, únicamente con la finalidad de mostrar a sus seguidores la farsa representada por dicho personaje, principalmente en lo relativo a la corrupción. Total. Sólo serían seis años garantizadores del no volver a ver discursos tan atractivos, simplistas y contradictorios, como falsos y demagógicos. Y ahora sí, tener la certeza de que AMLO por fin se vaya a su rancho “La Chingada”. Cosa evidentemente que no ocurrirá. Porque lo veremos de nuevo en la boleta del 2024. No tengo duda. Gane o pierda. Su hibris o su adicción al poder así es de brutal. 

Y compraría la idea (la mala oferta de candidatos por lo menos hasta hoy, es casi dramática) si tuviera la certeza, de no resultar demasiado caro dicho y merecido escarmiento. Me daría por bien servido con una corrupción tan empecinada y vulgar como la actual, un crecimiento pinche o muy por debajo de nuestra capacidad, una violencia como la de estos tiempos y en general, con una mediocridad priista. O prianista, o como se le guste calificar. Es lo de menos. Lo importante: se darían cuenta, él no es el Mesías. Sino un político del montón. Como otra rata más. Bajarlo del altar.

Pero así no ocurriría, sería peor. Ya he dicho: no se iría del poder. Ni siquiera intentaría poner un monigote. Pero va la razón de mi dicho. Recordemos. Al finalizar las dos ocasiones donde ha perdido la elección (2006, 2012), ha logrado, sin tener cargo público, modificar a su placer las normas e instituciones electorales a su favor. Ahora me lo imagino con el poder presidencial. ¿Modificar la Constitución? Fácil. Si de por sí, la autoridad electoral, y las autoridades de todo tipo le aplican la de dejar hacer, dejar pasar. Aún viendo indicios gigantes como un edificio de 40 pisos a dos metros, se acobardan y no hacen nada.

Por ejemplo: él personalmente ha dicho recibir de MORENA $50,000.00 pesos al mes, y al mismo tiempo afirmar no contar con cuenta bancaria de tipo alguno. ¿Y el SAT? Lleva en campaña años. ¿Y el INE? Bien gracias. Y no hablemos de la llamada telefónica entre su hijo y la secretaria de su partido, donde parecen estar hablando hasta en una de esas, cosas de ultraescándalo y con la anuencia de AMLO. Y el nombramiento de los Abarca. Y lo de Bejarano. Y así tantas y tantas cosas. Es más, con medio indicio de eso, cualquier mortal ya estaría investigado y en el bote. Estamos hablando de quizá posible delincuencia organizada permitida por las temblorosas autoridades. Por eso no dudo: aplicaría el plata, plomo y cárcel con la finalidad de quedarse por siempre en el poder. No es un secreto. Odia la ley y aborrece a sus operadores. No aprecia los límites al poder ni derecho del otro. De ahí su perdón a delincuentes. ¿Autoperdón?

De Presidente mandaría a todos, no nos hagamos. Sin separación de poderes o funciones. Y como aún así, o más bien precisamente por ello, el país se iría al nombre del rancho del Lagartopeje. Pero el culpable no sería él, sino adivine usted: la mafia del poder. Habría escarmiento, sí. Pero acompañado de una tragedia, nuestra involución democrática y ruina. Demasiado caro, ¿no?

Temas

Lee También

Comentarios