Jueves, 22 de Octubre 2020

LO ÚLTIMO DE Ideas

Ideas |

COVID-19: el capital antes que la vida

Por: Rubén Martín

COVID-19: el capital antes que la vida

COVID-19: el capital antes que la vida

Estamos lejos de salir de la pesadilla de la pandemia que provocó el COVID-19 en México y en el mundo, como lo atestiguan las tragedias que hay detrás de cada número, de cada cifra de la estadística que deje a su paso este virus invisible. Ayer mismo se registraron en total 35.6 millones de contagios en el mundo y un millón 47 mil defunciones, según los datos de la Universidad Johns Hopkins.

En México, la Secretaría de Salud federal reportó la noche de ayer 794 mil 608 personas contagiadas por COVID-19 y 82 mil 348 decesos desde que se notificó el primer caso en el país. En Jalisco también se reporta el registro más alto de lo que va de la pandemia: más de 74 mil casos totales y tres mil 398 personas fallecidas debido a la la infección del SARS-CoV-2.

Pese a estas cifras tan altas y el aumento en el riesgo de contagio porque hay más casos activos que nunca, en Jalisco más de cuatro mil, el resguardo en cuarentena es ya una vacilada. La movilidad en las calles de la zona metropolitana de Guadalajara es mayor a 90 y 92 por ciento de la actividad económica ha vuelto a reabrir, pese a que muchas de ellas no son esenciales. Este es el contexto de la advertencia que lanzó el gobernador de Jalisco, Enrique Alfaro Ramírez, de activar el mentado botón de emergencia en caso de que se sigan incumpliendo las medidas de contención sanitaria. Y el gobernador tiene razón, pues centros comerciales, bares, tiendas departamentales, y centros de vacaciones han vuelto casi a la antigua normalidad.

Pero a la vez el mensaje que manda el gobernador ha sido confuso en más de una ocasión, pues por un lado lanza llamados a resguardarse y por otro sigue alentando las actividades económicas, de la mano de funcionarios cercanos que empujan en esa dirección con criterios de rendimiento económico y no sanitarios y de solidaridad social. En algunos casos, los funcionarios que le hablan al oído al gobernador son alentados no sólo por criterios estrictamente económicos, de la mano de grandes empresarios, sino por nociones políticas e ideológicas a las que no les importa que mueran “algunos más” con tal de que la economía siga funcionando.

Para ser justos, estos dilemas, entre proteger la salud y proteger el mercado, se han presentado también en el gobierno federal y prácticamente es un debate mundial, como lo atestiguamos ahora en España con un Partido Popular de derecha que se resiste a confinar nuevamente a la población de Madrid, alegando pérdidas económicas.

Y el mejor ejemplo ocurre en Estados Unidos donde los republicanos y seguidores de derecha radical de Donald Trump se han manifestado abiertamente en contra de las medidas tanto de confinamiento como de sana distancia, con tal de que los negocios sigan funcionando. 

Y no se malentienda, no se está en contra de los trabajadores que deben ganarse el pan día a día, sino de las grandes empresas que por su volumen de ventas y ganancias serían capaces de confinarse o proteger el ingreso de sus empleados, protegiendo su salud.

Pero a estas alturas del manejo de la pandemia, la peor crisis sanitaria mundial en un siglo, otra vez la clase gobernante impuso sus política de rapiña electoral y sus afán de priorizar el funcionamiento de los mercados por encima del criterio de defender y salvar la vida. De hecho, así es como el sistema capitalista funciona y ahora, en medio de la pandemia, nos muestra que no puede ocultar su naturaleza depredadora de la vida. 

Lo dijeron con claridad y contundencia los zapatistas en su comunicado que dieron a conocer el lunes por la noche: “La pandemia del COVID-19 no sólo mostró las vulnerabilidades del ser humano, también la codicia y estupidez de los distintos gobiernos nacionales y sus supuestas oposiciones. Medidas del más elemental sentido común fueron despreciadas, apostando siempre a que la pandemia sería de corta duración. Cuando el paso de la enfermedad se fue haciendo cada vez más dilatado, empezaron los números a sustituir tragedias. La muerte se convirtió así en una cifra que se pierde a diario entre escándalos y declaraciones (…) Y ahora, en todo el mundo, el gran capital pretende que se vuelva a las calles para que las personas reasuman su condición de consumidores. Porque son los problemas del mercado los que le preocupan: el letargo en el consumo de mercancías” [https://bit.ly/2GLLqLr]. Es decir, el capital por encima de la vida.

rubenmartinmartin@gmail.com

Coronavirus

Temas

Lee También